Esta es una historia que comenzó hace 132 años en Atlanta, cuando el farmacéutico John S. Pemberton, en su afán por crear un jarabe que facilitara la digestión y a la vez aportara energía, dio con la fórmula de la Coca-Cola. El 8 de mayo de 1886 la farmacia Jacobs puso en venta esta nueva bebida, que en poco tiempo terminaría por conquistar el mundo.

Más de medio siglo después, en 1943, la ya célebre gaseosa llegó al país con la fundación de Montevideo Refrescos, embotelladora del sistema Coca-Cola en Uruguay.

Aunque la fama internacional la precedía, introducir una nueva marca en un mercado nunca es sencillo y en Montevideo Refrescos lo sabían bien. Por ello, en sus comienzos apostó, por los comercios minoristas. Las pequeñas tiendas de cercanía, en los barrios, donde los vecinos realizan sus compras todos los días y clientes y almaceneros se conocen por sus nombres, eran la mejor forma para que todos pudieran probar la bebida de la que hablaba el mundo entero.

En ese entonces comenzó el estrecho vínculo que une todavía hoy a Coca-Cola y al Centro de Almaceneros Minoristas, Baristas, Autoservicistas y Afines del Uruguay (CAMBADU). Uno de sus directivos, Mario Menéndez, recuerda incluso el día que Coca-Cola llegó al almacén de su padre. Los vecinos de dos conventillos cercanos –contó Mario a Journey- pronto comenzaron a correr la voz sobre la existencia de una bebida nueva y mundialmente famosa. El boca a boca se replicó por todo el barrio y los vecinos se acercaban al almacén con latones para llenar con las botellas de Coca-Cola.

Los pequeños comercios fueron vitales para la distribución, y al mismo tiempo para estos almacenes poder ofrecer esta bebida a sus clientes fue cada vez más importante. Así se forjó un estrecho vínculo entre Coca-Cola y esta gremial empresarial que cuenta con 3 mil socios. Un vínculo que perdura hasta el día de hoy: en la actualidad el 65% de las ventas de Coca-Cola en Uruguay se canaliza a través de la extensa red de comercios minoristas.

Mario Menéndez y Daniel Fernández celebraron la asociación entre CAMBADU y Coca-Cola.


75 años caminando juntos

Luego de 75 años de historia compartida, Daniel Fernández, Presidente de CAMBADU, detalló los factores determinantes para que un vínculo de esta naturaleza haya prosperado en el tiempo. “Una buena relación con un minorista se genera cuando se le resuelven sus problemas enseguida, cuando lo ayudan a mejorar, por ejemplo, dándole una heladera o un exhibidor” explicó Daniel a Journey.

Y destacó que en la relación con sus clientes Montevideo Refrescos no se limitó nunca a ser un simple proveedor de productos, sino que siempre ha tenido una actitud de colaboración con el propósito de ayudar al comerciante a desarrollar su negocio y hacerlo crecer.

En ese sentido, Daniel recalcó que “Coca-Cola siempre brinda distintas instancias de capacitación, ya sean talleres de marketing o emprendedurismo, como el que se realizó el año pasado, Emprendemos Juntas, y en el que se pudieron capacitar muchas mujeres asociadas a CAMBADU”.

Emprendemos Juntas, la iniciativa desarrollada por Coca-Cola junto a Endeavor Uruguay apuesta a empoderar a las mujeres, ya sean almaceneras, kioskeras o que tengan cualquier otro emprendimiento y quieran hacerlo crecer. El programa, que se inscribe en el marco de la iniciativa 5by20 que la Compañía lleva adelante a nivel global y por la cual busca empoderar económicamente a 5 millones de mujeres para el año 2020, tuvo un gran éxito en 2017 por lo que en mayo pasado se lanzó su segunda edición.

Daniel reconoció además que Coca-Cola siempre fue una marca vanguardista, actitud que –aseguró- se traslada a sus aliados comerciantes. Para ilustrar esto recuerda un caso que hoy puede parecer ingenuo pero que en su momento significó toda una innovación y cambio radical en la forma de vender bebidas al público: “desde la Compañía fueron los primeros en detectar que los clientes querían llevarse sus bebidas frías, listas para tomar, por lo que comenzaron a distribuir heladeras entre los minoristas. Esto repercutía positivamente ya que se pudo brindar un servicio incluso antes de que el cliente lo reclamara”, explicó.

“Coca-Cola siempre estuvo un paso más adelante de la demanda. Fue la primera que empezó a trabajar en el cuidado del medio ambiente, por ejemplo con los envases retornables y la recuperación de envases. Es así, siempre están un paso adelante”, agregó Daniel.

Después de 75 años de andar juntos, Daniel y Mario miran hacia atrás y ven con orgullo el camino recorrido por Coca-Cola y CAMBADU y saben que todavía queda mucho por transitar.

Si querés saber sobre la historia de Coca-Cola podés visitar esta sección.