grande como inmediato en el cuidado del ambiente, además de favorecer el fortalecimiento de la economía circular. Lo que antes se convertía en un residuo hoy es insumo para la fabricación de nuevos productos: esa es la clave de esta dinámica, que otorga “nuevas vidas” a aquello que parecía no tener otro destino que el vertedero.

Bajo esa premisa de apostar a la sostenibilidad, la Compañía Coca-Cola lanzó a nivel global la iniciativa Un Mundo sin Residuos, por la cual se comprometió a recuperar y reciclar, para el año 2030, el equivalente al 100% de los envases que introduce en el mercado. En Uruguay, a finales del 2019 Vitale vio en este desafío una oportunidad y presentó la primera botella de agua sin gas fabricada 100% a partir de botellas recicladas.

La ciencia detrás del desafío

Para fabricar botellas en base a otras botellas, proceso denominado bottle to bottle , se utiliza resina reciclada, material que se extrae tras procesar y moler envases de plástico PET ya utilizados: botellas que fueron separadas en los hogares y llegan a la planta de reciclaje en forma de fardos.

Una vez en la planta, se separan las botellas de las tapas y etiquetas, ya que están compuestas de distintos tipos de plástico. Ambas se trituran y usualmente son reutilizadas en la industria textil.

Las botellas se lavan, se muelen y funden para convertirlas en hojuelas que dan lugar al pellet de plástico reciclado, que luego se transformará en preformas.  En la planta embotelladora de Coca-Cola en Uruguay, esas preformas se colocan en una máquina sopladora que le da forma a la nueva botella, que luego se etiqueta, se llena y sale al mercado.

Vitale presentó el año pasado la primera botella 100% reciclada y reciclable del mercado uruguayo.

Vitale fue pionera en el empleo de resina reciclada, y con la utilización de botellas 100% recicladas y reciclables le dio un nuevo valor a sus envases: “Ese fue el primer paso que dimos dentro de nuestro portafolio y está en los planes incrementar su uso para el resto de las marcas”, adelantó a Journey Nuria Varela, Gerenta de Marketing de Coca-Cola FEMSA Uruguay.

Un ciclo que se renueva

El ciclo de vida de una botella de PET realizada con resina reciclada es “infinito”, explicó a su vez Lucía Duter, Jefa de Calidad, Seguridad y Medioambiente. Por ese motivo, destacó la importancia del compromiso entre las distintas partes involucradas en que esto sea posible: “Trabajamos con distintas organizaciones para fomentar la economía circular, el recuperar el envase y reciclarlo”. En ese trabajo colectivo, también tienen un rol muy importante las familias en sus casas: con el sólo gesto de separar los residuos reciclables en el hogar, permiten la generación de una economía cada vez más circular.

Si querés saber más sobre el cuidado del Medio Ambiente podés visitar esta sección.