Pequeños pasos, grandes resultados. De esa forma, Coca-Cola Uruguay ha logrado sentar las bases del camino hacia “Un Mundo sin Residuos”. Cuidar el ambiente, favorecer la sustentabilidad en los procesos productivos y apostar por la retornabilidad sintetizan el compromiso de la Compañía, que abraza el modelo de economía circular y lo promueve con acciones concretas.

Todo empieza en las personas y en sus vidas diarias. Cada vez son más los uruguayos que optan por los hábitos sustentables y que, con sus diferentes acciones, favorecen el cuidado del planeta. “Hay una tendencia clara al uso de la retornabilidad: no solo por el precio más asequible para el consumidor, sino por el compromiso con la sustentabilidad y la reducción del uso de plástico”, explicó a Journey Nuria Varela, Gerenta de Marketing de Coca-Cola FEMSA Uruguay.

En la actualidad, el 24% de las ventas de Coca-Cola en Uruguay corresponden a envases retornables. Y la Compañía está decidida a profundizar este camino e ir por más, por eso se planteó un ambicioso objetivo a nivel global: recolectar y reciclar el equivalente al 100% de nuestros empaques para el año 2030 y que sus envases contengan un promedio de 50% de material provenientes del reciclaje de otras botellas.

Con ese objetivo como guía, Coca-Cola FEMSA, la embotelladora de Coca-Cola en Uruguay, invirtió 12,7 millones de dólares para renovar de manera integral sus dos líneas de producción de envases retornables e incorporar, junto a la Compañía Coca-Cola la “Botella Única”, tanto para los envases de vidrio como de plástico retornable.

FEMSA

“Estamos orgullosos de extender las dos presentaciones de estos envases retornables para todas las variedades de sabores que ofrecemos, siendo un claro ejemplo de nuestro compromiso por lograr las metas establecidas en “Un Mundo sin Residuos”. Cabe destacar que, en Uruguay, nuestros envases son 100% reciclables y seguiremos esforzándonos por continuar en el camino de la producción sostenible y amigable con el medioambiente”, aseguró Silvina Bianco, Directora de Asuntos Públicos, Comunicaciones y Sustentabilidad de la Compañía Coca-Cola.     

Los envases retornables de PET pueden ser reutilizados hasta 15 veces, mientras que los de vidrio llegan a 25. En cualquiera de los casos, el ciclo que cumple cada botella entre que sale de la planta embotelladora y regresa para su higiene y rellenado es fundamental para asegurar la retornabilidad. Allí juegan un papel muy importante los consumidores: el uso y el almacenamiento que le den a las botellas tras consumir las bebidas son determinantes para que puedan volver a usarse. 

“El desafío más importante que tenemos es llegar a recuperar el 100% de las botellas que ponemos en el mercado a disposición de los consumidores. Es un compromiso muy fuerte que asumimos y al que estamos yendo de manera acelerada, no solo con campañas de reciclaje sino con el impulso que le estamos dando a la retornabilidad”, agregó Nuria.

FEMSA

De eso se trata la iniciativa “Un Mundo sin Residuos”, una estrategia global de la Compañía que propone recuperar y reciclar el 100% de los envases que introduce en el mercado para 2030. “Tenemos el compromiso de convertir cada una de las botellas que ponemos en el mercado en un bien, que tengan un valor diferente para el consumidor y para cada uno de los habitantes del planeta”, señaló Nuria.

Botella Única, la nueva incorporación de Coca-Cola Uruguay

El proyecto “Botella Única” fue destacado por la reconocida Fundación Ellen MacArthur, por potenciar el consumo de las opciones retornables y como un ejemplo de economía circular. El diseño universal de botellas permite que estos envases se rellenen con la misma u otra bebida y la vuelvan a marcar con una nueva etiqueta. De este modo se reduce significativamente el lavado, el llenado y la logística inversa, al tiempo que disminuye las emisiones de carbono. Al final de su ciclo de vida útil son recicladas junto con sus etiquetas de papel también 100% reciclables.  

FEMSA

Esta nueva botella suplirá “en forma gradual” a los envases retornables que circulan hoy día en Uruguay. El primer lanzamiento fue de 600.000 botellas de vidrio, en la presentación de un litro, de las opciones sin azúcar de Coca-Cola, Schweppes (Pomelo Cero) y Sprite. Para finales de este año se estima que van a circular aproximadamente unas 900.000 botellas de vidrio de un litro, 700.000 botellas de vidrio de 350ml y alrededor de 2.600.000 botellas de plástico.

La preocupación por el cuidado del ambiente está cada vez más presente en la vida de los uruguayos y los envases retornables y la Botella Única se presentan como una muy buena opción para que cada vez que elijan la bebida que más les gusta: además de pasar un buen momento, también dan una respuesta a esa inquietud por crear un mundo mejor. 

Si querés saber más sobre el trabajo de Coca-Cola para cuidar el Ambiente podés visitar esta sección.