Cada vez más los uruguayos eligen los envases retornables a la hora de tomar su bebida preferida. Y no es sólo por la nostalgia que provoca el entrar a un almacén con la chismosa y el envase vacío como hacíamos de chicos: se trata de un hábito vinculado al cuidado del medio ambiente.

Las bebidas en envases retornables ya representan el 23% de las ventas de Coca-Cola Uruguay. Se trata de envases que son, además, 100% reciclables; esto quiere decir que al final de su vida útil pueden volver a convertirse en nuevas botellas.

Esta convicción por impulsar la retornabilidad como una manera más de cuidar el ambiente que asumió la Compañía se inscribe en el marco del esfuerzo que realiza Coca-Cola a nivel global para alcanzar Un Mundo Sin Residuos. Y en ese camino por inspirar la adopción de hábitos sustentables la Compañía cuenta con la inestimable ayuda de los distintos actores que forman parte de su extensa cadena de valor.

En ese sentido, los almacenes de barrio ocupan un lugar destacado entre los principales aliados. "Comprar retornable es redondito, porque el envase no es basura y vuelve a la cadena", asegura Daniel Mercant, dueño del “Viejo Almacén” en el barrio Malvín, para dar cuenta del impacto positivo que genera este pequeño cambio de hábitos. Las botellas de plástico PET retornables se pueden reutilizar hasta 12 veces mientras que las de vidrio hasta 35 veces. Así es como al comprar envases retornables estamos alargando la vida útil de cada botella antes de ser reciclada.

El ciclo de reutilización es posible gracias a un riguroso proceso de higiene. Todas las botellas recolectadas de los puntos de venta vuelven a la planta embotelladora de Coca-Cola FEMSA Uruguay, donde son sometidas al proceso de lavado que incluye un tratamiento a altas temperaturas y posteriormente un eficiente proceso de enjuague. Además, se realiza una inspección electrónica final para asegurar la seguridad del envase.

Para reforzar aún más la apuesta hacia lo retornable, Coca-Cola Uruguay incorporó en 2020 la Botella Única, un envase retornable y 100% reciclable que puede ser llenado con cualquier variedad de refresco, lo que permite reducir el parque de envases plásticos en circulación

Pero los beneficios de usar retornables no son solo ambientales, también es conveniente para el bolsillo del cliente, ya que paga solo por su contenido. Por eso Daniel, como buen asesor de compra que caracteriza al almacenero de barrio, recomienda a sus clientes estos envases y asegura que él siempre ofrece estas bebidas bien frías.

Integrar los retornables como parte del día a día es ser más conscientes a la hora de elegir qué consumir y cómo desechar. Es por esta razón que, en este Día Mundial del Medio Ambiente, Coca-Cola Uruguay te invita a elegir un envase retornable siempre que puedas, y así anotar tu nombre en este vital desafío que es construir un mundo cada vez más sustentable.

Si querés saber más sobre Un Mundo Sin Residuos podés visitar esta sección.