En 2018 Coca-Cola lanzó a nivel global su iniciativa Un Mundo sin Residuos por la que se comprometió a recuperar y reciclar para el año 2030 el equivalente al 100% de los envases que introduce al mercado.

¿Cómo trazar un camino hacia una economía circular? En base a esta pregunta y con la mirada puesta en el cambio y la sustentabilidad, Coca-Cola Uruguay y Coca-Cola FEMSA participaron de la jornada Un Mundo Sin Residuos. El encuentro convocó a asociados de todas las áreas para dialogar e intercambiar ideas sobre gestión de residuos y reciclaje. Los participantes fueron recibidos además por algunos vecinos de Montevideo para conocer sus prácticas y hábitos sustentables.

La encargada de abrir la jornada fue Silvina Bianco, Directora de Asuntos Públicos, Comunicaciones y Sustentabilidad de Coca-Cola para Paraguay y Uruguay, quien remarcó la importancia de extender la vida útil de los envases de la Compañía: “Tenemos que lograr que el envase sea percibido como un insumo de un nuevo ciclo productivo y no como el final de una cadena. Para eso, hay que recuperarlo luego de su uso para que se reincorpore a un ciclo de vida más virtuoso y más productivo”.

El objetivo planteado por Silvina constituye precisamente uno de los ejes centrales de Un Mundo sin Residuos, la iniciativa lanzada por Coca-Cola a nivel global y por la cual la Compañía se comprometió a que el 100% de sus empaques sean reciclables para el año 2025 así como también a recuperar y reciclar para el año 2030 el equivalente al 100% de los envases que introduce al mercado.

El desafío es traer de vuelta los empaques desde las casas. Eso significa ver al consumidor de una manera distinta, concientizarlo, incentivarlo para que deje de ser el último eslabón de un proceso comercial y se convierta en el primer eslabón de un proceso circular que trae las cosas de vuelta”, explicó a Journey Daniel Vercelli, Líder de Un Mundo Sin Residuos para el Sur de Latino América y encargado de llevar adelante el compromiso global en la región.

Los asociados tuvieron además la oportunidad de conocer las características del sistema de gestión de residuos en el país de la mano de María José González, Coordinadora del Proyecto Biovalor, un programa público que busca desarrollar prácticas relacionadas a la economía circular en el sector agropecuario de Uruguay. María José dio cuenta de las limitaciones que aún encuentran cada día los uruguayos para participar del proceso de separación y reciclaje de sus residuos.

Una de las instancias más enriquecedoras de la jornada Un Mundo sin Residuos fue la visita a hogares de familias de Montevideo, para conocer sobre el terreno los hábitos de separación de residuos y reciclaje de los uruguayos e identificar oportunidades de mejora para profundizar la cultura del reciclaje.

“Ponemos a las personas en el centro, las entendemos, empatizamos y después emprendemos este trabajo colaborativo para pensar ideas con las distintas áreas de la empresa”, explicó Mariela Mociulsky, Directora de la consultora Trendsity, a cargo de la organización de la actividad.

Tras la recorrida los asociados realizaron una puesta a punto y compartieron sus experiencias con los vecinos. Del intercambio surgieron iniciativas para mejorar y sensibilizar a los consumidores sobre la importancia de la recolección de los envases. De esta forma y con lo aprendido a lo largo de la jornada, los participantes tomaron impulso para seguir trazando el camino hacia la economía circular. Un camino en el que ningún envase más se pierda, sino que todos se transformen y cobren una nueva vida.

Si querés sabes más acerca de Un Mundo sin Residuos podés mirar este video.