"Impulsar un cambio en los hábitos de consumo en el rubro de los festejos. Eso fue lo que inspiró mi proyecto", cuenta Ana Cardozo, que desde 2018 lleva adelante “Recumple”, un emprendimiento social que comenzó como un marketplace -un espacio online para vender y anunciar artículos- con objetos de segunda mano de decoración de fiestas. 

En la plataforma, las personas publican aquellos objetos decorativos que sobraron o que quedaron en buen estado luego del festejo de cumpleaños. El objetivo de “Recumple” es que esos elementos sigan circulando y no se conviertan en desechos. “Tengo un salón de fiestas, y cada vez que terminaba un cumpleaños sentía que quedaba el salón lleno de basura que en realidad no lo era", aseguró Ana a Journey. 

Sin embargo, la llegada de la pandemia afectó directamente al rubro de los festejos, debido a la necesidad de mantener la distancia física. Los números no cerraban para Ana, que además es contadora de profesión. Fue así como “Recumple” se reinventó: lanzó una línea de decoración y juegos sostenibles, y comenzó a organizar ferias de economía circular. 

“La idea de las ferias surge de la necesidad de muchas de las familias que forman parte del marketplace y que tienen otros artículos second hand para vender que no están relacionados a la decoración de fiestas, o incluso productos nuevos que ellos mismo hacen, como ropa, juguetes, plantas, manualidades y hasta bolsitos hechos con telas recicladas”, explica la contadora, especializada en economía solidaria. 

Está claro que esta Navidad será distinta a cualquier otra luego de un año marcado por muchos cambios. Eso también motivó a Ana a darle un giro creativo a las ferias, y organizar jornadas especiales enfocadas en ofrecer soluciones para regalar, bajo una premisa clara y concisa: “Circulá lo que no usás”. 

“Recumple” organizó dos ferias navideñas durante diciembre 

De esta forma, las ferias de “Recumple” tuvieron dos ediciones especiales de Navidad, como forma de estimular hábitos de consumo responsable en una época en la que las compras aumentan de manera considerable. 

“Para que el cambio de hábito ocurra tiene que haber opciones más sustentables en el mercado y facilitar su acceso”, explica Ana, y enfatiza en la importancia que estos espacios significan para el cuidado del ambiente.

Durante los dos días de feria circularon más de 450 artículos, se armaron 30 stands y cientos de personas ingresaron bajo estrictos protocolos sanitarios. “La feria funcionó de maravilla, quedamos muy contentos con el apoyo de los vecinos y del público que vino desde más lejos, además hicimos entregas a domicilio para incrementar las ventas”, describió Ana sobre los dos días de evento que se llevaron a cabo en el corazón del barrio Pocitos.

Es que apostar por reutilización es también un gesto solidario, no sólo para con las generaciones futuras sino también con las actuales. Eso significa estar dispuesto a dar algo de uno mismo, a hacer algo distinto. Y esta Navidad estará marcada por la revalorización de lo mejor que podemos ofrecer las personas: nuestro tiempo. Ese es el espíritu de la campaña navideña de Coca-Cola, que promueve que el mejor regalo sos vos.

Las ferias navideñas de “Recumple” fueron un éxito

El impacto social de “Recumple”

“Recumple” también busca reducir la cantidad de plástico en los festejos, y para eso ofrece una variada propuesta de artículos sustentables fabricados por mujeres de contextos vulnerables, que se capacitan con un equipo de talleristas. 

La línea de productos contempla juegos hechos con cartón y tela reutilizada, e incluye propuestas como el dominó, tatetí y memory, que sustituyen las clásicas sorpresitas infantiles de plástico de un solo uso. Además, también se ofrece una colección de banderines decorativos, realizados con recortes de tela. 

“A través de ‘Recumple’ puedo proponer festejos más sustentables y a su vez ayudar a mujeres que no conseguían tener un trabajo fijo”, cuenta la emprendedora y señala que estas madres de familia no solo encuentran en la manualidad una salida laboral sino que potencian su creatividad, se sienten parte de un proyecto y aumentan su autoestima y motivación. 

Y es que según la líder del proyecto, el empoderamiento de la mujer repercute directamente en el bienestar de sus hijos y de toda la familia: “Parte importante del proyecto es ayudar al crecimiento personal de las mujeres que son parte de ‘Recumple’, y que muchas habían quedado por fuera del mercado laboral por cuidar a sus hijos”. 

Proyectos como “Recumple” son denominados proyectos de triple impacto, por su trabajo sobre tres áreas fundamentales del desarrollo sostenible: ambiental, social y económica. Tanto es así que “Recumple” fue seleccionado este año como proyecto ganador de Uruguay por el programa Emprender con Impacto, y proyecta aumentar su red de distribución para facilitar el acceso a sus productos y sumar más mujeres en la elaboración de juegos sostenibles. 

“Siento que mi propósito como emprendedora es mejorar la vida de las personas y del ambiente”, reflexiona Ana, que no concibe un modelo de negocio que no contemple el cuidado del ambiente, el desarrollo social y la rentabilidad económica como una unidad inseparable.