Ese viernes, a las ocho de la mañana, Laura Peña Aquino levantó las persianas de su comercio en el barrio Cordón para dar inicio a una jornada de trabajo fuera de lo común. Rodeada de luces, cámaras, maquilladoras, vestuaristas y todo el equipo de filmación, Laura vivía entre expectante y alegre el primer rodaje al que asistía y del que, además, sería protagonista.

Es que en el marco de la celebración por los 75 años de Coca-Cola en Uruguay la Compañía se propuso homenajear de una manera muy particular a todos quienes a lo largo de ese tiempo ayudaron a construir la historia grande de la empresa en el país. Y para ello se decidió mostrar precisamente a quienes forman parte de su cadena de valor. Laura, comerciante y una de las beneficiarias del programa Emprendemos Juntas, fue la elegida entre cientos de mujeres para representar a las miles de personas que día a día, con su trabajo y esfuerzo, hacen que Coca-Cola tenga un fuerte impacto positivo en las comunidades en donde opera.

“Fue muy divertido, pensé que iba a estar muy nerviosa, pero el grupo era tan lindo que me sentí muy cómoda” aseguró Laura a Journey esa noche, ya en su casa, después de un día cargado de emociones. Su hijo de 13 años había faltado a clases para, desde el backstage, ver a su mamá convertirse en la cara de miles de trabajadores uruguayos. “Después del rodaje me preguntó: ‘¿Mamá te das cuenta de lo que hiciste?’ Pero le dije que hasta que no lo vea en la pantalla no me parece real” contó.

Para Laura la decisión de Coca-Cola de que “una comerciante de verdad” fuera el protagonista de su campaña “es un reconocimiento al trabajo diario y al esfuerzo que implica llevar adelante todos los días un negocio propio”.

En la misma línea se pronunció Verónica Gené, Gerente de Asuntos Corporativos de Coca-Cola FEMSA Uruguay. “Para que cada una de nuestras bebidas llegue al consumidor se requiere de un montón de actores en la cadena de valor y ellos son igual de protagonistas que los productos” explicó Verónica a Journey.


Una fuerte apuesta por las personas

La elección de Laura no fue al azar. Coca-Cola decidió mostrar el rostro de una verdadera emprendedora. Hace tres años Laura quiso cumplirle a su madre el sueño de tener un almacén propio. Así fue como después de 10 años de ser ama de casa y dedicarse a la crianza y cuidado de su hijo, en una charla casual, mates de por medio, le propuso a su madre dejar de soñar y ponerse a trabajar en serio para que entre las dos pudieran iniciar este emprendimiento.

“Al principio fue abrumador” confesó. Llegaban muchas cajas y facturas a su nombre, el teléfono no dejaba de sonar y se encontró de pronto frente a la responsabilidad de tomar decisiones que podían incidir en el éxito o fracaso de su negocio.

En medio de ese aluvión de exigencias, Laura encontró en los proveedores de la Compañía un faro: hoy no duda en asegurar que el respaldo de Coca-Cola en la primera y decisiva etapa del emprendimiento fue clave. Los vendedores de la Compañía, explicó, le brindaron asesoramiento sobre los productos, cómo distribuirlos en el espacio y estuvieron siempre muy bien predispuestos a resolver todas sus dudas y consultas.


Un año más tarde ese lazo se fortaleció todavía más cuando le propusieron sumarse a Emprendemos Juntas, el programa de Coca-Cola y Endeavor Uruguay que apuesta a fortalecer el empoderamiento económico de las mujeres. Laura no lo dudó y se inscribió de inmediato. Para entonces ya se sentía más fuerte, notaba el cambio positivo que el estar al frente del autoservice había generado también en el seno de su propia familia y quería seguir creciendo.

Emprendemos Juntas le permitió participar de talleres, capacitaciones y mentorías tanto grupales como individuales, además de estrechar vínculos con otras emprendedoras que deben enfrentar los mismos desafíos y dificultades que ella. En ese espacio sintió que podía contar su historia, sus miedos e inseguridades y que otras mujeres la comprenderían. Para Laura, Emprendemos Juntas fue la demostración que a la Compañía le interesa tanto los vínculos comerciales como la apuesta por el desarrollo de las personas que hay detrás de sus clientes.

Fueron su capacidad de trabajo y su voluntad de superación demostradas en Emprendemos Juntas, las características que determinaron su elección como protagonista del spot #CreamosJuntos. Para Laura es un reconocimiento y un sueño del que todavía no despierta. Para Coca-Cola es una forma de agradecer, a través de ella, a todos quienes forman parte de su cadena de valor desde hace 75 años.

Si querés saber más sobre la historia de Coca-Cola en estos 75 años podés visitar esta sección.