Carne de lomo bien tierna, queso mozzarella derretido, fetas de jamón, panceta dorada, rodajas de tomate, hojas de lechuga, huevo hervido o a la plancha y todos los ingredientes que puedan entrar entre dos suaves panes conforman un chivito, el plato 100% uruguayo. Más de 15 mil personas degustaron una de sus comidas favoritas durante la primera edición del “Chivito Weekend”, que se realizó entre el 18 y el 20 de mayo en 61 bares y restaurantes de Montevideo y que contó con el auspicio de Coca-Cola.

Durante tres días, los uruguayos se deleitaron con este plato típico y, al mismo tiempo, participaron de un sorteo para ganar un viaje a Rusia y seguir a la Celeste en el Mundial.



“Más de 15 mil personas participaron de esta primera edición del Chivito Weekend. La verdad es que el evento superó todas nuestras expectativas” aseguró a Journey Federico Barletta, Jefe de Trade Marketing de Montevideo Refrescos, embotelladora de Coca-Cola en Uruguay. Y consideró: “Este año se cumplen 75 años desde la llegada de Coca-Cola a Uruguay. Desde entonces Coca-Cola siempre ha acompañado las comidas de todos los uruguayos. ¿Cómo no iba a estar al lado de una de las comidas más típicas del país?”.

La historia de este plato se remonta a la década del ´40, cuando una clienta argentina pidió un sándwich de chivo en un restaurante de Punta del Este: el dueño del local, como no tenía esa carne, cortó un trozo fino de lomo, la puso entre dos panes y le agregó varios ingredientes que tenía a mano. Desde entonces, el chivito se convirtió en el plato casual más elegido por los uruguayos.