¿Cómo hacer una producción sustentable de principio a fin? La economía circular es un concepto clave a la hora de pensar el presente y proyectar el futuro de la industria del plástico. Con este objetivo como guía, en 2015 surgió el Centro Tecnológico del Plástico (CTplas), una iniciativa que en la actualidad está dando sus primeros pasos en el camino hacia la generación de procesos más eficientes y sustentables.

En 2015, existían alrededor de 270 empresas y 5 mil trabajadores involucrados en la producción del plástico en Uruguay. Hoy, hay 20 empresas menos y se perdió una importante porción de esos puestos de trabajo. La industria del plástico atraviesa tiempos difíciles y su supervivencia impone un cambio de paradigma que incluye un fuerte compromiso con la sustentabilidad.

Agustín Tassani, Presidente de CTplas, explicó a Journey que esta situación llevó a 21 de esas compañías a “agruparse en CTplas e invertir en este proyecto común que prioriza la capacitación, formación y desarrollo de una industria” más amigable con el medio ambiente.

Con el apoyo del Laboratorio Tecnológico de Uruguay (LATU) y la Cámara de Industrias del Uruguay (CIU) se comenzó a articular un proyecto que poco a poco fue tomando forma y sumando aliados. El acceso a fondos de la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII) y la asociación con la Facultad de Ingeniería de la Universidad de la República (FING) terminaron por poner en marcha el trabajo de CTplas.

Paula Iharur, secretaria del centro, aseguró a Journey que la clave para el buen funcionamiento de CTplas es su capacidad para poder articular a todos sus participantes. “Tenemos el gran desafío de concretar esa transferencia tecnológica, de hacer conversar la academia, que tiene el conocimiento teórico y transformarlo en un producto comercializable. Además, hacer que la industria se interese por eso, que se lo apropie y lo transforme en una innovación que llegue finalmente al mercado”.

Con el objetivo de profundizar la profesionalización y fomentar las buenas prácticas, el centro ofrece durante todo el año talleres de formación a trabajadores y empresas para avanzar en la adopción de procesos más amigables y eficientes para el medio ambiente. También brinda asesoramiento a empresas que buscan desarrollar nuevos productos, mejorar sus capacidades internas o modernizar su tecnología. CTplas se asoció además con otros centros tecnológicos del mundo lo que le permite estar en contacto directo con todas las innovaciones que surgen en distintos puntos del planeta y así mantenerse siempre actualizado.

Innovación constante, la clave para mejorar la sustentabilidad

En Uruguay se recicla apenas el 10% de los plásticos que son desechados. Hace falta todavía un fuerte cambio cultural que profundice la consciencia por el cuidado del medio ambiente. Por eso Ctplas comenzó a prestar atención no sólo al final del proceso, sino a su comienzo, y a apostar fuertemente por la adopción de prácticas propias de la economía circular.

En ese sentido destacaron que es imperioso avanzar en el desarrollo de productos que sean amigables con el medio ambiente desde su origen. Se trata de la misma preocupación que movió a Montevideo Refrescos, embotellador del sistema Coca-Cola en Uruguay, a introducir la primera botella con tecnología EcoFlex en el mercado que garantiza mejores condiciones de reciclaje.

Para poder evaluar y desarrollar prototipos de productos con estas características, CTplas inauguró este año una planta donde sus socios investigan y ponen a prueba nuevos productos. "A través de la capacitación y las posibilidades que brinda este espacio se podrá colaborar con las empresas del sector para que diseñen productos más amigables con el medio ambiente y que sean reciclables desde su origen, que sus procesos sean más ordenados y se minimice el impacto ambiental” explicó Agustín.

En esa misma línea CTplas está desarrollando junto a la Intendencia de Montevideo, la Dirección Nacional de Medio Ambiente (DINAMA), el LATU y la FING el “Ecosello”. El objetivo es elaborar un manual de buenas prácticas que, aquellos productos sustentables que las cumpla, podrán acceder al Ecosello. De esa manera el consumidor podrá saber cuáles son los productos son más amigables con el medio ambiente.

Este proyecto está alineado con la iniciativa de Coca-Cola a nivel global, “Un mundo sin residuos” que apunta a reciclar para el año 2030 el 100% de las botellas y latas que la Compañía introduce al mercado.

Si querés saber más sobre el reciclaje en Uruguay podés leer esta nota.