Coca-Cola Uruguay ya puso en marcha el programa “Estemos Abiertos”, ayuda a 300 pequeños almacenes, que representan el 75% de los 27.000 clientes de la Compañía en el país. Además, esta iniciativa también alcanza a 100 emprendedores de contextos vulnerables que fueron afectados por la pandemia, y que buscan salir adelante.

La actitud de Camilo Retamoza y Micaela Martínez hace honor al nombre de su almacén: “Garantida”. Allí, en medio de la incertidumbre los vecinos encuentran certeza, seguridad; la garantía de estar en un conocido, confiable y cercano. Cuando la emergencia sanitaria por la pandemia de Covid-19 llevó a los uruguayos a quedarse en casa y a extremar los cuidados, la pareja decidió mantener abiertas las puertas de su negocio en el barrio Goes, en Montevideo.

Su compromiso con la comunidad fue recompensado cuando en agosto pasado recibieron la invitación a formar parte de Estemos Abiertos, el programa de Coca-Cola Uruguay que busca acompañar a  pequeños comerciantes del canal de venta tradicional -almacenes y quioscos- en su recuperación económica tras la crisis sanitaria, económica y social causada por la pandemia.  En alianza con Endeavor Uruguay y el Centro de Almaceneros Minoristas, Baristas, Autoservicistas y Afines del Uruguay (Cambadu), la iniciativa llegará a 300 almaceneros de Montevideo, y de la mano del Centro de Promoción Por la Dignidad Humana (Ceprodih) y el Instituto Kolping alcanzará a 100 pequeños comercios de sectores vulnerables de otras zonas del país.

A metros del Hospital Español, centro de salud designado para atender los casos de Covid-19, “Garantida” abrió sus puertas hace cinco años como un puesto de frutas y verduras. De a poco, la pareja lo hizo crecer y se ganó a la clientela del barrio. Cuando comenzó la alarma sanitaria, la pareja pensó en cerrar pero primó su compromiso con la comunidad, sobre todo con los adultos mayores que necesitaban un servicio personalizado y a domicilio. "Decidimos enfrentar la realidad y tomamos las medidas necesarias como el uso de alcohol en gel y el tapabocas, pero al principio fue muy estresante", cuenta Micaela a Journey. La valiente decisión de mantener las puertas abiertas durante los meses más difíciles de la emergencia sanitaria afianzó el vínculo con los vecinos, que hoy visitan el local con medidas de protección. 

El 1º de setiembre y luego de meses de lidiar con el desafío de adaptarse a una nueva realidad, Micaela y Camilo tuvieron varios motivos para celebrar de la mano de “Estemos Abiertos”: recibieron de manera gratuita un kit con insumos de protección, un voucher para renovar la cartelería y una bicicleta para repartos. Ambos esperan además el inicio de las capacitaciones virtuales que incluye la iniciativa, que los ayudarán a mejorar la gestión de su negocio. “Cuando nos llamaron para decirnos que íbamos a recibir este kit nos pusimos muy contentos. Ahora vamos a poder hacer entregas más rápido con la bici y cumplir mejor con los clientes”, contó entusiasmada Micaela.

“Estemos Abiertos” forma parte de la plataforma regional Juntos Salimos Adelante, con la que la Compañía, en alianza de distintos organismos públicos y privados, apoya la recuperación económica de pequeños negocios que son el principal sostén de miles de familias.

Es el caso de "Viejo Almacén", un pintoresco comercio en el corazón del barrio Malvín. Sus dueños, Daniel Mercant y Lourdes Olivera, están al frente del negocio desde hace más de cuatro años y cuentan con la ayuda de su hija mayor. "Este emprendimiento para nosotros es todo, somos una familia que dependemos de esto", explica Daniel.

Al ingresar al local se respira un ambiente familiar, que incluso se refleja en las fotos, recuerdos y objetos que decoran las paredes. Los clientes suelen quedarse un ratito repasando los detalles entre las góndolas, y algunos descubren a Daniel corriendo la Vuelta Ciclista años atrás. "Está muy bueno el kit. El uso de la mampara, el barbijo, la desinfección de manos y pies ayuda mucho al ingreso de gente", asegura Daniel.

Mejor en bici 

En Uruguay, el 75% de nuestros 27.000 clientes son pequeños comercios de barrio como el de Lourdes y Daniel, que representan el principal ingreso familiar. Para acompañar a los vecinos durante los meses más difíciles de la pandemia, muchos de estos comercios comenzaron a ofrecer entregas a domicilio para evitarles desplazamientos innecesarios.

"Fueron momentos difíciles porque la gente no venía mucho, tuvimos que implementar el delivery (...). Con los clientes se creó un vínculo muy importante", explica por su parte Fernando Conde, dueño del almacén G&F de Paso Molino, que desde abril de este año optó por sumar el servicio de entregas a domicilio para adaptarse a la nueva realidad.

“Cuando nos avisaron que recibiríamos el kit fue muy importante para nosotros porque hay pila de cosas que no teníamos", cuenta, mientras le entrega los elementos de seguridad vial a Guillermo, repartidor del almacén y quien estrenó la bicicleta de “Estemos Abiertos” con el primer pedido del día.


“Garantida”, “El Viejo Almacén” y “G&F” son tres de los miles de pequeños comercios que integran nuestra extensa cadena de valor en el país, que emplea a más de 13.400 personas de manera directa e indirecta e incluye, entre otros, a choferes, operarios, repositores y almaceneros.

Con Estemos Abiertos buscamos acompañar el desarrollo de las personas y comunidades que forman parte de la cadena de valor, un eslabón fundamental para que puedas disfrutar de tus bebidas favoritas en cada momento y lugar.

Si querés sabés más sobre Estemos Abiertos podés visitar esta sección.