Coca-Cola Uruguay acompaña la reactivación económica de 300 pequeños almacenes, rubro que representa el 75% de los 27.000 clientes de la Compañía en el país. La iniciativa también alcanza a 100 emprendedores de contextos vulnerables que fueron afectados por la pandemia y buscan salir adelante.

De tan repetido puede a veces parecer superficial. Sin embargo, la experiencia que protagonizaron en las últimas semanas centenares de almaceneros de Montevideo y emprendedores del interior del país parece ratificar que al final de cuentas es cierto: crisis significa oportunidad.

La pandemia de coronavirus Covid-19 asestó un duro golpe mundial, que excedió largamente el impacto a nivel sanitario: tuvo su capítulo aparte e igual de implacable en las economías regionales. Por eso Coca-Cola Uruguay lanzó “Estemos Abiertos”, un programa pensado para acompañar, en esta época tan incierta, a un eslabón clave de su extensa cadena de valor como son los pequeños almacenes 

La iniciativa, llevada adelante junto a Endeavor Uruguay, Cambadu, el Instituto Kolping y el Centro de Promoción por la Dignidad Humana (Ceprodih), busca tender una mano en la ardua tarea de alcanzar la reactivación económica.

Para ello el programa se apoyó sobre distintos pilares, como la seguridad en el contexto de la pandemia por medio de la entrega de kits sanitarios, la mejora de la comunicación visual de los almacenes a través de un vale para utilizar en la renovación de la cartelería y fachadas de los locales, el impulso de una herramienta clave como es el delivery por medio de la entrega de bicicletas y una apuesta con impacto de más largo alcance, como la capacitación en temas fundamentales para el crecimiento de los almacenes de barrio.

Y aquí radica una de las claves que convirtieron a “Estemos Abiertos” en una auténtica oportunidad de crecimiento. Más de 600 personas participaron de las capacitaciones virtuales que se dictaron a lo largo de un mes en temáticas tales como prevención del Covid-19; delivery; administración y finanzas; e-commerce (comercio electrónico); y gestión y marketing.

“Lo más importante que debemos tener en cuenta es que esta crisis trae muchas oportunidades y tenemos que aprovecharlas”, aseguró Marcos Pueyrredón, presidente del E-Commerce Institute y encargado del taller de E-Commerce. Este taller y el de delivery, a cargo de Ximena Del, estuvieron enfocados en las herramientas de digitalización de los negocios, un paso ya casi obligado que permite a los pequeños comercios estar más cerca de sus clientes, sumar canales de venta y aumentar la facturación. 

En ese sentido, Ignacio Gilardi, gerente de Wabi Argentina, presentó en el taller de delivery las ventajas de la plataforma Wabi, una aplicación gratuita, impulsada por Coca-Cola, que busca conectar a los pequeños comercios de barrio con los consumidores, y descubrió un nuevo mundo de oportunidades a aquellos almaceneros más reacios a modificar viejas formas de trabajo.

Marcos Pueyrredón, referente de la industria de la información y la comunicación en Latinoamérica, durante el taller de E-Commerce

En tanto, el taller de Gestión y Marketing dictado por el contador Federico Hornes, gerente comercial de Memory, se centró en cómo incorporar la tecnología para acelerar procesos, optimizar el vínculo con los clientes y registrar datos para tener información a la hora de tomar decisiones.  

Los contenidos de las capacitaciones, lejos de estar reservados exclusivamente para los participantes del programa, están abiertos y disponibles en Internet para todos aquellos que esté interesados en comenzar a acercarse a estos temas o a profundizar lo que ya saben.

Aunque todos hicieron su aporte para que los almaceneros logren hacer crecer sus negocios, el taller de E-commerce despertó especial interés luego del crecimiento exponencial que se experimentó en el comercio electrónico este año, merced de las restricciones que impuso la pandemia.

Durante su presentación Marcos explicó que existen dos maneras de reconvertirse e iniciarse en el comercio electrónico. Por un lado, por medio de los multichannel selling o marketplace -como puede ser la plataforma Wabi: sitios web o aplicaciones que emulan el local físico, que ofrecen un catálogo de productos y que permiten comprar por medios digitales de pago. O bien por medio de la digitalización que ofrecen las redes sociales. En este sentido, Marcos enfatizó la importancia de generar tráfico hacia los canales de venta digitales para canalizar la necesidad de compra del cliente.

Compartir con otros aquello que conocemos y ofrecer lo que el otro necesita para seguir creciendo es lo que convirtió a estos talleres en una herramienta singular cuyo impacto positivo se extenderá más allá de la pandemia. Así lo siente Yanella Di Candia, dueña de Chivitería “El Dátil” en Colonia Valdense, quien sintetizó de manera sencilla pero contundente el valor de “Estemos Abiertos”: “Nunca hubiera podido formarme en estos temas tan importantes sin la ayuda de este programa”.

Con Estemos Abiertos buscamos acompañar el desarrollo de las personas y comunidades que forman parte de la cadena de valor de la Compañía, un eslabón fundamental para que puedas disfrutar de tus bebidas favoritas en cada momento y lugar.

Si querés saber más sobre Estemos Abiertos podés visitar esta sección.