En un ecosistema, cada eslabón colabora para que la sabiduría de la naturaleza se aproveche al máximo. Nada está librado al azar. En ese equilibrio, los árboles cumplen un rol fundamental: sus raíces y copas son vitales en el ciclo del agua y la preservación de los suelos.

Por eso, cuando se trata de preservar los recursos hídricos resulta vital el cuidado de los bosques nativos.

Acá te explicamos el porqué:


 

Si querés saber más sobre el cuidado del agua podés visitar esta sección.