En asociación con The Nature Conservancy, Vida Silvestre y con apoyo de la Alianza Latinoamericana de Fondos de Agua, Coca-Cola de Uruguay trabaja en un nuevo proyecto de conservación de los recursos hídricos en la cuenca del Río Santa Lucía

Actualmente, el 98% de la población tiene acceso a fuentes de agua segura, cifra que ubica al Uruguay muy por encima de las estadísticas que arrojan el resto de los países latinoamericanos. Aun así, el cuidado del agua es un tema al que se debe prestar atención: las amenazas del estrés hídrico y la contaminación son dos razones de peso para que comunidades, organizaciones de la sociedad civil, empresas privadas y el sector público se involucren activamente para garantizar el acceso al agua potable y mejorar todavía más las estadísticas nacionales.

Una de las cuencas más afectadas en Uruguay es la del río Santa Lucía, a unos 20 kilómetros de Montevideo. Este reservorio natural abastece de agua potable a dos tercios de los hogares del país y la contaminación que la afecta exige la adopción de medidas urgentes. Entre el abanico de opciones disponibles para la conservación de ríos y arroyos, los que mejores resultados demostraron tener a nivel internacional son los Fondos de Agua. Y Uruguay tendrá el suyo a partir de este año.

La tarea es liderada por The Nature Conservancy (TNC), organización presente en más de 70 países dedicada a la investigación científica enfocada en preservación natural, junto a la Alianza Latinoamericana de Fondos de Agua, la ONG Vida Silvestre y Coca-Cola de Uruguay. TNC convocó a actores de distintos ámbitos para conformar el primer Fondo de Agua en la cuenca del río Santa Lucía.

La cuenca del río Santa Lucía abastece de agua potable a dos tercios de los hogares del Uruguay. 

“Se trata de una alianza estratégica entre actores públicos, privados y de la asociación civil, que suman recursos y esfuerzos para armar proyectos con el fin de proteger las cuencas, de las cuales vienen las aguas para las ciudades”, explicó a Journey Alejandro Calvache, Gerente de la Aceleradora de Fondos de Agua para América Latina con más de nueve años de trabajo en TNC.

La primera fase para la creación de un Fondo de Agua es el estudio de factibilidad que ya se realizó junto al Laboratorio Tecnológico del Uruguay (LATU). Se analizó la situación del ecosistema, de la gobernanza y de los actores involucrados en el proyecto. Al mismo tiempo, se desarrollan distintas acciones para coordinar con los productores locales.

“De acuerdo con nuestra experiencia, un Fondo de Agua (en la cuenca del Río Santa Lucía) es factible. Tenemos mucha experiencia en otras partes del mundo que podemos traer acá. Y tenemos herramientas, expertos, socios y aliados que ya hemos comenzado a visitar y a los que les pareció una idea muy interesante”, aseguró Alejandro.

La producción ganadera en los alrededores de la cuenca ejerce una fuerte presión sobre el recurso hídrico. Esto puede derivar en la erosión del suelo y en la contaminación del agua dulce. Por eso, los técnicos del proyecto comenzaron a desarrollar líneas de trabajo para impulsar medidas que permitan a los productores locales avanzar hacia la adopción de métodos de trabajo más sustentables.

El representante de TNC aseguró además que fue hubo un muy recibimiento de la propuesta por parte de la comunidad de la cuenca del Santa Lucía. Algo clave para poder trabajar. “Tuvimos muy buena recepción por parte de los productores locales y quisieron forma parte del proyecto, esto es un excelente indicador para seguir trabajando hacia las siguientes fases del Fondo de Agua “.

La segunda etapa del proyecto, a mediano plazo, implica: diseño de la estrategia, creación del fondo -en la que se formaliza y legaliza la organización-, y operación, que es cuando efectivamente se comienzan a ejecutar las acciones.

La iniciativa velará por la seguridad hídrica de la cuenca con el objetivo de mejorar la calidad y cantidad de agua disponible, a través del fondo del agua. A su vez, esta alianza con Coca-Cola Uruguay busca también conservar el ecosistema e impulsar el desarrollo socioeconómico de la comunidad. Esto significa la protección y restauración de las especies nativas, protección de ecosistemas naturales y restauración de humedales.

Coca-Cola apoya el proyecto de TNC en el marco de su compromiso global de conservación del agua.   Silvina Bianco, Directora de Asuntos Públicos, Comunicaciones y Sustentabilidad de Coca-Cola, aseguró a Journey que “el cuidado del agua es uno de los focos fundamentales sobre los cuales trabajamos”. En ese sentido Silvina destacó que “hace más de una década, Coca-Cola estableció su enfoque sobre el agua centrado en proteger las fuentes, reducir su uso, reciclarla y restituir a las comunidades y a la naturaleza el agua que usamos, fijando el objetivo de reabastecer el 100% del agua utilizada en las bebidas para el año 2020. En 2018, de la mano  Fundación INDRA y la Fundación Avina ya  logramos reabastecer el 390% del agua utilizada en las bebidas producidas en Uruguay, a través de proyectos de conservación en el  Valle del Lunarejo”.

Y señaló: “El trabajo conjunto que estamos encarando en Uruguay junto a TNC y Vida Silvestre de conservación a través de reforestación y restauración de humedales, por un lado, y de inicio de un Fondo de Agua, va en línea con el compromiso asumido a nivel global de proteger los recursos hídricos allí donde operamos. El recorrido ya realizado junto a Avina e Indra, nos motiva a seguir por este camino ahora en una cuenca clave para el país como es la del río Santa Lucía”, aseguró Silvina.

Si querés saber más acerca del trabajo de Coca-Cola para cuidar el Medio Ambiente podés visitar esta sección.