“El destino es el que baraja las cartas, pero nosotros somos los que jugamos” escribió William Shakespeare: más de cinco siglos después, la vida de Soledad Izquierdo parece confirmar la vigencia de aquella máxima. Es que desde pequeña el destino puso en su camino la planta de Coca-Cola en Montevideo; todo el resto, lo hizo ella.

“Cuando era estudiante y pasaba por la planta que la Compañía tenía en el centro de Montevideo estaba segura de que algún día iba a trabajar ahí, quería hacerlo” contó a Journey Soledad, hoy Vicepresidenta de Asuntos Públicos y Comunicaciones de Coca-Cola para el Sur de América Latina

Soledad ingresó a Montevideo Refrescos, embotellador del sistema Coca-Cola en Uruguay, en 1991 a través de un Plan de Jóvenes Profesionales. Desde entonces ocupó distintos cargos en dicho país así como en México y Argentina y aunque muchas cosas cambiaron en el mundo a lo largo de ese tiempo, los motivos que la llevaron a querer formar parte de la Compañía hacen ya casi tres décadas son los mismos que la llevan a seguir eligiendo a Coca-Cola cada día.

“Durante todos estos años en Coca-Cola, en los momentos difíciles, lo que me permitió encontrar las salidas a los principales desafíos fue responder a la misma pregunta: ¿por qué yo había querido tanto trabajar en esta Compañía? El paso del tiempo no modificó la respuesta: elegí trabajar en Coca-Cola porque es una empresa que desde sus inicios decidió emprender un viaje hacia el futuro, una transformación constante para enfrentar los desafíos que plantea un mundo cada vez más complejo. Lo que define a Coca-Cola no es el volumen del negocio sino su capacidad para reinventarse y convertirse en un actor comprometido con el bienestar de las personas, con las comunidades donde opera y con el medio ambiente”, explicó.

Una marca que los uruguayos sienten como propia

Esa preocupación de la Compañía por convertirse en un actor clave y positivo en las comunidades en las que opera está presente desde el primer día. Este año Coca-Cola cumple 75 años en Uruguay y la primera acción de la Compañía en Montevideo marcó para siempre su postura en el país: generar empleo. Cuando Morton S. Hodgson arribó al Río de la Plata con la misión de levantar una planta de embotellado en Montevideo lo primero que hizo fue publicar un aviso en el diario “El Día” para contratar los primeros seis trabajadores de Coca-Cola en Uruguay.

“Coca-Cola está muy presente en la historia y en la cotidianeidad uruguayas. El amor por la marca es enorme y ocupa un lugar muy relevante en la sociedad. En Uruguay la Compañía es percibida como muy local, tiene la planta más visible de Montevideo y es una de las pocas que produce localmente. Las familias pasaban por ahí para ver cómo la máquina embotellaba. La diversión era contar cuántas botellas por minuto se llenaban” contó Soledad, quien recordó que este estrecho vínculo con los uruguayos se remonta a los inicios mismos de las operaciones allí.

“Hay una suerte de uruguayización de la marca, la primera planta estaba en el centro, donde ahora está la Sociedad Española, en Boulevard Artigas, Obelisco y 18 de julio, tenía una vidriera a la calle y los que pasaban por ahí podían ver cómo se trabajaba” siguió.

Uno de los grandes méritos de Coca-Cola en Uruguay fue interpretar como nadie aquello que vuelve único a un pueblo, su idiosincrasia. “Coca-Cola siempre acompañó a la cultura local, apoyó el carnaval, participó de diferentes iniciativas como el proyecto ‘Líderes de la Movida Murguera’ o el patrocinio de ‘Murga Madre’, un documental que marcó un hito en la relación de la empresa con la cultura popular”.

Con la mirada puesta en el futuro

En el 75° Aniversario de Coca-Cola en Uruguay la mirada, lejos de centrarse de manera exclusiva en el largo camino recorrido apunta principalmente hacia lo que todavía está por venir. “La mejor manera de predecir el futuro es diseñándolo y no quedarse a esperar que otros lo hagan por uno. Y esta idea de rediseñar el futuro está en la esencia de Coca-Cola. Una compañía que proyecta su crecimiento escuchando a las personas. Estando atenta a las tendencias y poniendo en marcha acciones concretas para crear oportunidades compartidas”, aseguró Soledad.

Y advirtió: “El crecimiento y los desafíos del mundo de hoy requieren definiciones y cambios profundos en los órdenes más diversos dentro de las empresas y en su relación con las personas. Y la única forma de hacer esta transformación es con las personas y alentando una cultura organizacional que asuma riesgos. No hay otra forma”.

Esa mirada hacia adelante se guía por un principio rector clave: Crecer haciéndolo de la manera correcta, no de la manera fácil. Por eso Coca-Cola lleva adelante a nivel global distintos programas orientados al Bienestar, al cuidado del Medio Ambiente y al desarrollo de las comunidades en las que opera.

En Uruguay estas iniciativas se traducen en la ampliación de un portafolio de bebidas en las que cada vez ganan más peso las opciones reducidas o sin azúcar, en el ambicioso proyecto que desarrolla en el Valle del Lunarejo y en Emprendemos Juntas, el programa que ya tuvo un fuerte impacto positivo el año pasado y que va por segunda edición.

Fuerte impacto positivo

“Además -explicó Soledad- la relevancia de Coca-Cola en la economía uruguaya es muy importante. En un país con 3 millones de habitantes es un generador de empleo importantísimo y todo esto hace que se forme otro tipo de vínculo entre la sociedad y la Compañía. Eso que me pasó a mí, de pasar por la puerta de la planta y soñar con trabajar algún día acá es algo que le pasó a muchos otros uruguayos”.

De aquellos 6 primeros trabajadores que buscó Hodgson tras su desembarco en Montevideo hoy son más de 10.000 que se desempeñan a lo largo de la cadena de valor de Coca-Cola. La Compañía tiene más de 25 mil clientes, dispone de 21 centros de distribución y en 2017 realizó inversiones por más de 17 millones de dólares.

A 75 años de su llegada a Uruguay Coca-Cola sigue siendo una Compañía líder que genera un fuerte impacto positivo en la sociedad y cuyos próximos pasos en el país están bien definidos: “Coca-Cola seguirá apuntando a liderar la evolución del paladar en Uruguay y continuará avanzando en la conformación de un portafolio con bebidas de gran sabor y más nutritivas para una población que se preocupa cada vez más por el bienestar”, anticipó Soledad.

Si querés saber más sobre la historia de Coca-Cola en Uruguay podés visitar esta sección.