El agua hace mucho más que simplemente saciar nuestra sed. Una hidratación adecuada es esencial para distintas funciones corporales entre las que se incluyen:

• La regulación de la temperatura corporal

• La transferencia de nutrientes

• La gestión de los desechos

• La lubricación de articulaciones y tejidos

• La facilitación de la digestión

Todos sabemos acerca de la importancia de reemplazar el agua y los electrolitos que perdemos durante el ejercicio físico. Más del 50% de nuestro cuerpo está compuesto por agua y su pérdida puede afectar su correcto funcionamiento. Durante la actividad física la deshidratación se traduce en la caída del rendimiento.

En estado de reposo, más del 50% de nuestro es agua, por lo que, si no se controla, la deshidratación conduce a una rápida caída del rendimiento y puede causar serios problemas de salud.

Las condiciones ambientales en las que los atletas, tanto profesionales como amateurs, entrenan y compiten, pueden generar un estrés adicional que es necesario controlar para lograr un entrenamiento óptimo.

Hacer ejercicio físico en días calurosos puede derivar en:

• Un mayor esfuerzo

• Deshidratación

• Elevación de la frecuencia cardíaca

• Elevación de la temperatura corporal

• Una fatiga prematura

• Caída en el rendimiento

Durante el entrenamiento los atletas pueden perder hasta 3 litros de líquido por hora. En el caso de los nadadores esta proporción se ubica en el litro y medio por hora.

El agua hace mucho más que saciar nuestra sed. Una hidratación adecuada es esencial. 

La ciencia de hidratarse correctamente

El titular del departamento científico del NSW Institute of Sport, el Dr. Kenneth Graham, asegura que los atletas solo pueden absorber aproximadamente 1 litro de líquido por hora durante el ejercicio, por lo que beber antes y después del ejercicio es  fundamental para garantizar el máximo rendimiento y mantener una buena salud.

Viajar en avión también puede causar estrés en el cuerpo debido al ambiente de baja humedad de las cabinas que genera un aumento en el fluido basal. Esta pérdida de líquido inducida por el viaje puede controlarse bebiendo antes, durante y después del vuelo; incluso un vuelo de 4 o 5 horas puede causar una pérdida significativa de líquidos.

El Dr. Kenneth Graham aseguró que las atletas solo pueden absorber aproximadamente 1 litro de líquido por hora durante el ejercicio.

¿Cómo se hidrata un deportista profesional?

Para un atleta profesional Greg Inglis, capitán del equipo australiano de rugby South Sydney Rabbitohs Captain y embajador de marca para POWERADE ION4, la hidratación es fundamental para garantizar un buen rendimiento. Una caída en los niveles de azúcar en sangre, puede afectar la visión periférica, la toma de decisiones y la capacidad de correr repetidamente; claves para un atleta de nivel élite, explicó el Dr. Graham.

Inglis coincide en señalar que una hidratación adecuada es esencial incluso desde las primeras semanas de preparación para la temporada de la Rugby League, de modo de garantizar un rendimiento óptimo más adelante.

Una forma de optimizar la hidratación previa es beber 10 ml/kg de una bebida deportiva entre 120 y 90 minutos antes de la competencia. Esto permitirá que el intestino absorba el líquido y lo distribuya por todo el cuerpo antes del inicio del ejercicio.

La hidratación eficaz combinada con electrolitos y carbohidratos balanceados juega un papel clave en el rendimiento requerido por Greg Inglis.

La ciencia al servicio del deporte

El Dr. Graham aseguró que POWERADE ION4, que contiene un 95% más de electrolitos en comparación con la formulación anterior de 600 ml "Powerade Isotonic", es un particularmente efectivo modo de hidratación antes del ejercicio.

Con potasio, sodio, magnesio y calcio, POWERADE ION4 fue ideado para satisfacer las necesidades de atletas de élite así como también de deportistas amateurs.

El Dr. Kenneth Graham participó en las pruebas de desarrollo y rendimiento de los productos Powerade desde 2005

El Dr. Kenneth Graham es el titular del departamento científico del NSW Institute of Sport y tiene una cátedra adjunta senior en la Universidad de Sydney. Kenneth lleva más de 20 años trabajando con deportistas de alto rendimiento y ha participado en la preparación de múltiples campeones olímpicos, mundiales y de la Commonwealth. El área principal de investigación de Kenneth, en la que completó su doctorado, es la supervisión de la fatiga, la recuperación y el rendimiento en atletas. Actualmente supervisa una serie de estudiantes de doctorado y estudios de investigación para el Colegio de médicos deportivos de Australasia. Kenneth fue además orador en una serie de conferencias científicas, incluidas para el Colegio Americano de Medicina del Deporte y la Asociación Australiana de Ciencias del Deporte y el Ejercicio, así como también en conferencias en Asia y Australia. Está además involucrado en las pruebas de desarrollo y rendimiento de los productos Powerade desde 2005.