“La satisfacción del deber cumplido”, así es como Fernando Meléndez sintetizó su sensación luego de coordinar una iniciativa solidaria que implicó la preparación y donación de 300 viandas diarias, de lunes a sábados, durante todo el mes de abril. El Gerente Comercial del área Entertainment de Radisson Montevideo contó a Journey que el deseo de ayudar en el contexto de emergencia sanitaria comenzó a tomar forma en las reuniones de gerentes, quienes lo designaron para ponerse al frente de la iniciativa que buscó paliar las necesidades de muchas familias de la capital. 

“A partir del 13 de marzo, cuando se dio la noticia de que había ingresado el coronavirus al país, empezamos a sentir el impacto en nuestra actividad y a tomar medidas en función de toda la crisis que se venía en nuestro sector”, explicó Fernando. El hotel no llegó a cerrar, pero sí pasó a minimizar sus operaciones, quedando siempre a disposición de las autoridades gubernamentales por si se hacía necesario alojar a extranjeros varados en Uruguay. En este contexto, entre Fernando y sus compañeros surgió la idea de dar un paso más y tomar la iniciativa: “Teníamos algunas materias primas que nos permitían ayudar a la ciudadanía y, por otra parte, sabemos que tenemos muy buenos proveedores con los que podíamos contar”, explicó. 

Así, el primer paso fue unir fuerzas con otras organizaciones que pudieran hacer llegar la iniciativa solidaria a quienes más la necesitan. Fue así como Fernando generó alianzas con Lucía Lema, Directora Ejecutiva de la Cruz Roja, y con Carlos Varela, alcalde del Municipio B de Montevideo. Lo siguiente fue solicitar apoyo a los proveedores y organizar el armado de las viandas que estuvo a cargo de los propios trabajadores del hotel.

El 1° de abril las ruedas de la maquinaria comenzaron a girar en una de las cocinas del hotel. Entrada la mañana, cada una de las partes involucradas en la iniciativa llegaba al lugar para retirar las viandas y distribuirlas entre la población más vulnerable. 

La Cruz Roja, que había firmado recientemente un convenio con el Ministerio de Desarrollo Social y el Ministerio de Salud Pública para dar soporte en el trabajo con las residencias de adultos mayores, destinó parte de las viandas a los voluntarios que colaboraron con el armado de kits de asepsia e higiene para estos establecimientos, además de distribuir otra cantidad para migrantes en situación de vulnerabilidad y personas en situación de calle. Por su parte, el Municipio B hizo llegar viandas a distintas organizaciones, entre las que se encuentran la Organización Internacional para las Migraciones (OMI), Gurises Unidos y la Fundación Padre Novoa, entre otras. En total, se entregaron unas 300 viandas por día.

Coca-Cola FEMSA Uruguay fue uno de los primeros proveedores en “levantar la mano”, en palabras de Fernando, cuando desde el hotel se solicitó colaboración para desarrollar esta iniciativa. La Compañía donó 1.000 litros de agua Vitale para acompañar las viandas. 

Por su parte, Fernando destacó la satisfacción que le generó encontrar interlocutores que se sumaran a esta propuesta: “El poder decir ‘esto está bien’, me hizo sentir, más allá de lo profesional, satisfecho desde el punto de vista humano”, concluyó.