Con motivo del lanzamiento de Coca-Cola Sin Azúcar en Uruguay, Constanza Flores, Directora de Marketing de Coca-Cola para Sudamérica dio una extensa entrevista al suplemento El Empresario, del diario El País. Características del mercado local, el compromiso de la compañía por promover el bienestar de las personas y la fuerte apuesta por la nueva Coca-Cola Sin Azúcar, fueron algunas de las cuestiones sobre las que la experta en marketing se explayó.

Sobre este último punto, por ejemplo, dio cuenta de todo lo que hay detrás del lanzamiento de una nueva bebida y que muchas veces pasa desapercibido para el gran público. Las motivaciones que guían la manera de definir cuál será su imagen, las tendencias globales de los consumidores que se busca satisfacer y la posibilidad de dar respuesta a problemas más profundos como la necesidad de reducir la ingesta diaria de azúcar pueden estar “detrás del escenario” de un nuevo lanzamiento.

En enero pasado Coca-Cola Sin Azúcar llegó a Uruguay, Argentina, Bolivia, Chile, Paraguay y Perú, lanzamiento que incluyó además una nueva imagen que, lejos de ser un tema secundario, se reveló clave a la hora de transmitir a los consumidores las características de esta bebida.

“El cambio de identidad visual puede parecer algo superficial pero tiene dos objetivos. Uno es transmitir la iconicidad de la marca Coca-Cola Original a todas sus variantes y, particularmente, la Sin Azúcar, que tiene un sabor muy parecido. El segundo es bajar las barreras al consumo, las barreras simbólicas del sabor” explicó Constanza a ese medio.

En este sentido destacó que “en algún punto se creía que las bebidas sin azúcar son para mujeres o gente con problemas de salud, que no son tan ricas o que son más caras… había un montón de barreras simbólicas, pero las barreras reales están bajas, porque al probarlas es muy difícil distinguir una de otra”.

De esta manera, señaló, con el lanzamiento de Coca-Cola Sin Azúcar se buscó “ser más explícitos” porque aunque para muchos pueda parecer sorprendente “menos del 30% de los consumidores tenía claro que Coca-Cola Zero no contenía azúcar”.


Un portafolio de bebidas en constante evolución

La Compañía avanza con decisión en el camino de ofrecer cada vez más un portafolio amplio en opciones reducidas o directamente sin azúcar. Por caso, puntualizó Constanza, en Uruguay en los últimos dos años el 75% de las nuevas bebidas lanzadas al mercado fueron de opciones bajas o sin calorías. En la actualidad el portafolio está integrado en un 43% por opciones con esas características y la Compañía se planteó el desafío de elevar dicha proporción hasta el 50% en los próximos tres años.

El crecimiento de la penetración de las opciones reducidas o sin azúcar en el mercado uruguayo es sostenido. “En 2017 Coca-Cola Zero creció un 15%, que es un crecimiento súper desproporcionado para una marca tan consolidada”, resaltó, y advirtió que en algunos países incluso el avance fue cercano al 20 por ciento.

En ese sentido destacó que para Coca-Cola lo más importante es seguir generando nuevas opciones para satisfacer tanto las necesidades de los consumidores como la inquietud de  distintas organizaciones que apuestan a generar conciencia sobre los niveles de ingesta diaria de azúcar.

En cuanto a la posibilidad de realizar nuevos lanzamientos en Uruguay y en el resto de la región en los próximos meses, Constanza explicó que “el plan es expandir el portafolio y ofrecer distintas versiones de Coca-Cola en el futuro. En otros países ya hay otras opciones que no tenemos en nuestros mercados porque no hay demanda o no hay interés en el consumidor, pero estamos quizás tres o cuatro veces por año revisando si hay alguna oportunidad de ofrecer estas versiones en nuestros territorios”.

Información, la clave para enfrentar cualquier problema

La cada vez mayor presencia de bebidas reducidas o directamente sin azúcar en el portafolio de Coca-Cola da cuenta del trabajo de la Compañía por buscar siempre la manera de satisfacer al consumidor. En los últimos años y a nivel global se toma cada vez más conciencia sobre la ingesta diaria de azúcar para mantener una dieta equilibrada y sana.

“La realidad es que la obesidad es un problema, pero es multifactorial. Nos preocupa la salud de nuestros consumidores y creemos que tenemos que desempeñar un papel relevante para ser parte de la solución. Y lo hacemos desde muchos ámbitos: ofrecer distintos tamaños de envases, igualar precios, ampliar los lugares donde poder conseguirla… para que cada persona pueda tomar sus decisiones. Y tenemos en marcha otros lanzamientos que van en esta misma línea”.

 

Si querés saber más sobre la estrategia de negocios de Coca-Cola podés leer esta nota.