En Colonia del Sacramento Silvia se lanzó de lleno al mundo del emprendedurismo de la mano de Rockolatte. Y para hacer crecer su negocio se sumó en 2019 a Emprendemos Juntas, la iniciativa de Coca-Cola de Uruguay que apuesta por el empoderamiento económico de las mujeres del país.

Silvia Berdún derrite, mezcla, experimenta y sueña con cada una de sus creaciones. La joven emprendedora ideó un maridaje tan inesperado como atractivo: chocolate y rock. Tal es el original sello de su emprendimiento, Rockolatte, que se distingue por la calidad del producto y la forma en que llega a sus clientes. En redes sociales, cada creación está asociada a la letra de una canción. Como el tema “El huracán”, de la Vela Puerca, que Silvia elige para describir la transformación que experimentó en los últimos años: “Hoy la lluvia no me moja, hoy en día soy el huracán”. Silvia, hoy, es el huracán.

En la cocina de su casa de Colonia del Sacramento, Silvia moldea el chocolate con destreza desde 2017, cuando perdió su trabajo y comenzó a mezclar ingredientes con voluntad y mente positiva para colaborar con la economía del hogar. Primero fueron galletitas, luego alfajores, hasta que en abril del año pasado se animó a incursionar en el mundo de los huevos de Pascua. Ese mismo año, y con el objetivo de seguir aprendiendo y potenciar las posibilidades de su negocio se inscribió en la tercera edición de Emprendemos Juntas.

“Para mí Emprendemos Juntas fue clave para poder sumarle la parte teórica a mi emprendimiento. Aprender sobre mi público objetivo y sobre cómo seguir un camino lo más recto posible para que el emprendimiento siga creciendo y proyectarlo a futuro”, explicó Silvia a Journey.

Una oportunidad con sabor a chocolate

Encontrar el famoso “nicho de mercado” fue clave para la emprendedora: “Cuando llegué al chocolate encontré un lugar que estaba comercialmente poco explotado en Colonia, no había otras personas haciéndolo. Además vi que era un material muy noble, que a todo el mundo le gusta y al que le podía poner mi sello”.

El éxito no se hizo esperar, el teléfono no paró de sonar y la cantidad de pedidos le confirmaron que estaba bien encaminada. Silvia quería que las festividades de Pascua duraran todo el año e intentó convencer a sus clientes de que no era necesario esperar al conejo para comer chocolate. Pero, se sabe, somos animales de hábitos y no pudo lograrlo. Así que decidió transformar los huevos en barras rellenas, divertidas y cargadas de rock.

Al poco tiempo de empezar a venderlas una amiga le sugirió el nombre “Rockolatte”, como homenaje a sus dos pasiones: el rock que desde muy chica la acompaña y el chocolate, su nuevo descubrimiento. Silvia quedó encantada con la idea y diseñó un logo que vinculara a ambos. En mayo de 2019, con una identidad de marca y segura del producto que tenía entre manos, comenzó a vender a través de las redes sociales.

“Soy como esas bandas que recién empiezan y que tienen sus primeros seguidores, que tocan en un bar chiquito y que sueñan algún día tocar en un festival de música como el Cosquín Rock. Por ahora toco en el barcito para mis amigos, pero más adelante espero seguir creciendo”, aseguró Silvia quien ya logró hacerse una pequeña cartera de clientes que llega, por el momento, hasta Montevideo.

Sus rockollates pueden ser de chocolate amargo, con leche o blanco rellenos de dulce de leche, nutella o menta con distintos toppings como nueces, malvaviscos, confites, pasas y maní.


“Muchas mujeres de Colonia estamos emprendiendo porque no teníamos trabajo o porque el trabajo no nos satisfacía. Entonces, tener esta oportunidad, la posibilidad de capacitarnos acerca de cómo manejar una empresa, de perderle el miedo a emprender y que te lo digan personas que están enseñándote es importantísimo”, aseguró Silvia.

Las capacitaciones del programa Emprendemos Juntas en Uruguay alcanzaron desde 2017 a más de 2.600 emprendedoras, en el marco de la iniciativa global 5by20, con la que la Compañía Coca-Cola se propone capacitar a cinco millones de mujeres para 2020. La iniciativa se centra en eliminar los obstáculos más frecuentes a los que se enfrentan las mujeres, mediante el acceso a cursos de formación en negocios, servicios financieros y conexiones con mentores.


Si querés saber más sobre Emprendemos Juntas podés visitar esta sección.