Una familia que realiza trabajos en madera, una pareja que fabrica piezas con cuero, una mujer que cambió el rumbo de su vida y se dedicó a la chocolatería, y un grupo de trabajadores textiles que reconvirtió su oficio tras quedarse sin empleo. Todos ellos confluyen en un mismo espacio: un lugar que los acoge, que cuida de sus productos, que los potencia y los apoya para volar por sí mismos. Un lugar desde donde despegar y al que siempre es posible volver; ese lugar es NIDO.

Con motivo de la celebración por los 75 años de Coca-Cola en Uruguay, la Compañía apostó a este emprendimiento local para elaborar los presentes que se entregaron en el evento. Se trataba de unos senderos de lino realizados por la Cooperativa Tacuabé. Un proyecto asociativo que nuclea a 20 emprendedores de Paysandú y que posee el sello de Uruguay Natural, la Marca País. Estos senderos se entregaron en contenedores realizados en cuero reconstituido, que además tenían una funcionalidad que trascendía su propósito original, permitiendo alargar su vida útil. Coca-Cola eligió obsequiar los caminos para esta especial ocasión porque “evocan el camino recorrido que nos trajo hasta aquí pero también representan el recorrido por venir”.

Pequeños emprendedores en el corazón de esta iniciativa

Luego de varios años de trabajo junto a micro emprendedores, dueños de PyMEs y cooperativas, un grupo de seis mujeres identificó años atrás que una de las mayores trabas para el desarrollo de estos pequeños negocios era la comercialización de sus productos. La lejanía con Montevideo, la competencia con los productos importados o la falta de formalización y capacitación son algunas de las barreras que deben sortear los emprendedores de todo el país.

Estas mujeres vieron la oportunidad de generar un emprendimiento propio que fuese refugio y pilar para otros emprendimientos. Fue así como en 2014 nació NIDO. Las seis emprendedoras conformaron la Cooperativa Construyendo Puentes Dignos (C.Pue.D.), que se dedica a promover la inclusión económica y desarrollar acciones que fomentan la participación de la población, las empresas y las organizaciones estatales. A través de NIDO brindan un espacio y canal de comercialización para todos estos productos hechos desde el corazón y con conciencia ambiental.


Para Mariela Pérez, Directiva de NIDO, los pilares sobre los que se sostiene este emprendimiento son la calidad de los productos y el respeto por el origen de los materiales que se usan en la fabricación: “Hay un control de calidad que nosotros tenemos que mantener porque apuntamos a un perfil empresarial. Es muy importante que cada emprendimiento pueda mantener su esencia en los productos que elabora para NIDO y esa es la historia que tratamos de rescatar” explicó Mariela a Journey.

El proyecto cuenta con un grupo de diseñadores textiles e industriales que desarrollan una línea de productos inspirados en los realizados por las cooperativas y PyMEs. El resultado son piezas hechas con materiales nobles, de gran calidad y originalidad que se comercializan on line y en su local en Ciudad Vieja.

En NIDO los emprendedores encuentran mucho más que un espacio de comercialización; encuentran un lugar que potencia nuevas ideas, promueve propuestas alternativas y genera redes de contactos. Por eso, sus valores se alinean también con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas - diálogo y paz, respeto por el medio ambiente, impulso de la mano de obra nacional, equidad, inclusión, asociativismo para desarrollar una economía colaborativa e innovación-.


La apuesta de NIDO es clara: garantizar que cuando una persona o una empresa les compra un producto se lleve, además de calidad y diseño, la certeza de que en toda la cadena de valor se cuidó al productor, al medio ambiente y al desarrollo nacional. Mariela está convencida que las empresas que comparten su misma visión de sustentabilidad, como Coca-Cola, eligen NIDO por estos motivos. “Competir con productos a nivel de precio es muy difícil, entonces tenemos que ser una empresa que se destaque en su propuesta de responsabilidad social y en el impacto que genera. La empresa que compre sus regalos empresariales aquí tiene que querer hacer una diferencia” explicó.

Si querés saber más sobre otras iniciativas con impacto social positivo podés visitar esta sección.