Alejandra tiene 37 años y dos hijos, de 6 y 14 años. Cuando la más grande sale del liceo, el más chico entra a la escuela. Como muchas otras madres, su día a día se convierte en un preciso diseño de relojería para poder cumplir con todas sus obligaciones y la posibilidad de conciliar familia y trabajo le presenta no pocos desafíos. Por eso encontró en el emprendedurismo un espacio en el que desarrollarse y la flexibilidad necesaria para poder manejar mejor sus horarios.

En ese camino Alejandra llegó al Centro de Promoción por la Dignidad Humana (Ceprodih), una organización que trabaja desde hace 20 años con mujeres en contextos vulnerables. Allí se enteró de la existencia del programa “Emprendemos Juntas” desarrollado por Coca-Cola y Endeavor Uruguay.

Alejandra se inscribió en la primera edición del programa el año pasado, dondo participó de talleres y capacitaciones. Desde entonces le quedó una idea fija: “Sí, se puede”.


Un largo trabajo junto a quienes más lo necesitan

Ceprodih trabaja con mujeres en situación de alta vulnerabilidad sobre la base de dos pilares: por un lado, brinda respaldo a la mujer en su situación emocional trabajando en la construcción de la autoestima; por el otro, apuesta a potenciar su inclusión económica.

Con esos dos horizontes, Ceprodih comenzó a ofrecer cursos y talleres en distintos rubros como gastronomía, peluquería, informática, serigrafía y textil. Pero al poco tiempo de brindarlos notaron que las mujeres que aprendían esas nuevas habilidades buscaban convertirlas en fuente de su propio sustento y de sus familias. Así fue como crearon el programa “Oportunidades”, un espacio en el que las mujeres emprendedoras podían capacitarse y desarrollar sus propios proyectos.

Fue precisamente a través de “Oportunidades” que el año pasado las emprendedoras de Ceprodih llegaron a “Emprendemos Juntas”: 80 mujeres participaron del programa, y los resultados fueron más que alentadores.

Adriana Abraham, Directora y Fundadora de Ceprodih, aseguró a Journey que quienes participaron de la iniciativa de Coca-Cola y Endeavor Uruguay lograron potenciar sus proyectos.

“Es increíble cómo mujeres de sectores muy humildes, que muy dificilmente hubiesen podido acceder a tener un vínculo con gente del nivel que provee Endeavor, pudo tenerlo. Ellas se codearon con mujeres emprendedoras, con grandes negocios, con propuestas muy interesantes y escucharon a los mejores” aseguró Adriana. Para fines del año pasado, la mayoría de esas mujeres había logrado encaminar sus emprendimientos con éxito.

En 2017, Emprendemos Juntas impactó positivamente en casi 700 mujeres.

Una alianza que promete potenciar “Emprendemos Juntas”

Coca-Cola y Endeavor presentaron en abril pasado la segunda edición de “Emprendemos Juntas”, un programa que se inscribe en el marco de  5by20, la iniciativa que lleva adelante Coca-Cola a nivel global y que apunta a empoderar económicamente a 5 millones de mujeres para el año 2020. El programa tuvo en Uruguay resultados que sorprendieron hasta a los más optimistas: mientras se apuntaba a impactar en 500 emprendedoras uruguayas, la primera edición llegó a casi 700 mujeres y le permitió a muchas de ellas experimentar una sensible mejora en sus niveles de facturación.

Ahora Coca-Cola y Endeavor sumaron a Ceprodih a la nueva edición del programa, con el propósito de mejorar aun más los resultados obtenidos en 2017.

Para ello varias de las capacitaciones sobre temas como marketing y finanzas, al igual que el espacio conocido como “Consultorio Emprendedor” -donde asisten mujeres con emprendimientos ya en marcha para poder resolver dificultades específicas o desarrollar nuevas aristas de sus negocios-, se llevarán a cabo en las propias instalaciones de Ceprodih. El objetivo es un centenar de mujeres que asisten a Ceprodih accedan a “Emprendemos Juntas”.

Además, se realizarán talleres abiertos que apostarán a reforzar el perfil de la mujer emprendedora.

Unir esfuerzos es la clave de esta nueva edición de “Emprendemos Juntas” aseguró Adriana y destacó que al abanico de opciones que ofrecen Coca-Cola y Endeavor, Ceprodih aportó una importante ampliación de la base de mujeres beneficiarias del programa.

“Desde Emprendemos Juntas brindan recursos y desde Ceprodih acercamos otras realidades”, explicó Adriana y aseguró que “la gran dificultad de estas mujeres es el acceso, cómo llegar. Hoy, en el mundo y en Uruguay, hay muchos recursos para emprendedores, pero el tema es cómo llegamos a ellas, a esa mamá que está en el barrio, que está en su casita. Ceprodih logra eso, logra esa llegada a mujeres que de otra manera no hubieran podido llegar”.

Alejandra Zumbano llegó a la primera edición de Emprendemos Juntas a través de Ceprodih.

Generar un impacto positivo en las mujeres implica provocar cambios en los hogares. “Cuando la mujer gana, lo invierte en la familia. Lo invierte en la casa, en mejorarla y en los chiquilines. Además la mujer por su personalidad enseguida lo contagia a sus amigas, traen a una prima, a la hermana, a la vecina, a la amiga y entonces ellas mismas se convierten en multiplicadoras en su comunidad” destacó Adriana. Y “Emprendemos Juntas” promete seguir impactando positivamente en las emprendedoras uruguayas.

Si querés saber más sobre Emprendemos Juntas podés leer esta nota.