La época estival es un buen momento para reforzar el compromiso con el ambiente, la gente está distendida y receptiva; por eso, Cempre, en alianza con el gobierno de Canelones, lanzó por segundo año consecutivo la campaña "Estaciones de Reciclaje". La iniciativa impulsa la clasificación en origen a través de 14 ecopuntos instalados en las bajadas a la playa, una propuesta que se alinea con el compromiso global de la compañía Coca-Cola por Un Mundo sin Residuos.

El reciclaje pisa fuerte en Canelones. Y es que ya suman 54 los centros de acopio instalados en el departamento. A los 40 ecopuntos que ya estaban se le sumaron ahora 14 estaciones ubicadas en las principales bajadas a las playas canarias. Estos centros de entrega voluntaria forman parte del sistema de gestión de residuos de Canelones, que incluye, además, la recolección diferenciada puerta a puerta. "Las estaciones se acoplan al circuito de recolección existente y si bien son un buen complemento dentro del plan de residuos, son campañas que tienen como objetivo principal comunicar sobre la clasificación en origen", explica Federico Baráibar, Director Ejecutivo de Cempre (Compromiso Empresarial para el Reciclaje).

"Educar, sensibilizar e informar son elementos claves para tomar consciencia de la cantidad de residuos que generamos, para conocer el tipo de residuos que producimos y familiarizarse con las estrategias para evitar producirlos", asegura Federico en relación a la importancia que tiene la comunicación a la hora de adquirir hábitos. Y en esta misma lógica, el experto en gestión de residuos destaca el valor de tener un flujo de información permanente para que la sociedad confíe en el sistema de recolección.

Estaciones de reciclaje

Cada estación de reciclaje tiene 3 categorías de residuos que se pueden colocar: papel y cartón, envases de bebidas y latas, y residuos no reciclables. "Esta preclasificación sirve para facilitar la logística y la tarea de quienes trabajan en las plantas de clasificación", indica Federico y explica que el destino final de lo recolectado es la industria del reciclaje: plantas de reciclaje de papel y plástico, metalúrgicas, siderúrgicas o depósitos acopiadores.

Si bien las estaciones de reciclaje están pensadas para la época de mayor concurrencia de gente en las playas, la realidad es que los vecinos se las apropian y las utilizan durante todo el año tal como sucedió con los contenedores instalados el pasado verano. La mayoría de los contenedores están estratégicamente ubicados junto a los paradores de playa, que resultan ser grandes aliados del proyecto respondiendo a las dudas de los vecinos, colocando sus propios residuos o promoviendo el buen uso del contenedor.

Los 14 contenedores de clasificación fueron provistos por Cempre, asociación civil sin fines de lucro de la que forma parte Coca-Cola Uruguay entre otras empresas, y creados gracias a un gran trabajo de equipo entre Uruplac y la cooperativa Nido. Las paredes y los techos están hechos de placas de plástico y materiales polilaminados provenientes del reciclaje, las cuales se acoplan a una estructura metálica. "Cuando me acerqué a Nido y vi el excelente trabajo que estaban haciendo con emprendedores me pareció que podían llevar los tableros de madera plástica de Uruplac a otro nivel, en cuanto a diseño y presentación. Ahí fue que los presenté", relata Federico refiriéndose al vínculo que generó entre estas dos organizaciones y al que se sumaron algunas de las empresas generadoras de residuos plásticos difíciles de reciclar.

Estaciones de reciclaje

Y es que para Federico crear alianzas entre quienes generan los residuos y los que tienen una solución para tratarlos es el mejor camino: "Lo que queremos lograr son vínculos virtuosos para hacer que los residuos sean materias primas", concluye.

La ubicación exacta de las estaciones de reciclaje puede encontrarse en dondereciclo.com.uy o a través de la aplicación Dónde Reciclo.

Cempre es un actor clave en el trabajo local que lleva adelante Coca-Cola Uruguay para sumarse a las acciones del compromiso global de la Compañía de trabajar por Un Mundo sin Residuos, con la mira puesta en recolectar y reciclar el 100% de los envases que pone en el mercado para 2030.