En el marco del cierre de la segunda edición de Emprendemos Juntas, Paula Magariños, fundadora de la consultora Punctum, dio cuenta de los contundentes resultados del estudio realizado por la organización argentina Economía Femini(s)ta: las mujeres alcanzarán la equidad salarial con respecto a los hombres recién en 70 años. Esto implica que las niñas nacidas en 2019 no llegarán a percibir ese cambio y las mujeres adultas que trabajan hoy, mucho menos. En Uruguay, las mujeres ganan un 27% menos que los hombres, mientras que el dato global alcanza el 23%.

Tras su exposición en el encuentro, Paula dialogó con Journey sobre la situación de la mujer en el país, los avances en materia de políticas sociales y los desafíos futuros.

“Uruguay es efectivamente un país que ha marcado tendencia en la región en cuanto a políticas de promoción y autonomía de las mujeres”, sostuvo Paula. Estas políticas se ven reflejadas en cifras que dan cuenta del nivel educativo alcanzado: el 28,7% de las mujeres en Uruguay logra alcanzar el nivel académico más alto frente al 17,1% de los hombres, según un estudio de la CEPAL.

A su vez, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) ubica a Uruguay en el puesto 55 del índice de desarrollo humano, y lo coloca entre los tres primeros de América Latina. Sin embargo, la fundadora de Punctum aseguró que “en términos globales, las cifras revelan que hay áreas de la vida económica en las que aún se requiere atención y promoción”.

Uno de los datos alentadores que puntualizó Paula es el crecimiento sostenido de la participación de las mujeres en la economía nacional. Uruguay avanza a mayor velocidad que el resto de la región, según un estudio del Banco Mundial. Del total de personas ocupadas, el 50,8% son mujeres, mientras que en el resto de América Latina representan el 47,8% de la fuerza laboral.


A pesar de estos datos positivos, la brecha salarial sigue siendo una preocupante realidad en el país. En ese sentido, Paula indicó que uno de los motivos que explican esta brecha puede encontrarse en las diferencias de los cargos a los que acceden hombres y mujeres. “También puede relacionarse con la llamada ‘segregación horizontal’ que distribuye a las mujeres y a los hombres en diferentes áreas. Por ejemplo, las mujeres se desempeñan en áreas de servicios y soporte, y los hombres en áreas técnicas que suelen tener remuneraciones o ingresos más altos”, aseguró la investigadora.

De acuerdo con datos de CEPAL las uruguayas tienen una participación sensiblemente menor que los hombres en las áreas de productividad media, como lo son la construcción, la manufactura y el transporte, mientras que su participación es mucho más alta en las áreas de baja productividad: agricultura, comercio y servicios.

Paula explicó que Uruguay está alineado a los países de la región respecto a las líneas de trabajo definidas para alcanzar la equidad de género, pero sostuvo que todavía quedan muchas barreras por derribar: “Lo primero es progresar sobre la corresponsabilidad en el cuidado del hogar, niñas, niños, personas ancianas. Que la inversión de tiempo, recursos y esfuerzo no sea solo responsabilidad de las mujeres sino que esté más distribuida. En segundo lugar, hay que reducir y prevenir la violencia de género. Este es un obstáculo enorme a la autonomía de las mujeres y al desarrollo de la sociedad. Y por último, reducir la brecha salarial”.

Emprendemos Juntas es el proyecto de empoderamiento económico de las mujeres que lleva adelante Coca-Cola en Uruguay junto a Endeavor, el Ceprodih y Kolping, financiado por la Fundación Coca-Cola y que alcanzó en su segundo año de vida resultados más que esperanzadores.

Si querés saber más sobre Emprendemos Juntas podés visitar esta sección.