Bajo el lema Solo tenemos un planeta y no podemos cambiarlo, más de 400 niños participaron el año pasado en España en la campaña Limpieza de Costas, una iniciativa colectiva que permitió juntar 1.100 kilos de residuos por diferentes puntos de la península ibérica. Esta acción, desarrollada por la Fundación Ecomar y Coca-Cola, pretende concientizar a los más pequeños sobre la importancia de mantener limpios los mares y las costas, además de enseñarles a reciclar los residuos depositándolos en los contenedores correspondientes.

La acción de estos pequeños voluntarios tuvo además un condimento adicional: Coca-Cola se comprometió a que cada kilo de residuo recogido se transformara en productos de la compañía. Así, los 1.100 kilos de desechos reunidos en la campaña de 2017 se convirtieron en 1.100 cajas de productos que fueron destinados a la Federación Española de Bancos de Alimentos para que los hicieran llegar a quienes más los necesitan. Concretamente, esas 1.100 cajas representaron 26.400 latas de bebidas o, lo que es lo mismo, 8.700 litros.

El acto de entrega tuvo lugar el 19 de diciembre de 2017 en la sede de la Federación Española de Bancos de Alimentos, en Madrid, con la presencia de la directora de Responsabilidad Corporativa de Coca-Cola Iberia, Ana Gascón; la directora de Responsabilidad Corporativa de Coca-Cola European Partners Iberia, Ana Callol; la presidenta de la Fundación Ecomar, Theresa Zabell; y el director de Relaciones Externas de la Federación Española de Bancos de Alimentos, Miguel Fernández.

Cuidar el medio ambiente y ayudar a los más desfavorecidos.

“Hace más de una década que nos dedicamos a la limpieza de costas con los más pequeños, con el objetivo de que tomen conciencia de la importancia que tiene el cuidado de nuestros mares. Y, como siempre, contamos con el apoyo de Coca-Cola", destacó Theresa Zabell.

Desde la Compañía indicaron que este tipo de acciones son imprescindibles para entender la necesidad de conservar el entorno natural: “Seguimos otro año más al lado de Ecomar y de la Federación Española de Bancos de Alimentos impulsando esta iniciativa y contribuyendo a ayudar a todas aquellas familias y personas que se encuentran en situación de vulnerabilidad”.

Por su parte, Miguel Fernández manifestó su agradecimiento a la iniciativa: “Nos ayuda a difundir en los niños esa tarea formativa de cuidado del medio ambiente, que se enlaza directamente con la lucha contra el desperdicio alimentario, que está en el ADN de la labor social de los Bancos de Alimentos”.