La Compañía Coca-Cola anunció un plan estratégico, innovador y ambicioso por el que se compromete a recolectar y reciclar, para el año 2030, el equivalente al 100% de los envases puestos en el mercado.

La iniciativa, llamada Un Mundo sin Residuos, contempla un enfoque renovado de todo el ciclo de vida del envase: desde cómo se diseñan y fabrican las botellas y latas, hasta cómo son recolectadas, recicladas y reutilizadas.

Para lograr el ambicioso objetivo, la Compañía trabajará sobre dos ejes centrales: Invertir en el Planeta y en los Empaques.

Esto se traduce en acciones concretas: cuando habla de Invertir en el Planeta, Coca-Cola se propone que mejoren considerablemente las tasas de reciclaje y, para ello, aplicará su fuerza de comunicación global para ayudar a las personas a tomar conciencia sobre qué, cómo y dónde reciclar.

La Compañía también continuará trabajando en equipo con las comunidades locales, ONG’s, colegas de la industria y consumidores para que las tareas de reciclaje sean más fáciles  y accesibles para todos.  

James Quincey, Presidente y CEO de la Compañía Coca-Cola, expresó: "Creemos que cada envase, independientemente de dónde provenga, tiene valor y vida más allá de su uso inicial. Si algo se puede reciclar, se debe reciclar".

En cuanto a la Inversión en Envases, Coca-Cola busca establecer un nuevo estándar global. En ese sentido, sigue trabajando para lograr que todos sus empaques sean 100% reciclables. Su incesante inversión en innovación le permite desarrollar mejores botellas, reduciendo la cantidad de PET en cada envase o aumentando el contenido de material reciclado en su fabricación. Para el año 2030, el Sistema Coca-Cola prevé que sus envases se realicen con un promedio de 50% de contenido reciclado.

Un Mundo sin Residuos se enmarca en la estrategia global de Coca-Cola para crecer con conciencia, haciendo negocios de la manera correcta.

En ese camino, la Compañía se convirtió en 2016 en la primera de Fortune 500 en reabastecer a la naturaleza y a las comunidades el 100% del agua utiliza a nivel mundial en sus bebidas y procesos productivos. El orgullo por lograrlo fue doble ya que ese ambicioso objetivo se logró cinco años antes de lo previsto.

En este nuevo desafío, la Compañía Coca-Cola trabajará a nivel global en conjunto con prestigiosos socios: la Nueva Iniciativa de Economía de Plásticos de la Fundación Ellen MacArthur, la Alianza de Mares Libres de Residuos de The Ocean Conservancy y el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, The Cascading Materials Vision y Bioplastic Feedstock Alliance). También sumará esfuerzos junto a nuevos socios a nivel regional y local, y planea trabajar con sus clientes clave para impulsar a los consumidores a que reciclen más envases.

De esta manera se logrará una implementación a medida de cada uno de los 200 países donde opera la Compañía, adaptada a la coyuntura de cada mercado. Se trata, en definitiva, de fomentar una sinergia que permita sumar logros cada día para vivir en Un Mundo sin Residuos.