Vacaciones en la planta es un programa de Montevideo Refrescos que permite a los hijos, sobrinos y nietos de los colaboradores conocer la planta embotelladora y pasar una jornada única que siempre recordarán.

Enzo Anastasía trabaja desde hace seis años en la planta de Montevideo Refrescos, embotelladora del Sistema Coca-Cola en Uruguay. Comenzó como Jefe de Embotellado de la línea de envases retornables y hoy es el Jefe de Mantenimiento Mecánico de toda la planta. Desde hace seis años cruza todos los días la puerta que da paso a su lugar de trabajo, pero el jueves 12 de julio lo hizo de una manera distinta: iban de su mano Josefina –una niña rubia, silenciosa, con unos pequeños anteojos rosa que sirven de marco a sus deslumbrantes ojos celestes- y Benjamín, un niño vibrante, alegre y sumamente observador. Ese día Enzo entró a la planta junto a sus dos hijos.

Ese jueves se llevó a cabo el primero de los dos días del programa Vacaciones en la planta, iniciativa que Montevideo Refrescos lleva adelante desde hace ya varios años y por la cual se invita, durante las vacaciones de invierno, a los colaboradores a concurrir con sus hijos, sobrinos y nietos para pasar una jornada única.

El lugar donde todo sucede

El día comenzó con el paseo más esperado por chicos: poder ver de primera mano cómo se hace una Coca-Cola. Los niños pudieron recorrer, ver y entender el complejo proceso que se realiza en la planta para elaborar los distintos productos que comercializa Montevideo Refrescos en Uruguay. Pudieron ver cómo se llenan miles de botellas por día, los enormes tanques en los que se mezclan ingredientes, cómo se limpian envases de vidrio y series interminables de rieles que trasladan botellas vacías y llenas de acá para allá en un movimiento incesante.

El impacto fue enorme y Benjamín no podía más del entusiasmo. Le contó a Journey que sabía todo acerca de las líneas 6 y 7 porque su papá trabaja ahí. Curioso y atento, no podía ocultar el orgullo que sentía al ver que su padre tuviese las respuestas a todas las preguntas que se le ocurrían.

“Creo que es muy bueno y valioso para que ellos puedan ver primero dónde trabajo, que conozcan la Compañía, que conozcan lo que hacemos, a qué se dedica su padre; porque ellos preguntan y les gusta saber. Están buenas estas oportunidades de integrar a la familia con la Compañía, son muy valiosas para todos” dijo a Journey Enzo.

Por su parte, Inés Cincunegui, Gerente de Desarrollo Organizacional y Comunicación Interna, explicó que ésta y otras acciones forman parte de una fuerte apuesta por el desarrollo integral de las personas, ya sean colaboradores, clientes o miembros de la comunidad más cercana.

Tras el recorrido por la planta a los chicos los esperaba un grupo de animadores para seguir con una jornada a puro juego. El jueves, los más grandes (de 6 a 11 años) disfrutaron de los trucos de un mago mientras que el viernes, día en que fueron los más chicos (de 2 a 5 años) un animado show de títeres les permitió terminar la jornada a pura carcajada.

En la actualidad 750 personas trabajan de manera directa en Montevideo Refrescos mientras que otros 2.500 están relacionados de manera indirecta con la actividad de la Compañía. Por ese motivo, para Inés el poder generar esta clase de espacios es esencial para mantener un espíritu en el que siempre primen las personas. “Es un muy lindo desafío. Lo que hacemos es retroalimentarnos de las personas que trabajan acá y entender cuáles son sus motivaciones, sus gustos, sus intereses de modo de intentar satisfacer esas inquietudes desde la Compañía” concluyó Inés.

Si querés saber más sobre los programas dentro de la Compañía podés leer esta nota.