La selva amazónica es esencial para la vida de nuestro planeta. El enorme bosque, que abarca nueve países, alberga millones de especies de plantas y animales y es uno de los factores más importantes para mitigar la crisis climática global, ya que absorbe una gran cantidad de carbono. La selva tropical es un regulador clave de la lluvia que hace de América Latina una de las principales fuentes de alimentos del mundo.

En estos momentos, el aumento en los incendios forestales en el Amazonas, junto con la creciente deforestación, llevaron la atención mundial a la selva amazónica.

Si no se controla, el proceso podría llevar al Amazonas a un punto de inflexión en el que el bosque se convertiría en una sabana, dañando irreparablemente los sistemas climáticos regionales que sostienen a millones de personas en todo el mundo. El aumento de la deforestación y los incendios ponen en riesgo vidas, medios de subsistencia y a la naturaleza misma.

La Fundación Coca-Cola anunció que apoyará el trabajo de conservación de The Nature Conservancy (TNC) en Brasil, Colombia, Ecuador y Perú, donde se encuentra el 85% de la Amazonía. El apoyo de la Fundación a TNC se centra en fortalecer dos estrategias existentes dirigidas a los impulsores de los incendios forestales: la deforestación y el uso no planificado de la tierra en la Amazonía. Los esfuerzos de TNC guiarán a todas las partes interesadas a comprometerse hacia acuerdos de cero deforestación y a la recuperación de tierras degradadas a través del manejo eficiente de la tierra, la agricultura sostenible y la plantación de especies nativas.

Sobre la conservación de la naturaleza

The Nature Conservancy está trabajando para marcar una diferencia duradera en todo el mundo en 72 países. TNC tiene una larga historia de protección de tierras, ríos, lagos y océanos a través de proyectos locales.

En Uruguay, con el apoyo de la Fundación Coca-Cola, entre otros socios, TNC ya dio los primeros pasos hacia la creación de un Fondo de Agua, el primero en el país, destinado a proteger la cuenca del Río Santa Lucía. Este reservorio natural ubicado apenas a unos 20 kilómetros de Montevideo abastece de agua potable a dos tercios de los hogares del Uruguay y la contaminación que la afecta exige la adopción de medidas urgentes. La experiencia de TNC señala que entre el abanico de opciones disponibles para la conservación de ríos y arroyos, los que mejores resultados demostraron tener a nivel internacional son los Fondos de Agua. Y Uruguay y la cuenca del Río Santa Lucía tendrán el suyo a partir de este año.

[1] En un año normal, la selva amazónica absorbe alrededor de 2.200 millones de toneladas de dióxido de carbono, sugieren estudios.