Andrea Mota, Directora de Sostenibilidad y Relaciones con la Comunidad de Coca-Cola para América Latina, participó de “Líderes de Triple Impacto”, el evento digital organizado por diario El País. En el panel, dedicado a "El compromiso de las grandes empresas", Mota compartió el propósito y visión de la Compañía sobre la sustentabilidad y la gestión responsable de su impacto ambiental, social y económico.

Desde que Naciones Unidas aprobó en 2015 la Agenda de Desarrollo 2030, organizaciones tanto públicas como privadas junto a sus comunidades asumieron el compromiso de adoptar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Esto supone transformar el paradigma sobre el que se asentó la forma de hacer negocios durante décadas, y llevar la dimensión ambiental y social al mismo nivel que la rentabilidad. Es a este nuevo modelo de negocio que se denomina de triple impacto.

Con el fin de inspirar y motivar a que cada vez más organizaciones se sumen a esta forma de hacer negocios, el diario El País y su suplemento El Empresario organizaron “Líderes de Triple Impacto” un evento digital para conocer los avances alcanzados en el camino por hacer de Uruguay un país cada vez más sustentable.

En ese sentido, el Ministro de Ambiente, Adrián Peña, uno de los oradores del encuentro, planteó como temas centrales la recuperación de residuos y el abastecimiento de agua potable, desafíos que Coca-Cola Uruguay comparte en su compromiso con la gestión responsable de su actividad en las comunidades donde opera.

"La sustentabilidad atraviesa todo nuestro negocio", aseguró Andréa Mota, Directora de Sostenibilidad y Relaciones con la Comunidad de Coca-Cola para América Latina, en el panel Compromiso de las grandes empresas. Andréa compartió la experiencia de la Compañía en incorporar la sustentabilidad de manera transversal en todas las áreas y cómo trabaja la generación de beneficios económicos, sociales y ambientales de manera integral.

Este compromiso, explicó, se plasma, por ejemplo, en la apuesta de la Compañía por los envases retornables, sustentables y más económicos para el consumidor, que hoy representan el 24% de las ventas en Uruguay.

Andréa Mota, Directora de Sostenibilidad y Relaciones con la Comunidad de     Coca-Cola para América Latina. 

En ésta y el resto de las iniciativas que la Compañía lleva adelante con el objetivo puesto en ser cada día más sustentable, resulta clave el compromiso y participación de toda la cadena de valor, señaló Andréa y contó por ejemplo que "Coca-Cola FEMSA, el socio embotellador de la Compañía en Uruguay, invirtió más de 12 millones de dólares para ampliar la capacidad de producción de los envases retornables".

El objetivo es claro y global: trabajar por Un Mundo Sin Residuos, el compromiso de la Compañía Coca-Cola de recolectar y reciclar para el año 2030 el equivalente al 100% de los envases que introduce en el mercado. Con esa meta como horizonte, Andrea dio cuenta de otros hitos de la Compañía en Uruguay, como la presentación de la botella de Vitale, la primera del país hecha 100% con plástico reciclado y 100% reciclable y la incorporación de la Botella Única Retornable. "Esta fue una decisión difícil, pero correcta desde el punto de vista del triple impacto", señaló.

Estas iniciativas, a las que se suman los proyectos de cuidado del agua con los que Coca-Cola está fuertemente involucrada, fueron el sostén del mensaje final de Andréa: "El desafío principal para la sustentabilidad es la colaboración con la competencia, con la gente, con el gobierno. También es muy importante que nuestra acción tenga un propósito, sin importar que el resultado en el corto plazo no sea el mejor; debemos hacer lo que es bueno para el negocio, la gente y el planeta".

Si querés saber más sobre este tema acá podés encontrar nuestro Reporte de Sustentabilidad 2020.