Luego de participar de tres ediciones del programa, lo que parecía ser un pasatiempo terminó siendo su propia empresa dedicada a los chocolates artesanales: creó una línea gourmet inspirada en los grandes chocolatiers del mundo y triplicó sus ventas desde el inicio de la pandemia.

“Mi emprendimiento me salvó de muchas cosas”, confía Andrea Lorenzo mientras recuerda sus inicios como emprendedora. "Tenía que empezar a hacer algo por mí y estar bien para mi familia" pensó y así fue como comenzó su maridaje con el chocolate, un vínculo casi terapéutico. 

Entre espátulas, moldes y termómetros, Andrea puso todo su amor y empeño en un proyecto que la sacara adelante: tabletas, huevos de pascuas, bombones. "Cuando empecé a elaborar para vender a conocidos, me di cuenta que me sentía plena, con ganas: me sentía bien", cuenta a Journey la sommelier de chocolates, que a partir de ese momento decidió capacitarse y emprender su propio negocio, que, como no podía ser de otra manera, lleva la palabra “amor” en su nombre: “Chocolates with love”.

Aunque nunca dejó de trabajar por las noches como archivista en el Sanatorio Canzani, supo que tenía que hacerse el tiempo necesario para capacitarse si quería que su proyecto creciese y tomara nuevos rumbos. Y fue precisamente allí cuando conoció el programa “Emprendemos Juntas”, una iniciativa desarrollada por Coca-Cola Uruguay y Endeavor, que se extendió al interior del país y a mujeres de distintos contextos socioeconómicos tras sumar como aliados al Instituto Kolping y al Centro de Promoción por la Dignidad Humana (Ceprodih), y cuyo objetivo central fue acompañar y potenciar el crecimiento de proyectos liderados por mujeres en base a capacitaciones y mentorías tanto grupales como individuales.

A lo largo de los últimos tres años más de 3.500 mujeres participaron del programa y este año, en el marco de la pandemia, se sumó una cuarta instancia de forma virtual, que estableció una red de contactos entre emprendedoras para capacitarlas de forma gratuita y ayudarlas a sobrellevar los nuevos desafíos. 

"En Emprendemos Juntas aprendí todo. Es lo que precisaba para que mi emprendimiento y yo saliéramos adelante", cuenta Andrea, que participó en las tres primeras ediciones del programa y que en 2020 logró formalizar su empresa. 

Emprendemos Juntas” se enmarca en la iniciativa global 5by20, un compromiso por el que la Compañía Coca-Cola se planteó el desafío de acompañar el crecimiento y desarrollo económico de cinco millones de mujeres para fines de 2020.

Chocolates que inspiran y motivan

Inspirándose en grandes chocolatiers del mundo, Andrea estableció sinergias con otras emprendedoras gastronómicas, y logró crear su línea gourmet de bombones pintados a mano, con rellenos originales como licor de tannat, limoncello o cerveza belga; además, tiene una línea de productos aptos para diabéticos, veganos e intolerantes a la lactosa. 

Y si bien la llegada de la pandemia generó grandes problemas para la mayoría de los sectores productivos del país, varios emprendimientos lograron reinventarse y salir adelante durante la difícil coyuntura. Apoyándose en las redes sociales como difusión y el delivery como forma de entrega, “Chocolates with love” triplicó sus ventas a partir del mes de marzo: "Durante la pandemia el emprendimiento explotó, la gente precisaba endulzar un momento lleno de mala noticias".

Este boom por el cacao hizo que Andrea empleara a cuatro personas para hacer las entregas. "Pasé de vender solo en campañas específicas a vender todos los días del mes", cuenta. Y es así que Andrea, motivada por su familia y confiando en su trabajo, logró hacer de este hobby una profesión llena de amor.

Las ganas de esta emprendedora siempre fueron el motor de su crecimiento, las mismas que la motivaron a participar de todos los talleres, cursos y mentorías que estuvieron a su alcance. Y eso es lo que busca transmitir a las nuevas emprendedoras: "Lo primero que les pregunto cuando me consultan es qué están haciendo por su emprendimiento, y les aconsejo que participen de todos los talleres de Emprendemos Juntas, aunque les parezca que alguno no es para ellas, en algo les va a sumar", cuenta Andrea entusiasmada.

"Emprendemos Juntas te ayuda sin pedirte nada a cambio, y eso te hace crecer", concluye la chocolatier, que aprovecha la visita de Journey para estrenar el delantal y el tapabocas personalizado con su marca y hecho por dos amigas que participaron del programa con ella. 

Si querés conocer más historias de Emprendemos Juntas podés visitar esta sección.