“El Día Mundial del Medio Ambiente es una plataforma mundial para inspirar un cambio positivo y se basa en el precepto de que un cambio global requiere de una comunidad global”. Así es como la ONU describe el propósito del día que celebramos hoy, 5 de junio. Y en 2020 ese concepto de comunidad global adquiere una dimensión muy especial.

Este año, entre el cúmulo de incertidumbres que dejará la pandemia aparece una certeza inapelable: la del valor del trabajo conjunto para cuidar nuestra salud, la de nuestros seres queridos y la del planeta. Porque cuando trabajamos juntos somos capaces de superar desafíos impensables y lograr cambios positivos allí donde sea necesario.

Es por eso que este año desde Coca-Cola Uruguay queremos celebrar el Día Mundial del Medio Ambiente junto a quienes trabajamos localmente en programas de reciclaje, acceso a agua, protección de cuencas y limpieza de playas.

Junto a la Fundación Avina, el Instituto del Río Negro, Desarrollo Rural y Aguas (Indra), la Dirección Nacional de Medio Ambiente (DINAMA) de Uruguay y productores agropecuarios locales trabajamos desde hace 4 años en el desafío de proteger el bosque nativo del Valle del Lunarejo. Al proteger estas 3 mil hectáreas no solo se cuida el bosque sino que se favorece también la infiltración de agua, se reduce así el estrés hídrico y se protege la cuenca.

Junto a Agua Segura y las distintas comunidades educativas llevamos filtros y educación en higiene a escuelas rurales de los departamentos de Rivera y Tacuarembó para garantizar el acceso a fuentes de agua segura para el consumo humano.

Junto a The Nature Conservancy, la ONG Vida Silvestre y la Alianza Latinoamericana de Fondos de Agua y productores agropecuarios locales estamos trabajando para preservar la cuenca del río Santa Lucía. Se trata de una de las cuencas más importantes del Uruguay y a la vez una de las más afectadas por el estrés hídrico. A apenas unos 20 kilómetros de Montevideo, este reservorio natural abastece de agua potable a dos tercios de los hogares del país. Por eso trabajamos junto a nuestros socios para, por un lado, fomentar en los productores locales la adopción de formas de trabajo sustentables y por el otro crear el primer Fondo de Agua del país.

Junto a Coca-Cola Femsa Uruguay y más de medio centenar de voluntarios impulsamos la limpieza de costas. Así en diciembre pasado logramos retirar de las costas de San José de Carrasco más de 50 kilos de metales, vidrios, plásticos, maderas y fibras y 30 de plástico pasible de ser reciclado.

También junto a Coca-Cola Femsa Uruguay, avanzamos en la implementación de un sistema de tratamiento de efluentes que recupera y reutiliza el agua usada en el proceso productivo. En menos de cinco años logramos duplicar la cantidad de agua recuperada, que se emplea en procesos de lavado, cisternas de baños y limpieza de piso, entre otros usos. Así logramos reducir el consumo de agua y mitigar el impacto de nuestra actividad sobre el ambiente. Se calcula que por cada litro de bebida que se fabrica se consumen 1,8 litros de agua.

Junto a la Cámara de Industrias de Uruguay (CIU), el ministerio de Desarrollo Social, el ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente y las intendencias, Coca-Cola participa del Plan de Gestión de Envases por el cual se recuperan materiales para su posterior valorización y así se reduce la cantidad de residuos reciclables arrojados cada año a los vertederos. En el departamento de Rivera, por ejemplo, el año pasado el Plan de Gestión de Envases pasó de recolectar residuos reciclables en un 60% del territorio de la capital local a cubrir ahora toda la ciudad e incluso extender la iniciativa a la ciudad de Tranqueras. Así se logró duplicar la cantidad de material reciclable recuperado y en el caso de los envases reciclables se llegó a triplicar el nivel de recuperación. Sólo en la ciudad de Rivera, por poner un caso, se recuperan 50.000 kilos de envases por mes.

Junto a Coca-Cola Femsa Uruguay presentamos la nueva botella de Vitale sin gas de 625 ml fabricada 100% con material reciclado y 100% reciclable. Se trata de la primera botella en el país en reunir estas características y es el símbolo del compromiso de la Compañía con el cuidado del ambiente.

Gracias a todos ellos por ayudarnos a cuidar el Medio Ambiente y a construir el sueño conjunto de vivir en Un Mundo sin Residuos.