Creada en el seno de Ceprodih, flamante socio de Endeavor Uruguay y Coca-Cola en Emprendemos Juntas, Halo potencia los sueños de emprendedoras en situación de alta vulnerabilidad y logra un doble impacto positivo: social y medioambiental.

Con un diseño realmente atractivo, terminaciones impecables, lonas de distintos colores y hasta partes transparentes nadie dudaría en asegurar que el de Halo es un lindo portacosméticos. Como muchos otros quizás en algunos aspectos, pero muy distinto y único a la vez. Es que a diferencia de los que pueden ser fabricados a escala industrial, el de Halo es en realidad una mamushka, esa clásica y colorida muñeca rusa que en su interior contiene muchas otras muñecas igual de bellas. Los productos de Halo son mamushkas que en su interior contienen las historias de decenas de mujeres emprendedoras.

Halo es una marca desarrollada en el seno del Centro de Promoción por la Dignidad Humana (Ceprodih), una organización que trabaja con mujeres en situación de alta vulnerabilidad y que apuesta a favorecer su inclusión económica y laboral.

En 2012, en el marco del programa “Oportunidad” de Ceprodih, nació Halo, una empresa que apuesta a convertirse en un puente entre las grandes empresas y las mujeres que llegan a Ceprodih con la decisión de hacer crecer sus emprendimientos o incluso desarrollar aquello que es todavía apenas una idea.

Abrirse camino en el mundo emprendedor

Con tres hijos de menos de 4 años, a Alejandra Soto y su familia los golpeó con dureza la crisis de 2002. Sin trabajo ni perspectivas de conseguir uno en el corto plazo, Alejandra entendió que iba a tener que abrirse paso por ella misma, y el camino para hacerlo era el emprendedurismo. De a poco armó un taller de costura. Pero al negocio no le iba bien y no era rentable.

Buscando ayuda para cimentar su emprendimiento llegó a Ceprodih, donde le ayudaron a dar forma a su idea y le enseñaron a entender el punto de quiebre entre costos y precios, a diseñar proyectos de financiación y a desarrollar estrategias de ventas. A partir de ese momento su taller ganó solidez; sin embargo, encontrar clientes seguía siendo su faceta más débil.

En esta parte de la historia es donde entra Halo, como nexo entre los grandes clientes y las emprendedoras. Halo recibe pedidos de distintas empresas, desarrolla el diseño a partir de los requerimientos de los clientes y a partir de ahí se contacta con las emprendedoras para la producción. Las mujeres van al taller de Halo, se interiorizan con el diseño del producto y practican su producción hasta que la docente considera que el resultado final es el adecuado. Es entonces cuando la emprendedora vuelve a su casa con los materiales necesarios para producir la cantidad que le es encomendada. Una vez producidos vuelve con ellos a Halo, que le paga por la producción y la marca la vende finalmente a la empresa que la encargó.

De esta manera Ceprodih no sólo ofrece a las mujeres capacitación y guía en su camino emprendedor, sino también las acerca a grandes empresas a las que probablemente nunca podrían sumar por sí solas a su cartera de clientes.

Los productos de Halo tienen un doble atractivo para las empresas social y medioambientalmente responsables. Es que sus productos, además de impactar positivamente en la situación de decenas de emprendedoras de contextos vulnerables, también son amigables con el medio ambiente. La materia prima de todos sus productos proviene en gran medida de lonas de banners y publicidades de la vía pública que las empresas donan a Halo y que son reutilizados en la producción.

Este doble impacto positivo llevó a grandes empresas, como Montevideo Refrescos, embotellador del sistema Coca-Cola en Uruguay, a sumar a Halo entre sus proveedores a la hora de realizar regalos empresariales.

Un socio para potenciar el alcance del Ceprodih

En el camino de acompañar a las emprendedoras, Ceprodih encontró un socio clave, Coca-Cola. La Compañía sumó este año a esa organización a la segunda edición de Emprendemos Juntas, el programa de Coca-Cola y Endeavor Uruguay que apuesta a empoderar económicamente a unas 500 mujeres a través de mentorías grupales e individuales, talleres y capacitación.

Emprendemos Juntas se inscribe en el marco la iniciativa global de Coca-Cola, 5by20, que tiene como objetivo empoderar a 5 millones de mujeres para el año 2020. En 2017, la primera edición de Emprendemos Juntas superó la meta planteada inicialmente e impacto se impactó positivamente en casi 700 emprendedoras uruguayas.

La alianza entre Ceprodih, Endeavor Uruguay y Coca-Cola promete generar muchos más casos de éxito como el de Alejandra quien hoy, sentada detrás de su máquina de coser en el pequeño taller que montó en su casa sueña, aunque ahora con herramientas más concretas y sólidas que antes, con poder convertirse en diseñadora textil.

Si querés saber más sobre la alianza entre Coca-Cola y Ceprodih podés leer esta nota.