Esta participante de Emprendemos Juntas, la iniciativa de Coca-Cola de Uruguay que apuesta por el empoderamiento económico de las mujeres del país, no sólo obtuvo la confianza para estar al frente de su negocio sino que es la fuerza motora de su crecimiento y ya se plantea nuevos desafíos.

“El local es mi hogar, es mi casa, es parte de mi vida, mi familia, es todo”. Así sintetizó Liliana Urionaguena el vínculo que mantiene con el emprendimiento que puso en marcha junto a su pareja hace 5 años y que en los últimos dos logró impulsar con el acompañamiento de Emprendemos Juntas.

Liliana fue una de las 1.000 emprendedoras que participaron en 2018 de la segunda edición el programa que lleva adelante la Compañía junto a Endeavor Uruguay, en alianza con el Centro de Promoción por la Dignidad Humana (Ceprodih) y Kolping. En aquella oportunidad formó parte de distintas capacitaciones y cursos de marketing digital, finanzas y administración que le brindaron herramientas fundamentales para hacer crecer su negocio.

En 2019, Liliana accedió al programa de mentorías (tanto grupales como individuales) que permiten realizar un seguimiento y diagnóstico más personalizado y el  diseño, junto a expertos de distintas áreas, de estrategias puntuales para cada emprendimiento en particular.

Así fue como pudo desarrollar por primera vez de un plan de negocio y acceder a nuevas herramientas de recursos humanos, liderazgo, gestión financiera, marketing y ventas, que se revelaron esenciales para seguir potenciando su proveeduría “Lo de Liliana”, tal como la rebautizaron sus vecinos y habituales clientes.

El almacén comenzó a crecer. Y este crecimiento se dio a la par de la transformación que Liliana asumió como emprendedora. En sus comienzos participaba en casi todas las áreas del negocio: atención al público, administración, contabilidad y limpieza. Pero a partir de su experiencia en Emprendemos Juntas y la expansión del negocio, Liliana pudo dar el salto hacia un nuevo rol, el de dirección. Lo que inicialmente había nacido como una forma de ganarse la vida se convirtió en poco tiempo en una generadora de nuevos puestos de trabajo: Liliana se encuentra ahora al frente de un negocio que ya cuenta con dos empleados, que trabajan codo a codo con ella todos los días.


“El proceso de convertirse en ‘patrona’ no es fácil”, admitió Liliana a Journey. “El grupo que hicimos con Endeavor me ha ayudado mucho porque te capacita y te da un empuje y una confianza que de repente una a veces no tiene. Y te enseña a delegar, que es algo que a mí me costó mucho”, aseguró.

Consciente de su nuevo rol enfocado en la supervisión, Liliana aseguró sentirse con mayor confianza como comerciante y ya se planteó nuevos objetivos, entre los que incluye la ampliación de su almacén. 

“Siento que crecí y estoy tratando de que esto siga creciendo y llegar a ser una buena líder”, consideró acerca de la experiencia que le dejaron los talleres y mentorías de los que participó. “Aparte de buscar nuevas formas de vender y nuevos productos que me dieran mayor margen, te enseñan a no encasillarte, a ir buscando qué es lo que más le sirve al comercio y lo que la gente necesita”, contó.

Mientras espera a su segunda hija y atraviesa “el empuje al crecimiento” que le brindó Emprendemos Juntas, Liliana sabe que si bien hay nuevos desafíos que asumir en el horizonte, hoy siente más preparada que antes y capaz de reconocer las satisfacciones que le reporta su trabajo. “Los momentos más lindos es cuando ves que tu equipo fluye. Que tu equipo está contento con lo que hace. Que tenés buenos resultados. Eso es lo más gratificante”, aseguró.

Emprendemos Juntas, el programa que Coca-Cola lleva adelante en el país desde 2017, se inscribe en el marco de 5by20, la iniciativa a nivel global con la que la Compañía se planteó el desafío de capacitar a 5 millones de mujeres para el año 2020. En Uruguay, más de 3.300 mujeres participaron de las tres ediciones de Emprendemos Juntas, 1.800 de ellas en el último año.

Si querés saber sobre Emprendemos Juntas podés visitar esta sección.