A veces son pequeñas cosas, anodinas incluso para otros, pero que pueden calar muy hondo en uno. Como unas pocas botellas de Coca-Cola en un cajoncito amarillo. Aquel diminuto souvenir fue uno de los objetos preferidos de una pequeña hace ya unos cuantos años. La misma niña que ya de adolescente buscaba refugio en un refresco bien frío en las calurosas madrugadas de verano. Hoy esa mujer está cerrando una etapa clave en su vida como es haber estado 15 años al frente de Montevideo Refrescos, embotellador del sistema Coca-Cola en Uruguay. Como a muchos otros, los recuerdos vinculados a Coca-Cola recorren de punta a punta la vida de Andrewina Mc Cubbin.

“¿A qué asocias Coca-Cola? A la navidad, al fútbol, a la playa, a un momento con alguien, a tus amigos, a una celebración, a un domingo en familia, la asocias a momentos que te causan placer” explica Andrewina a Journey y resalta que la principal meta a alcanzar en su trabajo es brindar a los consumidores esos recuerdos únicos, acompañarlos en cada uno de ellos.


En noviembre próximo se cumplirá el 75° Aniversario de la llegada de Coca-Cola a Uruguay. Una vida entera acompañando a los uruguayos. Durante ese tiempo la Compañía debió enfrentar toda clase de desafíos, cambió la forma de su famosa botella, se introdujeron nuevas bebidas al mercado, se ofreció un portfolio cada vez más amplio y diverso, estuvo presente en eventos deportivos, espectáculos musicales, iniciativas sociales y, por sobre todo, siguió creciendo.

Para Andrewina que Coca-Cola cumpla 75 años en Uruguay no es lo más significativo, sino el hecho de hacerlo con el mismo espíritu y entusiasmo con el que arrancó en 1943 en una pequeña oficina en la que el primer gran desafío que se debió enfrentar fue lograr la instalación de una línea telefónica.

“La verdad que llegar a los 75 años con mucha fuerza y energía después de tantos cambios, con una empresa con ganas de crecer, de seguir innovando, con ganas de celebrar, creo que es maravilloso” asegura la Gerente General y sigue: “Son muchos años, pero además es bárbaro vivirlos a plenitud como si fueran los primeros 25. Creo que esa fuerza te la da el entorno, la gente, el tipo de cosas que hacemos y el poder ser parte de este momento es algo que hay que agradecer”.

La clave del éxito

Andrewina no lo duda. La clave del éxito está en la gente. En todos aquellos que aportan desde su lugar para que Coca-Cola siga creciendo. En los consumidores, la comunidad y los colaboradores que trabajan día a día en la cadena de valor de Coca-Cola. Por eso, explica, para la Compañía es esencial el poder ofrecer un entorno laboral positivo en el que se brindan beneficios y compensaciones, apostar por el desarrollo personal y promover políticas activas para garantizar la equidad de género.

“Las oportunidades son por mérito. Hombres y mujeres tienen las mismas oportunidades. Cada uno sabe que se puede llegar y que existen realmente altas chances de llegar hasta donde uno quiera” explica Andrewina.

Y sigue: “El vínculo que se genera con la marca es muy fuerte porque realmente la empresa tiene los valores típicos que seguro te enseñaron en tu casa, en mi casa y en la de todo el mundo. Poder trabajar en una empresa que se rige por esos mismos valores que tus padres te inculcaron es fantástico”.

Innovación permanente, el trampolín al desarrollo

La relación entre innovación y Coca-Cola se retrotrae a los inicios mismos de la Compañía en Uruguay cuando se enfrentó el desafío de introducir un producto que era todavía completamente desconocido para el mercado uruguayo. En un comienzo sólo se contaba con la botella de vidrio de 280 cc., reconocida hoy en los bares y restaurantes de todo el país y la de ¾ litros. En la actualidad Coca-Cola cuenta en Uruguay con un amplio portafolio de bebidas que, al igual que hace 75 años, sigue creciendo y diversificándose en su apuesta por ofrecerle siempre al consumidor aquello mismo que busca.


“La innovación ha sido algo permanente. Agregar nuevos productos es un desafío sin dudas porque tenés que interpretar bien qué es lo que quieren los consumidores. En los últimos años el ritmo de innovación se vio acelerado todavía mucho más. Además de refrescos, hoy hay aguas, aguas saborizadas, jugos y energizantes entre otros productos. Creo que eso dinamiza mucho a la Compañía y a la gente que trabaja porque estamos siempre generando líneas nuevas, buscando alternativas, tratando de entender por dónde va el mercado, qué es lo que está consumiendo el mundo y cómo adaptamos eso acá” explica Andrewina a Journey.

Nuevos desafíos por delante

A fines de junio pasado Coca-Cola FEMSA, adquirió Montevideo Refrescos. Se trata de un nuevo desafío que abre innumerables oportunidades para la Compañía.

Montevideo Refrescos y FEMSA comparten muchas ideas y formas de entender hacia dónde llevar la marca explica Andrewina. “Y todas esas cosas que las unen se ven desde lo más esencial que son la misión y visión de cada una. Hay palabras que están tanto en una como en la otra, y tener a Coca-Cola como denominador común hace que tengamos la misma forma de hacer las cosas, de pensar, de interpretar el mercado, de planificar a futuro”.  

Con este nuevo desafío Coca-Cola Uruguay se prepara para celebrar su 75° Aniversario como si fuera el primer día, con la idea de seguir innovando, avanzando, creciendo y aprovechando todas las oportunidades que sigan apareciendo en este camino por el que avanza desde 1943.

Si querés saber más sobre la historia de Coca-Cola en Uruguay podés visitar esta sección.