El Valle del Lunarejo recibió a los socios del proyecto de conservación de bosque nativo y recursos hídricos, que se lleva adelante en el lugar desde 2016. Representantes del Ministerio de Ambiente, Coca-Cola Uruguay, la Intendencia de Rivera, Fundación Indra, y productores participantes vivenciaron de cerca el impacto positivo de las acciones implementadas.

"Es espectacular, una zona tocada por la varita mágica", así describió el ministro de Ambiente, Adrián Peña, al área protegida del Valle del Lunarejo en su primera visita a la zona. Este rincón, al noroeste del departamento de Rivera, recibió el pasado 13 de agosto a los distintos actores que participan del programa de conservación del bosque nativo y el agua en el Valle del Lunarejo para repasar los logros alcanzados y proyectar los nuevos desafíos.

Con 3.000 hectáreas de bosque nativo recuperado, el proyecto de conservación que involucra a 21 productores locales como aliados, es uno de los ejemplos más exitosos de trabajo sostenido entre el sector público, el privado y el tercer sector. Tal es el resultado de la alianza entre el Ministerio de Ambiente, Coca-Cola Uruguay, la Intendencia de Rivera, Fundación Indra y Fundación Avina.

"Estoy muy conforme con el trabajo que se viene realizando; ha sido un buen banco de prueba para que los privados vean las oportunidades de la zona y se incorporen a un proceso de acumulación de valor", expresó Peña acerca de la gestión articulada de todas las partes, característica que hace única a esta experiencia y la posiciona como antecedente para futuros programas.

Acompañado por el Intendente de Rivera, Richard Sander; el Presidente de Fundación Indra, Aler Donadío; las representantes de Coca-Cola FEMSA Uruguay, Lucía Ottati y Verónica Gené; los productores locales César Viera, Juan Aguirre y Carmen Cáceres; los legisladores presentes y los medios de comunicación, Peña recorrió y pudo apreciar en el establecimiento El Gavilán la vista al valle desde la cima de la cuchilla. Tuvieron además la oportunidad de probar productos típicos del lugar como mieles y pasteles, que se ofrecen en los emprendimientos turísticos de la zona.

"La visita de todas las partes del proyecto es un gran espaldarazo y un fuerte reconocimiento al esfuerzo de los cuatro años de ejecución del programa", explica Aler, líder del programa que además de alcanzar los objetivos propuestos, logró diversificar las actividades productivas de los campos, desarrollando el turismo sustentable en varios de los establecimientos que lo integran.

Valle del Lunarejo, Rivera, Uruguay

Los productores encontraron en el turismo una forma de darle valor económico al área conservada y la oportunidad ideal para dar a conocer el paraíso natural que los rodea. El compromiso de los lugareños es, en gran parte, la razón de los buenos resultados obtenidos y es que ellos son la base sobre la que se construye un modelo de producción y desarrollo sostenible esencial para crear un futuro mejor.

"Apostar al desarrollo sostenible, también en materia de turismo, que permee en las personas. Porque en este concepto de desarrollo sostenible y de preservar estos lugares que son reserva para todos nosotros, el componente de las personas es muy importante; es decir que los individuos puedan integrarse, puedan participar y puedan desarrollarse en el marco de estas estrategias", aseguró Peña en diálogo con el canal oficial del Ministerio de Ambiente, al referirse a la gestión equilibrada entre la preservación del ambiente y la actividad económica y social.

El impacto positivo de las acciones de conservación que se implementaron, alienta a seguir trabajando en este camino. Por eso, en la Semana Mundial del Agua, Coca-Cola Uruguay reafirma su compromiso con este proyecto, en el marco de la estrategia global al 2030 de la Compañía para el cuidado del agua: lograr la seguridad hídrica para las comunidades en las que opera y para los productores agropecuarios que están al inicio de su cadena de valor. Este es un objetivo compartido con sus socios embotelladores e implica una asociación junto a los gobiernos, el sector privado y la sociedad civil en todo el mundo para marcar la diferencia donde más se necesita.

Visita del Ministro de ambiente al Valle del Lunarejo