En asociación con The Nature Conservancy, Vida Silvestre y el apoyo de la Alianza Latinoamericana de Fondos de Agua, Coca-Cola de Uruguay trabaja en un nuevo proyecto de conservación de los recursos hídricos en la cuenca del Río Santa Lucía.

La cuenca del río Santa Lucía, ubicada a tan solo 20 kilómetros de Montevideo, es fuente de agua para dos millones de personas. Este reservorio natural de agua dulce, que abastece a dos tercios de la población uruguaya, se encuentra hoy en crisis debido al estrés hídrico. Con el objetivo de revertir esta situación y mejorar la calidad del agua, The Nature Conservancy (TNC) en alianza con Coca-Cola Uruguay, la ONG Vida Silvestre y la Alianza Latinoamericana de Fondos de Agua, trabaja en la creación del primer Fondo de Agua del país.

“La cuenca del Santa Lucía está en crisis, a un paso de estar colapsada y en ese punto sería muy difícil revertir la situación. Hace seis años que el país dio inicio a distintos proyectos para mejorar su estado, y el Fondo de Agua llegó en el momento justo. Esta iniciativa contribuye con todo lo que hay que hacer en el Santa Lucía, esto mejorará la calidad del agua y ayudará a mitigar los efectos nocivos sobre la cuenca”, explicó a Journey Cristhian Clavijo, integrante de Vida Silvestre.

Este año se puso en marcha la primera etapa del Fondo de Agua que se propone avanzar en la preservación del ecosistema con el compromiso de la comunidad y de los vecinos de la cuenca. De la mano de TNC y Vida Silvestre se implementó un plan piloto junto a cinco familias de productores locales, que apunta a proteger las fuentes de agua y avanzar en la adopción de prácticas de producción sustentables. A su vez, el plan piloto servirá para comprobar la viabilidad del Fondo de Agua en la zona.

Natalia Zaldúa y Cristhian Clavijo, integrantes de la ONG Vida Silvestre Uruguay.

La producción ganadera en los alrededores de la cuenca ejerce una fuerte presión sobre el recurso hídrico. Esto puede derivar en la erosión del suelo y en la contaminación del agua dulce. Con el apoyo de los técnicos y el financiamiento adecuado aportado por el proyecto, las familias involucradas en esta primera etapa plantarán tres mil árboles nativos, instalarán bebederos para el ganado y cercarán sus predios. De esta forma se lograrán proteger nueve hectáreas de humedales, una de bosque y cuatro de áreas rocosas; a la vez que se restaurarán otras 94 hectáreas de praderas y pastos.

“Los pastizales, los humedales y los bosques nativos tienen un rol muy importante en la calidad de agua. Actúan como filtros amortiguando los impactos de contaminantes producidos por las actividades que se desarrollan en la cuenca”, explicó a Journey Natalia Zaldúa, Magister en Ciencia Biológicas y coordinadora de proyectos en Vida Silvestre.

A su vez Cristhian explicó que es importante mostrarles a los productores que estas medidas tienen también un impacto positivo en sus ingresos. “Vamos a mostrarle a los productores a través de este plan piloto que un productor que cercó un terreno pequeño, mejoró la calidad de agua que bebe su ganado y redujo así las enfermedades de sus animales al evitar el contacto de su orina con las fuentes de agua. Y además de ese beneficio, generó un impacto positivo para la cuenca”.

Natalia Zaldúa y Cristhian Clavijo, integrantes de la ONG Vida Silvestre Uruguay.

El Fondo de Agua es un proyecto de largo aliento -se piensa en al menos cinco años- pero fija algunos objetivos a corto y mediano plazo. A principios de este año, Coca-Cola Uruguay y las organizaciones aliadas se propusieron sumar entre 24.000 y 34.000 metros cúbicos de agua a la naturaleza en el primer año de trabajo. Pero gracias al avance del proyecto las organizaciones involucradas ya prevén que se logrará superar holgadamente esa primera meta y recuperar 90.322 metros cúbicos de agua este año.

En paralelo con el lanzamiento del plan piloto, el Laboratorio Tecnológico del Uruguay (LATU) realizó un estudio de factibilidad para la creación del Fondo de Agua. Dicho organismo analizó la situación del ecosistema, el mecanismo de gobernanza y de los actores involucrados en el proyecto.

En una segunda etapa, a mediano plazo, se avanzará en el diseño de la estrategia, la creación del Fondo -en la que se formaliza y legaliza la organización-, y la operación, momento en que efectivamente se comienzan a ejecutar las acciones.

Coca-Cola Uruguay apoya el proyecto de TNC en el marco de su compromiso global de regresar el 100% del agua que utiliza en sus bebidas. En 2018, junto a Fundación INDRA, la Fundación Avina, la intendencia de Rivera y el gobierno nacional a través de la Dirección Nacional de Medio Ambiente (DINAMA) la Compañía logró reabastecer el 390% del agua utilizada en las bebidas producidas en Uruguay, a través de proyectos de conservación en el Valle del Lunarejo.

Si querés saber más sobre el trabajo de Coca-Cola para preservar los recursos hídricos en Uruguay y alrededor del mundo podés visitar esta sección.