"Se deconstruyó la vida que teníamos fuera de casa y se construyó la vida en el interior del hogar: se generaron nuevos roles y se buscó el bienestar a pesar de la situación compleja que se vivía en el mundo". Así reflexiona la antropóloga Suraia Abud sobre los cambios que trajo la pandemia en la vida diaria y en los planes que las personas tenían para el 2020. Y ella es un ejemplo de ello.

Suraia es uruguayo-libanesa y se estableció hace 20 años en Madrid. Se formó como antropóloga y cocinera, y se define como una investigadora culinaria y "food artist". Ansiosa por conocer las nuevas redes y emprendimientos gastronómicos que tanto han crecido en Uruguay durante los últimos cinco años, decidió volver a Montevideo en febrero de 2020 sin saber que la pandemia la sorprendería en su país natal. Motivada por el mundo culinario uruguayo y retenida por la crisis sanitaria, decidió quedarse por tiempo indeterminado y aprovechar para observar las conductas de sus compatriotas durante un contexto tan singular como el de una pandemia.

"Al poco tiempo de empezar la cuarentena se vio en las redes sociales una información que hasta ahora había sido muy difícil de acceder para los investigadores sociales: el mundo de lo privado", señala a Journey Suraia con relación a cómo las personas intensificaron el uso que le daban a sus redes sociales para mostrar lo que cocinaban, los productos que compraban, cómo lucían sus cocinas y otros rincones de sus casas, y hasta cómo se organizaban en el hogar. "Al principio había mucha cargada de actividades y, producto del aislamiento social, resultaba gratificante mostrarlo", explica la especialista.

Aquellos lugares de la casa o actividades cotidianas que antes pasaban desapercibidos pasaron a tener un nuevo valor y mayor exposición, sobre todo lo vinculado a la comida y a las personas con las que se comparten rituales diarios, como la mesa familiar. En este sentido, la investigación Consumer Mood, desarrollada por Coca-Cola entre la segunda quincena de marzo de 2020 y la primera quincena de agosto de 2020 para entender los cambios que trajo la pandemia y las rutinas que llegaron para quedarse, indica que el 60% de los uruguayos afirma sentir alegría por las nuevas rutinas adquiridas en cuarentena, al tiempo que un 26% reconoce que tiene más comidas en familia, y casi la mitad, un 46%, prepara más comidas especiales que antes de la pandemia.


 

En sintonía con la revalorización de la comida casera y el deseo de pasar tiempo en familia, Coca-Cola presentó “Juntos se siente mejor”, su primera campaña global de marketing desde el inicio de la crisis sanitaria. A través del comercial “La Gran Comida”, su pieza de lanzamiento, la Compañía transmite un mensaje esperanzador y una visión optimista sobre la experiencia de compartir con los seres queridos la nueva vida diaria en casa y la mesa.

La importancia de crear nuevos rituales

Las clásicas reuniones familiares de los domingos o las juntadas con amigos fueron de los primeros clásicos en tener que suspenderse a partir de que el “quedate en casa” fue la conducta exhortada por las autoridades para evitar la propagación del virus. Y el golpe fue duro para los uruguayos: el 57% confiesa que esos encuentros es lo que más extraña de los tiempos pre-pandemia. Sin embargo, la nueva realidad también resultó ser una oportunidad para crear nuevas formas de vincularnos.

Suraia explica que los rituales son un gran soporte emocional en épocas de incertidumbre y afianzan los vínculos humanos. Por esa razón, señala que “fue muy necesario crear momentos especiales dentro de la rutina para sentir que rompíamos con la monotonía. Así se crearon nuevos rituales que ayudan a crear la memoria positiva de lo que fue la época de cuarentena. Los rituales permanecen en el recuerdo, y seguramente muchos de aquellos que han sido gestados durante el confinamiento, seguirán vigentes luego de la etapa de cuidados por la pandemia”.

La intención de seguir por el camino de tener más momentos especiales compartidos alrededor de la mesa parece estar presente: de acuerdo con Consumer Mood, el 100% de los uruguayos aspira a mantener el hábito de tener más comidas en familia, al tiempo que un 89% quiere seguir preparando comidas especiales una vez terminada la cuarentena.

"Fueron meses de mucha creatividad: inventamos cenas temáticas, recuperamos espacios en el hogar, desempolvamos fuentes y floreros para poner linda la mesa, y revivimos algunas tradiciones que parecían perdidas. Creo que tuvimos muchos meses para practicar ser los mejores anfitriones", concluye Suraia.