La pandemia de coronavirus Covid-19 dejó al descubierto necesidades largamente postergadas en todo el mundo. Uruguay no fue la excepción, y el pequeño pueblo sanducero de Porvenir menos aún. Pero Porvenir se convirtió también en el ejemplo más palpable de cómo la articulación entre las comunidades, el sector privado, las organizaciones de la sociedad civil y los organismos públicos pueden brindar una respuesta a esas mismas necesidades.

En la nublada tarde del 24 de julio pasado el largo camino que había emprendido meses antes Lilián Olivera, una de las vecinas de Porvenir a la que todos en el pueblo conocen como Mary, llegó a su fin. Mary se había puesto al frente de la cruzada por conseguir una ambulancia para la policlínica del pueblo, la que finalmente llegó de las manos del presidente Luis Lacalle Pou y gracias al trabajo conjunto emprendido por Coca-Cola Uruguay y el Programa de las Naciones Unidas de Desarrollo (PNUD).

“Coca-Cola y PNUD vienen trabajando desde hace más de 15 años a nivel global en varias iniciativas”, explicó a Journey Stefan Liller, representante del PNUD en Uruguay, y agregó: “Ahora, en respuesta al coronavirus, se han hecho varias acciones en países alrededor del mundo. Aquí se dio la oportunidad, en conversaciones entre Coca-Cola y PNUD, de ayudar a facilitar una donación por parte de Coca-Cola para la compra de insumos y equipos para apoyar la respuesta del gobierno ante el coronavirus”.

Durante el acto de entrega, el presidente Lacalle Pou señaló que esta contribución "puede parecer chica para el mundo, pero es grande para Porvenir". "Hay un esfuerzo del Estado, del sector privado y de un organismo internacional, que hicieron las cosas rápido para conseguirla” dijo el mandatario y advirtió que “un pueblo crece cuando cada uno se hace responsable de que la comunidad esté bien”.

Por su parte Silvina Bianco, directora de Asuntos Públicos, Comunicaciones y Sustentabilidad de Coca-Cola aseguró que “esta acción forma parte de una serie de iniciativas solidarias a través de las cuales Coca-Cola, en alianza con el sector público y organizaciones sociales, se comprometió e involucró, contribuyendo con insumos médicos, productos y recursos con el fin de apoyar a los trabajadores de la salud y a los sectores más vulnerables de la sociedad. Ante una realidad tan compleja como la actual, nos sumamos al esfuerzo colectivo que miles de personas, voluntarios y organizaciones están haciendo para enfrentar la pandemia.


Stefan, quien participó del acto de entrega de la ambulancia en Porvenir, una de las tres que se donaron a la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE) equipadas con cardio desfibriladores, electrocardiógrafos y respiradores, aseguró además que “fue súper emocionante ver a todas las personas, a todo el pueblo, la movilización de la comunidad para poder tener una ambulancia acá”, al tiempo que valoró el esfuerzo y la participación de todas las partes para que esta iniciativa se concretara. 

El impacto de esta clase de acciones en comunidades como la de Porvenir se siente con especial energía. Tal es así que una vez finalizado que el acto de entrega, cuando la comitiva presidencial ya había partido y las cámaras se habían apagado, Mary, la verdadera protagonista de esta historia seguía recibiendo saludos y felicitaciones de sus vecinos que la buscaban con la misma emoción que minutos antes habían intentado acercarse a Lacalle Pou. El brillo en su mirada dejaba adivinar la sonrisa que se escondía bajo el barbijo. “Hoy me siento completa al tener la ambulancia acá en nuestro pueblo, porque sabemos que es para nuestro pueblo, para su zona y para beneficiar a todo aquel que lo necesite”, sintetizó Mary y dio cuenta, quizás sin quererlo, del impacto que generó el sueño que alguna vez tuvo y para el cual logró involucrar a sus vecinos, el PNUD, a la ASSE, Coca-Cola y hasta al presidente de la república.