“Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo”, escribió alguna vez Eduardo Galeano y su frase se ajusta a la perfección al trabajo que cada día realizan Maggie Ferber, Eliseo Cabrera y Mariano Piñeyrúa.

Estos tres jóvenes emprendedores dieron forma a sus proyectos sobre la base de un modelo de negocio circular y coinciden en que generar un triple impacto es una fuerte propuesta de valor a la hora de emprender. Así lo expresaron en el panel de Jóvenes que impulsan el cambio, realizado en el marco del evento digital sobre sustentabilidad organizado por el diario El País.

El encuentro virtual fue un espacio de inspiración y puesta a punto de avances y ejemplos en materia de sostenibilidad, como los que expuso Andrea Mota, Directora de Sostenibilidad y Relaciones con la Comunidad de Coca-Cola para América Latina, junto a otros referentes tanto del sector privado como público.

Cuando hablamos de triple impacto, hablamos de transformar el paradigma sobre el que está asentada la forma de hacer negocios y llevar la dimensión ambiental y social al mismo nivel que la rentabilidad.

Cruz Creative Lab: diseño circular

El diseño es un elemento clave a la hora de ser más sustentables, según entiende Cruz Creative Lab y su Director Creativo, Mariano Piñeyrúa.

El estudio se dedica a combinar diseño y tecnología para ayudar a las empresas a ser circulares. Esto los llevó a crear un trofeo realizado a partir de plástico recuperado de los océanos para el prestigioso campeonato de rally Extreme E. "Regeneramos residuos para crear un objeto de deseo", explica Mariano.

Pero para que el diseño sustentable sea exitoso, Mariano cree que es fundamental brindar información segura a los consumidores para que puedan tomar buenas decisiones. Y hacerlos parte del cambio es una de las premisas fundamentales que los tres emprendedores comparten.

La Casa Uruguaya: arquitectura sustentable

“Humildemente, queremos cambiar el mundo”, afirma por su parte Eliseo Cabrera, arquitecto de La Casa Uruguaya, la empresa que se gestó como un proyecto académico y que desde 2015 ha ganado varios premios nacionales e internacionales.

El modelo de construcción que propone La Casa Uruguaya busca reducir al mínimo su impacto ambiental. A través de diferentes técnicas de construcción -como la de wood frame- incorpora sistemas tecnológicos al servicio de la sustentabilidad y el confort.

"Nuestras viviendas tienen el mismo costo que algunas tradicionales, pero la factura de luz puede ser de cero pesos durante todo el año", asegura, por la autosuficiencia energética de estos hogares.

Vopero: el ropero virtual

Con menos de un año de vida, Vopero pisa fuerte en el mercado de la moda local, y desde hace 3 meses también lo hace en México. "Somos una plataforma tecnológica para comprar y vender moda recirculada", describe Maggie Ferber, CPO de Vopero, y explica que la iniciativa trasciende el ser una marca second hand, para transformarse en un sistema que busca masificar la recirculación de la moda.

Con más de 2.000 voperos y bajo la premisa de que la prenda más sustentable es la que ya existe, esta empresa tiene un impacto positivo y un alcance cada vez mayor.

Si te quedaste con ganas de saber más sobre el evento “Líderes de Triple Impacto” de El País, podés leer esta nota.