“Tu decisión como consumidor puede marcar una diferencia”, aseguraba uno de los mensajes lanzados por el Centro de Almaceneros Minoristas, Baristas, Autoservicistas y Afines del Uruguay (CAMBADU) apenas unos días después de que se decretara la emergencia sanitaria en el marco de la pandemia del Covid-19. CAMBADU alertaba sobre el riesgo económico que corrían los pequeños establecimientos frente a las grandes cadenas que ya contaban con herramientas para seguir vendiendo a distancia, e invitaba a los consumidores a apoyarlos al momento de elegir dónde hacer las compras.

Las medidas de distanciamiento social asestaron un duro golpe a muchos negocios que dependían casi exclusivamente de los clientes que día a día se acercaban hasta sus locales. Tal es el caso del “Salón 13”, ubicado en Barrios Amorín y Canelones. Normalmente, Karina Gularte y Javier Ataides, quienes llevan adelante este salón, reciben a los estudiantes de dos colegios cercanos y a los trabajadores de varias oficinas de la zona; sin embargo, a fines de marzo ya no se veía a nadie en la calle y su flujo habitual de clientes cayó de manera abrupta.


Ante ese preocupante panorama, una herramienta que ya venían usando desde hacía unos pocos meses pasó a convertirse en esencial: Wabi, la app pensada y diseñada especialmente para ayudar y potenciar las ventas de los pequeños comercios, como almacenes y quioscos. “A fines de marzo y abril, esta zona quedó muy afectada, no había público, no había gente; pero salían pedidos a domicilio por Wabi. Sirvió mucho, si no fuera por la aplicación, en este momento capaz que no estaríamos acá”, asegura Karina a Journey.

Cuando escucharon hablar de Wabi por primera vez, Karina y Javier no lo podían creer: “Nos parecía hasta demasiado”, cuenta Javier al recordar su asombro ante todos los beneficios de la aplicación: “Se nos daba todo, no invertíamos dinero, nada, era solo un teléfono”.

Wabi, una aplicación desarrollada en Argentina por la empresa YOPDev con el apoyo de Coca-Cola, permite a los usuarios realizar pedidos que son recibidos y entregados por los pequeños comercios del barrio. Desde su lanzamiento en enero de 2019, Wabi no ha dejado de crecer: de las primeras 850 mil descargas hoy ya se llegaron a las 5 millones y visitan la app más de 1,5 millones de usuarios mensuales que generan 20.000 transacciones por día. Y en los últimos meses, se multiplicó por cuatro el volumen de ventas realizadas mediante la plataforma, que actualmente tiene presencia en 23 ciudades de Argentina, Brasil, México, Colombia, Chile, Uruguay, Perú, República Dominicana, Malasia, Vietnam, Kenia, España y Estados Unidos.

En Uruguay, el uso de la aplicación se expande cada vez más por los barrios montevideanos. Ubicado en el Prado, en la esquina de Bulevar Artigas y Joaquín Suárez, el “Salón Meu y Ali” realiza envíos mediante la aplicación a los barrios vecinos. Para María Eugenia de Souza y Alinson Castillo, quienes están al frente del salón, la aplicación también viene siendo fundamental para paliar los efectos de la pandemia: “Empezamos a trabajar en un gran porcentaje con envíos y la aplicación nos permitió aumentar las ventas ya que llegamos a un público mucho más amplio”, explica Alinson a Journey.

Más allá del particular contexto actual, tanto Karina y Javier como María Eugenia y Alinson valoran la posibilidad de contar con una tecnología que los ayuda a hacer crecer sus negocios. “Nosotros, como pequeña empresa, no hubiésemos tenido, quizás, la posibilidad de contar con la tecnología para el tema de los envíos. Las grandes empresas ya cuentan hace años con eso, y esto es nuevo para los pequeños comercios. Me parece algo sumamente favorable”, afirma Alinson. Por su parte, Javier aseguró que, junto a Karina, recomiendan la app a sus clientes: “Hemos hablado con muchos y están muy conformes con Wabi; por suerte está funcionando para todos”.

Si querés saber más sobre Wabi podés visitar esta sección.