Coca-Cola celebra 75 años en Uruguay y lo hace con el mismo espíritu del primer día: crecer generando un fuerte impacto positivo y con la mirada siempre puesta en el futuro. Tal fue el espíritu con el que Morton S. Hodgson acuatizó con un hidroavión en el Río de la Plata en el verano de 1943 con la misión de instalar una planta embotelladora en Montevideo.

Es que lo primero que hizo Hodgson en Montevideo fue publicar un aviso en el diario “El Día” para contratar los primeros 6 empleados de la Compañía en Uruguay. Tal fue la primera acción de Coca-Cola en el país: dar trabajo. Y hoy es un pilar clave en el desarrollo del país que genera 13.400 puestos de trabajo a lo largo de toda su cadena de valor.

Desde el inicio mismo de sus operaciones en el país Coca-Cola logró integrarse a la vida de los montevideanos. Su primera planta, montada en una vieja fábrica de mosaicos y baldosas, tenía una gran vidriera a la calle frente a la cual las familias pasaban para ver cómo funcionaba la máquina embotelladora. Al tiempo que ofrecía la diversión de contar cuántas botellas lograba llenar en un minuto despertaba en los más jóvenes el sueño y desafío de poder sumarse algún día a una Compañía de escala global.

Así Coca-Cola en Uruguay comenzó, casi sin que nadie lo percibiera, a formar parte de la cotidianeidad de los uruguayos. Para que esto sucediera fue clave que la Compañía entendiera más pronto que tarde la idiosincrasia de uno de los países “más europeos” de América del Sur y de los más modernos, con una mirada puesta siempre en el futuro.

Mirada que se sostiene hasta el día de hoy, incluso cada vez con más fuerza, y que se traduce en la apuesta de la Compañía por crecer de la forma correcta.

Hacer negocios de la manera correcta

Para hacerlo la sustentabilidad está en el corazón de Coca-Cola tanto a nivel global como en Uruguay en particular. Y esta mirada se apoya sobre tres pilares fundamentales: bienestar, comunidad y medio ambiente.

La apuesta por garantizar el bienestar se traduce en la transformación estratégica en Compañía Integral de Bebidas con un portafolio conformado cada vez más con opciones bajas o directamente sin calorías.

En la actualidad en Uruguay estas opciones representan el 29% de las 41 distintas bebidas que Coca-Cola ofrece en el país y la apuesta es que esa proporción siga creciendo todavía más para dar a los consumidores precisamente aquello que demandan.

Para impactar positivamente en el medio ambiente y las comunidades Coca-Cola trabaja colaborativamente con otros actores clave. Las comunidades son el eje de sus operaciones y por ello se puso a la cabeza de Emprendemos Juntas, el programa que lleva adelante junto a Endeavor Uruguay, el Centro de Promción por la Diginidad Humana (Ceprodih) y Kolping Uruguay y que apuesta a empoderar económicamente a las mujeres.

Emprendemos Juntas es la expresión en Uruguay de 5by20, la iniciativa de Coca-Cola a escala global que busca empoderar a 5 millones de mujeres en todo el mundo para el año 2020. En la primera edición Emprendemos Juntas impactó positivamente en más de 630 mujeres, superando así los objetivos plateados inicialmente. Este año, en su segunda edición, se va por el mismo camino y se logró extender el programa al interior del país y a mujeres de distintas realidades socioeconómicas.

El cuidado del medio ambiente es otro de los compromisos asumidos que se apoya en dos pilares: el cuidado del agua y los envases sustentables.

Junto a la Fundación Avina, la Fundación Indra, la intendencia de Rivera y el Sistema Nacional de Áreas Protegidas de la Dirección Nacional de Medio Ambiente, Coca-Cola lleva adelante un ambicioso proyecto de preservación en el Valle del Lunarejo, un ecosistema único en Uruguay que viene siendo amenazado por la acción del hombre.

A dos años del inicio del trabajo allí ya pueden comenzar a vislumbrarse las primeras evidencias del impacto positivo en la recuperación del bosque nativo y la preservación de los recursos hídricos.

A la vez, la iniciativa global “Un mundo sin residuos”, que tiene como meta recolectar y reciclar para el año 2030 el equivalente al 100% de los envases que la Compañía introduce en el mercado tiene su correlato propio también en Uruguay. Coca-Cola forma parte del Plan de Gestión de Envases desarrollado en conjunto con la Cámara de Industrias del Uruguay (CIU), el Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente y el Ministerio de Desarrollo Social. El objetivo es le recuperación de envases no retornables (de cartón/papel, lata, vidrio y PET) desde los hogares y pequeños generadores de residuos no domiciliarios.

Tal como sucede en el resto del mundo, Coca-Cola en Uruguay trabaja con la convicción de que el éxito del negocio es posible siempre y cuando las comunidades sean prósperas. Por eso el objetivo es el mismo: crecer de la forma correcta.

Ese es el espíritu que guía a Coca-Cola en su 75° Aniversario en Uruguay y que lleva a la Compañía a celebrar y honrar el pasado teniendo la mirada puesta más que nunca en el futuro.

Si querés saber más sobre la historia de Coca-Cola en Uruguay podés visitar esta sección.