En 2016, Coca-Cola se convirtió en la primera Compañía de las Fortune 500 en reabastecer a nivel mundial toda el agua empleada en la producción de sus bebidas. Ese logro fue posible gracias a una estricta política de reducción, reciclaje y reabastecimiento que se aplica en las oficinas, en las plantas embotelladoras y a través de programas vinculados al cuidado de las fuentes y cuencas de agua.

Ese logro a nivel mundial responde al fuerte compromiso de todo el Sistema Coca-Cola, integrado por la Compañía y sus socios embotelladores. En Uruguay, la planta embotelladora de Coca-Cola FEMSA, es prueba de ello: cuenta con un sistema de tratamiento de efluentes que recupera y reutiliza el agua usada en el proceso productivo. La decisión de avanzar por este camino forma parte de la política de sustentabilidad del Sistema Coca-Cola, que busca reducir el consumo de agua y mitigar el impacto que su actividad tiene sobre el ambiente. Se calcula que por cada litro de bebida que se fabrica se consumen 1,8 litros de agua. En su planta de Montevideo, Coca-Cola FEMSA prevé reducir la cifra a 1,5 litros en los próximos dos años.

Con ese objetivo como horizonte,  en 2014 se comenzó a tomar distintas medidas que apelan a la creatividad, la innovación y el compromiso de todos los trabajadores. En menos de cinco años se logró duplicar la cantidad de agua recuperada, que se emplea en procesos de lavado, cisternas de baños y limpieza de pisos, entre otros usos.



Algunas de las acciones que permitieron esta mejora se vinculan a la modernización de la infraestructura y a la inversión en nuevas tecnologías. En 2015 se puso a punto la planta de reutilización y se instalaron nuevos ablandadores ―encargados de reducir la dureza del agua―, con lo que se pudo reducir drásticamente el consumo de agua en la planta.

En ese mismo año se invirtió en la adquisición de caudalímetros que se instalaron en toda la planta y permiten llevar un registro detallado, sector por sector, sobre el consumo de agua. De esta forma es posible detectar fugas o consumos desmedidos y tomar acciones inmediatas para resolverlo.

Se avanzó además en la mejora del sistema de ultrafiltración en la planta de tratamiento de agua. Hasta hace poco el agua, luego de ser utilizada en la planta, se convertía directamente en efluente que era descartado. Ahora este proceso permite filtrarla, recuperarla y reutilizarla para distintos procesos.

Otra de las iniciativas que permitió duplicar la cantidad de agua recuperada y reutilizada fue la adquisición de dos nuevas líneas de producción (las llamadas Línea 6 y Línea 7). Las líneas anteriores consumían alrededor de dos metros cúbicos de agua por hora y hoy ese gasto de agua se eliminó por completo.

“Queremos seguir avanzando. Nuestro foco es ir al 1,5 por litro de producto, tenemos un camino largo. Podemos aprovechar el agua de lluvia, estamos analizando cuál sería la mejor infraestructura para hacerlo, así como seguir buscando otras medidas innovadoras dentro de nuestra planta”, aseguró a Journey Alan Gerding, Gerente de Producción de Coca-Cola FEMSA Uruguay.

El cuidado del agua es un tema fundamental en los esfuerzos de sustentabilidad de Coca-Cola, cuya meta es devolver a las comunidades y la naturaleza la totalidad del agua que utiliza en sus procesos de fabricación a nivel mundial para el 2020.

Si querés saber más acerca del trabajo de Coca-Cola para cuidar el agua podés visitar esta sección.