Más de 3 mil mujeres participaron de Emprendemos Juntas desde 2017. El programa, que se inscribe en el marco de 5by20 el compromiso global de Coca-Cola para acompañar el desarrollo económico de 5 millones de mujeres para fin de este año, se convirtió en pilar fundamental para apuntalar los proyectos y pequeños negocios de las mujeres uruguayas.

Cuando Joaquín Morixe, Director Ejecutivo de Endeavor Uruguay, les dio la bienvenida a las más de 150 emprendedoras congregadas en la Sala Millington-Drake del Teatro Anglo para participar del cierre de la tercera edición de Emprendemos Juntas, habló de la incertidumbre, temor y expectativa que generan el  encarar nuevos desafíos.

Eso que seguramente pasó por la cabeza y corazón de cada una de las mujeres que decidieron en algún momento ser dueñas de su propio destino, fue también lo que sintió Joaquín cuando en 2017 Coca-Cola de Uruguay convocó a Endeavor para lanzar Emprendemos Juntas y alcanzar con el programa a 500 mujeres. El número parecía abrumador, admitió, y el desafío era enorme. Pero los resultados superaron las expectativas.

“Cuando llegamos de una reunión de mentoría de Emprendemos Juntas sentimos ese agradecimiento, esa satisfacción que tienen las emprendedoras, y eso hace que se nos llene el corazón. Es nuestro combustible emocional para seguir creciendo” contó Joaquín a Journey.

El crecimiento del programa fue exponencial: año a año Emprendemos Juntas superó de manera holgada las metas planteadas originalmente: de las mil mujeres que se esperaba alcanzar en esta tercera edición se llegó a 1.800 y a más de 3.000 desde 2017.

El programa se inscribe en el marco de la iniciativa global de Coca-Cola 5by20 que tiene como objetivo acompañar el desarrollo económico de cinco millones de mujeres para fin de este año. En nuestro país, el programa se realiza alianza con Endeavor Uruguay, el Instituto Kolping y el Centro de Promoción por la Dignidad Humana (Ceprodih). Mediante el acceso a cursos de formación en negocios, mentorías individuales y grupales, y la generación de redes de contacto, Emprendemos Juntas busca eliminar los obstáculos más frecuentes a los que se enfrentan las mujeres al momento de emprender.

Joaquín Morixe, Director Ejecutivo de Endeavor Uruguay

En ese camino marcado por el crecimiento constante mucho tuvieron que ver Kolping y el Ceprodih, que se sumaron al programa en 2018. Mientras Kolping fue el encargado de descentralizar el programa y llevarlo al interior del país (en su última edición Emprendemos Juntas estuvo presente en San José, Colonia, Pando, Rivera y Tacuarembó, además de Montevideo), el Ceprodih permitió a su vez acercar la propuesta a mujeres de contextos vulnerables. Su colaboración hizo posible sumar a 265 emprendedoras en esta tercera edición, que de otra manera no habrían podido sumarse.

Tras darle la bienvenida a las emprendedoras, Joaquín invitó Lorena Ponce de León a subir al escenario. La primera dama contó su propia experiencia en tanto emprendedora, habló de sus comienzos como paisajista, compartió con ellas las dificultades, temores e incertidumbres que tuvo que enfrentar como mujer lanzada al emprendedurismo en Uruguay y cómo asumió la dura tarea de balancear el trabajo con la maternidad, un desafío aún mayor para quienes intentan llevar un negocio adelante.

“Siempre hay que pensar para adelante, ver el vaso medio lleno y pensar que podés” recomendó Lorena sobre la base de su experiencia. Y señaló: “Lo importante es poder decir siempre ‘di todo lo que pude en ese momento para que todo salga bien’, proponerse la próxima meta y siempre pensar para adelante. Aprender del pasado, pero no quedarse estancado en ese fracaso o miedo que se tuvo en un momento. No hay que tener miedo de decir ‘no sé’ y salir a preguntar.

Lorena Ponce de León acompañó a las mujeres del programa y contó su propia experiencia en tanto emprendedora.

En esta misma línea, Laura Raffo, reconocida economista y comunicadora, subió luego al escenario y recogió el guante que había dejado Lorena. “Las quiero felicitar y decir que todas las mujeres emprendedoras tienen que tener esa actitud de no dejarse vencer, hay que reafirmar la confianza de una misma”, aseguró.

Y si algo demostraron las participantes de Empendemos Juntas es precisamente perseverancia. Así lo destacó a su vez Sofía Scarone, Líder del Proyecto en Endeavor quien aseguró que esa tenacidad para salir adelante tiene su correlato en resultados concretos y mensurables. Sofía presentó las estadísticas que dejó la tercera edición del programa del que participaron más de 1.800 mujeres y a lo largo del cual se realizaron más de 90 actividades y se impartieron más de 23.000 horas de capacitación.

Sin embargo, los números no alcanzan a reflejar el impacto positivo que el programa tiene en todas sus dimensiones. Por eso fueron ellas, las verdaderas protagonistas de esta iniciativa, las que manera más acabada pudieron transmitir el valor de proyectos de esta naturaleza.

Laura Raffo alentó a las mujeres a seguir por el camino emprendido. 

Iara Acosta, Fabiana Grispino y Rosario Suárez, tres de las participantes de la tercera edición del programa subieron al escenario para contar sus experiencias. Se trató de un momento cargado de emoción en el que las mujeres recordaron sus temores y desafíos y su paso por Emprendemos Juntas. Cada experiencia fue única, como única es cada emprendedora, cada emprendimiento y cada manera de llevarlo adelanto, pero también tienen muchos puntos de contacto y comunes y uno de ellos fue el consenso generalizado de que Emprendemos Juntas, a través de sus herramientas, el apoyo de los mentores y las alianzas alcanzadas entre ellas les permitió dejar el programa sintiéndose más fuertes, confiadas y seguras de sí mismas.

“No me perdí ni una actividad, de todo siempre sacamos algo y aprendemos. Fue muy enriquecedor”, aseguró Fabiana.

El cierre de la jornada despertó sonrisas y aplausos. Entrevistada por la periodista Carina Novarese, la comunicadora, actriz y emprendedora Manuela Da Silveira contó cómo superó los sacudones de la vida. Con humor, recordó el momento de apogeo de su carrera televisiva, su posterior alejamiento de la pantalla, la llegada de la diabetes, la apertura de un emprendimiento, la dura decisión de cerrarlo y la convicción de seguir adelante a pesar de todo. Para Manuela, decir presente en este cierre fue un momento inspirador que se explica por una íntima convicción personal que compartió con todas las mujeres allí presentes: “las emprendedoras somos sanadoras”.

Si querés saber más sobre Emprendemos Juntas podés visitar esta sección.