Los amantes de la naturaleza y el descanso pueden encontrar en Uruguay múltiples opciones, y la Semana de Turismo es el momento ideal para descubrirlas. En Journey te presentamos cinco rincones naturales para visitar con responsabilidad y conciencia ambiental.

Rincón de Franquía

Aún más al norte del país se encuentra otra de las áreas que integran a SNAP denominada “El Rincón de Franquía”, un lugar impulsado por un grupo de vecinos que decidió armar un proyecto para la conservación de sus recursos naturales. Bajo el nombre de GRUPAMA, trabaja en conjunto con el gobierno para desarrollar mejores prácticas con el fin de recibir visitantes y dar a conocer la zona. Para recorrer los diferentes senderos ecoturísticos es necesario contactarse previamente con GRUPAMA, que los estará esperando para adentrarse a una aventura responsable.

Montes del Queguay

Un poco más hacia el oeste del país se encuentran los Montes del Queguay, en el departamento de Paysandú, una zona en la que confluyen los ríos Queguay Grande y Queguay Chico. Tiene una extensión de unas 20.000 hectáreas, donde es posible apreciar distintos ambientes: tierras bajas tipo bañados y lagunas, monte ribereño, tierras altas, arbustales o chircales, bosques y pastizales. Hay un centro de visitantes -a 20 kilómetros de Guichón y al oeste de Paysandú- que funciona como portal de entrada para la recepción y atención al visitante. Allí se pueden realizar diferentes actividades como senderismo, visitas guiadas, safaris fotográficos, mountain bike, canotaje y reconocimiento de flora y fauna.

Valle del Lunarejo

Al norte del país, donde se traza la frontera con Brasil, se encuentra el Valle del Lunarejo, una de las 15 zonas que integran el Sistema Nacional de Áreas Protegidas (SNAP). Viajar por las zonas de monte nativo del Valle es una experiencia envolvente. Los paisajes únicos se entrelazan con los cerros aplanados, cursos de agua rodeados de una vegetación tipo subtropical, pendientes, cuevas y saltos de agua. Hay variadas alternativas que ofrecen productores locales para hacer caminatas, tomar visitas guiadas y alojarse en medio de ese increíble entorno, incluso con pensión completa.

En ese paraíso natural la Compañía Coca-Cola lleva adelante junto a la Fundación INDRA, Avina un ambicioso proyecto de conservación del agua y los bosques nativos que cuenta además con el apoyo de la Intendencia de Rivera y la DINAMA.

Grutas del Palacio

Las Grutas del Palacio, en el departamento de Flores. Además de ser otra de las áreas protegidas es un geoparque con sello Unesco. A dos horas de Montevideo, este lugar es ideal para quienes están interesados en la geología, la paleontología y la arqueología. Allí podrán apreciar desde antiguas cavernas y pinturas rupestres hasta bellos paisajes de colinas, arroyos y grandes lagos. Una de las principales atracciones es una falla geológica de más de un kilómetro de extensión. Para conocerlo se puede ingresar al sitio de la intendencia de Flores y consultar las ofertas.

Sierras de Rocha

Cuando un turista piensa en Rocha, inmediatamente proyecta el aroma de la playa y el mar. Sin embargo, unos kilómetros más hacia el norte de la ciudad de Rocha, este departamento oculta un paisaje serrano impresionante. Allí el visitante se puede encontrar con grandes parcelas de monte nativo, caídas de agua y fauna autóctona. Muchas de estas áreas son de propietarios privados, pero la organización Ambá -que se dedica a la conservación y regeneración de la zona- ofrece visitas guiadas tipo trilha, expediciones y campamentos para poder recorrer y reencontrarse con lo más esencial del territorio uruguayo.

Si querés saber más sobre el trabajo de Coca-Cola en el Valle del Lunarejo podés leer esta nota.