Convertirse en emprendedor representa llegar a una meta para cuyo camino se requiere voluntad, convicción y, sobre todo, mucho trabajo. Pero también se necesita ayuda, tanto para poner en marcha un proyecto como para sostenerlo y hacerlo crecer. Por eso, Coca-Cola de Uruguay decidió, de la mano de las organizaciones sociales Ashoka y Socialab, apoyar a emprendedores locales como una manera de celebrar el 75º aniversario de la Compañía en el país. Tras el proceso de evaluación la Compañía seleccionó a tres emprendedores.

El proyecto ganador destacó por su energía y vitalidad, y por su propuesta sobre gestión de residuos. Ella fue Lucía Curti, fundadora de Lombriz Urbana, una empresa dedicada a la sensibilización, concientización y capacitación sobre temas vinculados a los desechos orgánicos producidos en el hogar. El pasado 4 de abril se realizó la entrega del capital semilla (u$s5 mil), que permitirá a Lucía seguir trazando nuevas líneas de acción. “Tener un emprendimiento es todo un esfuerzo, todo es una carrera. Así que cuando te sale una posibilidad como esta, se abre el camino para que un objetivo de mediano plazo que estaba guardado en un cajón se convierta en una posibilidad cercana y en un objetivo inmediato”, dijo, emocionada, al recibir el capital semilla que le permitirá continuar y ampliar su emprendimiento.

El capital entregado por Coca-Cola será destinado principalmente a consolidar la comunicación de Lombriz Urbana y a comprar una mesa para contabilizar lombrices, lo que facilitará el trabajo de esta emprendedora. Para Lucía, recibir este premio es la confirmación de que sus sueños son valorados. “¿Por qué sigo soñando? Porque creo que el cambio es posible y que lo vamos a lograr”, afirma, convencida.

“Tenemos un compromiso muy fuerte a nivel global y creemos que iniciativas como la de Lucía incentivan y concientizan a la gente sobre la importancia de que los residuos no son el final de una cadena sino el punto de partida de un nuevo ciclo productivo”, afirmó Silvina Bianco, Directora de Asuntos Públicos, Comunicaciones y Sustentabilidad de Coca-Cola.

Con Lombriz Urbana Lucía vende humus y lombrices, desarrolló micro composteras para vender, dicta cursos en escuelas y liceos, da capacitaciones en todo el país y gestiona residuos de grandes eventos.

Belén Cavanagh, Líder de Proyecto de Ashoka, explicó la importancia del trabajo conjunto entre Coca-Cola y las organizaciones: “En Ashoka tenemos esta mirada de cambio sistémico, y es importante la articulación de diferentes organizaciones con diferente espíritu para generar un cambio real, puede ser desde el mercado, desde la creación de políticas públicas o desde la sociedad civil, lo importante es juntarnos para generar un cambio”.

En ese sentido, el compromiso de Coca-Cola para con este tema tiene dimensión global y se llama Un mundo sin residuos, una iniciativa que apunta a recuperar el equivalente al 100% de los envases que la Compañía introduce en el mercado para 2030.

También presente en la entrega del premio, Alejandra Rossi, Directora Ejecutiva de SociaLab Uruguay, explicó que para la organización es importante seguir generando proyectos que acompañen a los emprendedores en todo su proceso. “Lo que estuvo bueno de esta iniciativa fue que le dimos apoyo a los emprendedores que ya están en marcha y que si bien ya lograron hacer funcionar su modelo, y su proyecto ya está impactando y es sostenible, necesitan apoyo para dar un siguiente paso para crecer” concluyó Alejandra.

En plena tarea: Lucía en su jardín, con un puñado de tierra llena de lombrices “recicladoras” en sus manos.