En los mediodías del barrio Manduví, en la ciudad de Rivera, predomina el silencio. Apenas es interrumpido cada tanto por una bordeadora de césped o alguna que otra moto que pasa por las estrechas calles de pedregullo mientras el ambiente se llena de los aromas de los almuerzos que se entremezclan entre sí. Sin embargo, los miércoles se suma a ese concierto cotidiano un actor que hasta hace poco no aparecía en escena. Y todos los vecinos permanecen atentos a su entrada para ir a su encuentro.

Cuando Isabel adivinó su llegada detuvo los preparativos del almuerzo y salió a la calle con una bolsa cargada de residuos reciclables como las botellas plásticas. Allí la esperaba Vilma, una de las integrantes de la Cooperativa Renacer del Norte.

Es que todos los miércoles al mediodía el camión de la cooperativa recorre el barrio para recoger los residuos reciclables que los vecinos se encargan de separar y clasificar.

Cada semana en Manduví se recicla y se refrenda el compromiso de los vecinos con el cuidado del ambiente.

Un cambio cultural que avanza poco a poco

El sistema de recolección diferencial es una novedad en Rivera y los vecinos estás más que entusiasmados con esta iniciativa. Hasta diciembre de 2018 los envases eran recogidos por recolectores que ingresaban al vertedero municipal en busca de materiales reciclables para vender.

El primer paso del proyecto asumido en Rivera fue asistir a esa población en situación de vulnerabilidad y brindarle la posibilidad de formalizar su trabajo. Con ese objetivo se reunieron el Ministerio de Desarrollo Social; el Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente; la Cámara de Industrias de Uruguay (CIU), de la que forma parte Coca-Cola entre muchas otras empresas, y la Intendencia de Rivera. Juntos impulsaron la creación de la Cooperativa Renacer del Norte, una organización integrada por 27 recicladores formales.

El segundo paso fue dividir las ciudades de Rivera y Tranqueras por zonas a las que se les asignó un día distinto de la semana para la recolección diferenciada. Ese día los vecinos solo sacan a la calle residuos reciclables.

Al finalizar el recorrido, el camión lleva los residuos reciclables hasta el centro de acopio donde son separados según su material y color para posteriormente ser prensados antes de su venta a distintas empresas recicladoras.

El Plan de Gestión de Envases del que participa la CIU pasó así de recolectar residuos reciclables en un 60% del territorio de la capital del departamento a cubrir ahora toda la ciudad e incluso extender la iniciativa a Tranqueras. “En estos meses ya hemos duplicado la cantidad de material reciclable vendible y hemos triplicado la cantidad de envases que se recupera” explicó a Journey Alejandro Bertón, Director General de Desarrollo y Medio Ambiente de la intendencia de Rivera.

Hoy el sistema de recolección recupera 50.000 kilos de envases por mes, cuando hasta hace unos pocos meses atrás apenas se lograban rescatar unos 12 mil kilos. A pesar del palpable avance alcanzado los responsables del programa saben que queda un largo camino por recorrer ya que estiman se está recolectando, sólo el 30% del material que podría reciclarse.

“Tenemos un desafío bien interesante en cuanto a conseguir mayor adhesión de la población y mejor calidad de la clasificación en origen. Y también enfrentamos el gran desafío a nivel nacional de darle ‘reciclabilidad’ a cosas que hoy no estamos reciclando, pero a las que sí le están dando una segunda vida en otras partes del mundo”, apuntó Alejandro.

Con el objetivo de seguir mejorando la tasa de recupero, Rivera lanzará en el segundo semestre de este año un plan de incentivos y reconocimientos para aquellos concejos municipales que promuevan el reciclaje y logren contagiar más a los vecinos. “Si lo hablas con la gente, todo el mundo se muestra a favor del reciclaje y la clasificación en origen. Pero a veces hay un poco de pereza, de ‘no me acuerdo’ o de ‘me olvido’. Hay que crear hábitos porque la resistencia al reciclaje no existe” sostuvo Alejandro.

Una Rivera más verde

Una de las metas que se propuso la Intendencia de Rivera es convertirse en una ciudad más verde para el año 2030. Por eso además de abrazar el Plan de Gestión de Envases la comuna impulsa acciones alineadas al modelo de economía circular que permite revalorizar residuos que antes eran descartados sin más.

“Para nuestro departamento este objetivo es realmente estratégico y fundamental. Somos un departamento distante de la zona metropolitana, fronterizo, que tiene que ganar competitividad en el territorio para poder revertir algunos guarismos históricos en materia de Desarrollo Humano. Esto solo se podrá hacer con una clara perspectiva de sustentabilidad medio ambiental” concluyó Marne Osorio, Intendente de Rivera.

Además de en Rivera, el Plan de Gestión de Envases también funciona en los departamentos de Montevideo, Canelones, Flores y Maldonado. Sumate vos también a la cultura del reciclaje entrando en Tu Envase Sirve y encontrá el contenedor más cercano a tu casa.

Si querés saber más acerca de reciclaje podés visitar esta sección.