La lucha por la igualdad entre mujeres y hombres involucra y beneficia a todos. Esa fue la premisa que guió a Magdalena Giuria cuando fundó Brava, una agencia de talentos femeninos. Como ella, la Compañía Coca-Cola redobla su compromiso para seguir potenciando la fuerza transformadora de las mujeres.

"Me di cuenta de grande que ser mujer era un desafío adicional", asegura Magdalena Giuria, directora de Ithaka y cofundadora de Brava, la agencia de talentos femeninos -como se definen- que creó en 2016 junto a su socia Macarena Botta para aportar al cierre de la brecha de género e impulsar a las mujeres a ser más visibles y desarrollar al máximo su potencial. Nunca es tarde para "ponerse los lentes de género", como llama Magdalena al hecho de ver al mundo desde esa perspectiva, entendiendo las desigualdades e inequidades que existen.

Lejos de desanimarse por la situación, Magdalena tiene una visión optimista del tema. "Hoy veo un montón de oportunidades para cambiar y cerrar la brecha", cuenta sobre el trabajo de consultoría y asesoría orientados a minimizar la desigualdad de género que Brava realiza en diferentes sectores como organismos internacionales, gobiernos, empresas y academia.


 

Con el firme objetivo de luchar contra la inequidad de género, esta experta en emprendedurismo se dedica a calar hondo en la superación de más de 500 mujeres que participan de las capacitaciones y mentorías. "Soy resultadista, me gusta inspirar, pero lo que más me llena es ver los cambios en estas mujeres", cuenta Magdalena. Así las ayuda a renovar su autoconfianza, conectar con sus fortalezas, crear lazos con sus pares y sumar herramientas concretas para aplicar en su entorno.

Brava busca abrir espacios para que las mujeres piensen estratégicamente, y propone una metodología para que cada una diseñe la vida que quiere tener. A través de encuentros virtuales que requieren inscripción previa, las mentoras ayudan a que cada participante establezca sus metas y brinda herramientas para alcanzarlas, teniendo en cuenta los desafíos que se presentan a nivel personal y profesional.

Emprender y liderar para una mujer

La escasez de redes de negocio, la falta de tiempo para dedicarle al proyecto debido a las tareas hogareñas, el difícil acceso a fuentes de financiamiento y la falta de apoyo en el trabajo no remunerado son, según Magdalena, las cuatro dificultades complementarias que tiene una mujer a la hora de enfrentarse a la desafiante tarea de emprender. "Lo que ocurre muchas veces es que el emprendimiento de la mujer parece un pasatiempo a los ojos de los demás, lo que genera falta de contención y apoyo", asegura la mentora y advierte sobre la necesidad de crear políticas públicas específicas para apoyarlas, más aún luego de la pandemia por Covid-19 donde las desigualdades se acentuaron.


En la misma sintonía, Coca-Cola Uruguay acompaña el desarrollo de las mujeres con la convicción de que su capacidad transformadora es el motor de la recuperación. Tal fue el impulso del programa Emprendemos Juntas, del que participaron más de 5.000 mujeres uruguayas en los últimos cuatro años y que les permitió impulsar sus emprendimientos a través de programas de formación, mentorías y acceso a redes de conexión.

Con el mismo espíritu por crear un mundo mejor, Magdalena promueve el liderazgo femenino, sacando a la luz esa fuerza única e innovadora propia de la mujer. "La diversidad suma y el liderazgo femenino aporta justamente desde su conexión con ser mujer, sin imitar rasgos que alguna vez nos dijeron que eran de líder", explica. Y es que este liderazgo femenino aplicado a los negocios, a la economía de un país, a las familias y a las comunidades en general, es el que está transformando el mundo para un mejor futuro compartido.

"Brava en mi forma de lucha", concluye orgullosa Magdalena.

Si querés saber más sobre Emprendemos Juntas podés leer esta nota.