Junto a Indra, la Fundación Avina, la intendencia de Rivera y el gobierno nacional, Coca-Cola lleva adelante en el Valle del Lunarejo un ambicioso programa para garantizar la preservación de este paraíso natural. Ahora, un concurso fotográfico, apuesta a profundizar la conciencia por el cuidado del medio ambiente.

Bien conocida es la potencia que poseen las imágenes. Por eso, en el camino de la concientización en el cuidado del medio ambiente, cuando parecen no alcanzar a veces los argumentos y palabras, una buena imagen puede ser de gran ayuda al calar más rápido y profundo en la conciencia de miles. Y como conocer es vital para comprometerse, la Fundación Instituto para el Desarrollo Rural y Aguas (INDRA) y el Foto Club de Rivera lanzaron un concurso fotográfico con el fin de informar y sensibilizar a la población sobre la importancia de la conservación del Valle del Lunarejo.

La iniciativa apuesta a reforzar el trabajo que Coca-Cola, Indra y la Fundación Avina realizan desde fines de 2016 junto a la intendencia de Rivera y el gobierno nacional a través del Sistema Nacional de Áreas Protegidas (SNAP) de la Dirección Nacional de Medio Ambiente para preservar este área protegida de unas 3 mil hectáreas a más de 600 kilómetros al norte de Montevideo.

Se trata de una reserva natural que posee una flora, fauna y belleza únicas para el país, que cuenta con cascadas, lagunas, piscinas naturales y áreas de bosques nativos que es considerada desde 2014 como Reserva de la Biosfera Bioma Pampa por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación y la Cultura (Unesco).

Ubicado en las Quebradas del Norte, sobre el acuífero Guaraní, rico en cursos de agua cristalina, cascadas y cerros su preservación resulta vital para garantizar el acceso al agua a las próximas generaciones.

Conocer para cuidar

El concurso fotográfico, que cuenta con el auspicio de Coca-Cola y la Fundación Avina, es una excelente oportunidad para acercar a los uruguayos este paraíso natural desconocido para muchos todavía y así profundizar el compromiso con su cuidado.

El certamen se extenderá entre el 1° de septiembre y el 30 de octubre y se premiarán las mejores imágenes de la flora nativa del Valle del Lunarejo. Para participar los interesados (deben ser mayores de 18 años) podrán presentar hasta tres imágenes, a color o en blanco y negro, originales e inéditas, identificadas con seudónimo en formato impreso y digital.

Las fotografías deberán ir acompañadas de un mensaje relacionado a la temática. El autor de la imagen ganadora recibirá como premio una cámara fotográfica por valor de 600 dólares mientras que quienes ocupen el segundo y tercer puesto obtendrán cámaras por un valor equivalente a 300 dólares. Habrá un cuarto premio (libros de flora y fauna) y 17 menciones de honor que recibirán un diploma por su participación.

A la hora de evaluar los trabajos recibidos y elegir los ganadores, el jurado tendrá en cuenta la impronta creativa, la apuesta artística y técnica así como también el mensaje transmitido que deberá tener en cuenta los objetivos de conservación del ecosistema.

Para obtener mayor información sobre las bases y condiciones del concurso y detalles sobre la presentación de las fotografías los interesados pueden comunicarse al teléfono 462 31900 int. 130 o al celular 099 864 894. Los ganadores serán anunciados el próximo 30 de noviembre.


Fuerte compromiso de Coca-Cola en el Valle del Lunarejo

Desde fines de 2016, Coca-Cola trabaja en la zona para garantizar su preservación asumiendo el desafío de revertir la erosión que provoca el aumento de la población, el sobrepastoreo y la tala del bosque nativo.

La iniciativa que la Compañía desarrolla junto a Indra, Avina, la intendencia de Rivera y el gobierno nacional apunta a generar una huella hídrica positiva mediante la reforestación con pasturas típicas del lugar, la protección de bosques nativos y pastizales. En ese camino los productores locales juegan un papel central.

El proyecto concientiza a través de la capacitación a los productores locales para que se conviertan ellos mismos en custodios del bosque y garanticen el cuidado de las nacientes de agua. Les brinda además las herramientas necesarias para que puedan seguir adelante con sus actividades pero reduciendo al mínimo el impacto que su labor tiene sobre el ecosistema. Y de hecho, aseguran, ya se vislumbran las primeras evidencias de su impacto positivo en la zona.

Si querés saber más acerca del trabajo de Coca-Cola en el Valle del Lunarejo podés leer esta nota.