El programa Emprendemos Juntas llega a nuevos rincones del país para apoyar a las mujeres en el desarrollo de sus emprendimientos. En su tercera edición, y con el aporte de Kolping, la iniciativa desembarcó en Pando, departamento de Canelones, donde casi medio centenar de mujeres asisten a distintos talleres para potenciar sus negocios.

Una fuerte apuesta, mucho entusiasmo y una potente red de empoderamiento: estas son las claves del programa Emprendemos Juntas, que crece año a año en Uruguay y avanza en su objetivo de capacitar a mujeres emprendedoras. En su tercera edición, luego de alcanzar a más de 1.600 emprendedoras en 2017 y 2018, la iniciativa llegó por primera vez a la ciudad de Pando, en el departamento de Canelones.

Este año, el programa impulsado por la Fundación Coca-Cola y Endeavor Uruguay salió de la capital del país con el apoyo Kolping, un socio estratégico. “Sabemos que hay varios ejes productivos en el departamento de Canelones, donde existe un potencial muy grande de emprendedoras que necesitan apoyo. Además, es el segundo departamento en población del país”, explicó a Journey Álvaro Ahunchain, Director Académico de Kolping.

El entusiasmo y energía inundaron el salón de la Dirección de Desarrollo Humano de Pando, hasta donde unas cincuenta mujeres se acercaron para participar del taller “Competencias transversales”. La docente Marisol García las esperó con una propuesta distinta: cada una de ellas recibió al llegar un globo y un alfiler. Luego de presentarse, Marisol les pidió que lo inflaran y les planteó un desafío para nada sencillo y también muy simbólico: debían evitar que se lo pincharan y mantener al mismo tiempo el globo inflado. Diez minutos más tarde, apenas 10 mujeres mantenían su globo intacto.

Marisol explicó que este juego, aparentemente trivial, en realidad representa de la manera más acabada lo que muchas emprendedoras sienten cuando se lanzan al mercado: que el resto pincha sus sueños por tener mejores herramientas para la venta. “El taller busca ayudar a las mujeres emprendedoras a que se empoderen, a que confíen en ellas, pero no solamente a nivel personal, sino también a confiar en nuestro género. Queremos ayudarlas a que se conozcan y a que se animen a acercarse a unas y otras para que así puedan crear redes de sostén”, explicó a Journey.

Carmen Sánchez, una de las emprendedoras que participó del taller, teje desde que era una niña. Su abuela le insistía para que aprendiera y recuerda que siempre le decía: “Tejer para traer el pan al hogar”. Aquellas sabias palabras fueron el presagio del pequeño negocio que muchos años más tarde le permitiría sostener a su familia. Cuando se enteró de que Emprendemos Juntas llegaría a Pando supo de inmediato que era una buena oportunidad de impulsar sus sueños más allá: “Hice muchos cursos, me gusta estar actualizada y capacitarme cada vez más. Me uní al programa porque comprendo que sola el emprendimiento no crece. Siempre hay que estar en contacto para poder aprender y saber más. Emprendemos Juntas muestra que nosotras podemos”.

El sueño de Carmen es que Coquetas, su marca de tejidos que hoy vende desde su hogar, llegue a los shoppings para realzar el valor de lo artesanal. Ese es el camino en el que pone toda su confianza y empeño.

El taller de Marisol fue uno de los cinco incluidos en el cronograma de Emprendemos Juntas en Pando, entre los que se incluyen también capacitaciones sobre estrategia comercial y marketing digital, entre otros temas.

Las capacitaciones del programa se inscriben en el marco de la iniciativa global 5by20, con la que la Compañía Coca-Cola se propone capacitar a cinco millones de mujeres para 2020. La iniciativa se centra en eliminar los obstáculos más frecuentes a los que se enfrentan las mujeres, mediante el acceso a cursos de formación en negocios, servicios financieros y conexiones con mentores.