Utiliza menos plástico, ayuda a reducir la cantidad de envases en circulación y es 100% reciclable. Dos de los hacedores de esta iniciativa nos cuentan cómo el cuidado del planeta y la estrategia de negocio pueden ser grandes aliados.

Talento regional de exportación. Un equipo multidisciplinario de Coca-Cola reunido bajo la premisa de generar iniciativas que atiendan las necesidades del consumidor y ayuden a cuidar el medio ambiente. Las ideas llegan como catarata y ninguna se descarta: de las más descabelladas a las más conservadoras, todas se tienen en cuenta, se pulen, se reformulan, se mejoran, se descartan. Pronto, la apuesta sube. La idea que se trabaja desde hace meses propone un salto cualitativo: va a ayudar a proteger el planeta, va a simplificar la experiencia de compra y, al mismo tiempo, ayudará a agilizar el negocio. Eureka! Cuando todos ganan, estamos frente a lo que familiarmente se describe como “un golazo de media cancha”. Pero, a diferencia de lo que sucede en el fútbol, el golazo del que hablamos se gestó en estas tierras y se celebró en toda la región: la Botella Única (de ella hablamos) nació en el sur de Latinoamérica pero Brasil la adoptó como propia, México alista maquinaria para ponerla en circulación y Centroamérica espera su turno para hacerlo. La iniciativa, además, fue premiada nivel mundial: ganó el Global Innovation Awards 2018, con el que la Compañía reconoce los éxitos emprendidos por líderes de Coca-Cola y sus equipos, que desafían el status quo, crean capacidades y ayudan a impulsar crecimiento sostenible.

En Journey charlamos con dos de los integrantes del equipo que llevó adelante el proyecto, Alejandro Zocchi, Affordability Manager para Coca-Cola de Argentina, Paraguay & Uruguay y Mathias Perez Güimil, Single Serve Manager para Coca-Cola de Argentina, Paraguay & Uruguay, quienes nos explicaron las características de esta Botella, ya disponible en Argentina, Chile y Perú en los envases de 2 litros, y cuya presencia se ampliará hacia otros países del sur de América Latina. 

¿Qué diferencia a la Botella Única del resto de los envases?

Alejandro: la Botella Única es mucho más que un envase; es una manera innovadora de incorporar el concepto de sustentabilidad desde el origen mismo del proceso productivo. Es una botella retornable, de PET o vidrio, que utiliza menos plástico y cuyo diseño es el mismo para todas las variedades de Coca-Cola, Fanta y Sprite. Además, es 100% reciclable.

Mathias: Y estas características, si se quiere, de diseño, influyen positivamente a lo largo de todo la vida del envase, mejoran la experiencia del consumidor, la capacidad de la Compañía para ampliar las opciones de bebidas y colaboran con el cuidado del medio ambiente.

Una misma botella retornable para todas las gaseosas, con etiquetas personalizadas 

Empecemos entonces por la vida útil del envase…

Mathias: Para comenzar, es importante tener en cuenta que una botella retornable de plástico PET, si sus condiciones permanecen óptimas, se puede reutilizar unas 15 veces. Para la fabricación de una Botella Única se utiliza menos PET y de una calidad superior; motivo por el cual su apariencia permanece inalterable por más tiempo. Además, cuando las botellas retornables tanto de vidrio como de plástico llevaban etiqueta permanente (de pintura) esa parte no se podía recuperar: había que cortar la botella luego de que finalizara su vida útil y descartar ese tramo. En la Botella Única, como el envase puede ser llenado con diferentes gaseosas, se emplea una etiqueta de papel; por lo tanto, el envase es 100% reciclable.

¿Y los beneficios para el consumidor?

Alejandro: Los consumidores están cada vez más atentos al cuidado del medio ambiente y, en ese sentido, adoptan y recuperan hábitos, como la retornabilidad de los envases, que ayudan a la reutilización y el reciclaje de las botellas. Y la Botella Única nace, precisamente, para atender a un modelo de consumo que apuesta por lo retornable. En cuanto a los aspectos prácticos, si antes para comprar una Sprite tenías que llevar al almacén o supermercado otro envase de Sprite; ahora cualquier envase te sirve. Eso facilita la tarea y evita la proliferación de botellas en circulación.

¿Se simplifica también entonces la logística de recupero de envases?

Mathias: Sobre todo se simplifica la operación de llenado. Lo explico sintéticamente: cada  marca tenía hasta ahora su propia botella retornable que la identificaba; por ejemplo, la de Sprite verde con burbujitas y la de Coca-Cola transparente y con su forma característica. Cada embotellador de la Compañía debía recuperar una determinada cantidad de envases de cada bebida antes de operar la línea de producción. Con la nueva botella única no es necesario esperar a tener un lote de envases disponible por marca, sino que permite cualquier marca en una misma botella, simplificando la operación de clasificación de envases y de llenado. De todas maneras actualmente conviven los dos modelos de retornables; el proceso se completará en unos dos años.

Alejandro: Esto que en una charla parece muy simple implicó una gran inversión del Sistema Coca-Cola, que debió adaptar líneas y comparar nuevas etiquetadoras. En Argentina, por ejemplo, se están modificando 17 líneas.  Este modo de operar permitirá además seguir más de cerca las preferencias de los consumidores y agilizar la reformulación de recetas.

¿Cómo es que el diseño de la botella influye sobre la reformulación de recetas?

Mathias: Es lo que permite el uso de una Botella Única para todas las bebidas –por ahora son sólo gaseosas pero aspiramos a que esa migración alcance a todas las bebidas-, que además lleva una etiqueta nueva con cada llenado. La Botella Única nos permite, por ejemplo, acelerar la reducción de azúcar e informarlo claramente en la etiqueta; también dinamizar el lanzamiento de bebidas, ya que no es necesario prever un “parque” de botellas específico para cada marca; finalmente, podemos ampliar la retornabilidad a casi la totalidad del portafolio. Esto último es muy importante, porque el compromiso con el cuidado del medio ambiente es una prioridad que atraviesa a todo el modelo de negocio de Coca-Cola.

Alejandro: La Compañía lanzó en 2018 la iniciativa global Un Mundo sin Residuos, por la que se compromete a recuperar y reciclar el 100% de los envases que pone en el mercado para 2030. La Botella Única acompaña y alienta ese objetivo. Al emplear menos PET reduce la huella de carbono, es retornable y 100% reciclable. Es mucho más que el rediseño de un envase: es una manera integral de abordar la estrategia de negocio.