The Coca-Cola Company anunció en el día de hoy que su Junta Directiva aprobó por unanimidad la recomendación de su Presidente y Director Ejecutivo (CEO) Muhtar Kent de la evolución propuesta para la estructura de la cúpula directiva de la empresa. Bajo la nueva estructura, James Quincey, miembro veterano de la empresa, Presidente y Jefe de operaciones (COO), sucederá a Kent como CEO a partir del 1° de mayo de 2017. Kent continuará como Presidente de la Junta Directiva.

La Junta se propone presentar a Quincey como candidato a Director ejecutivo para las próximas elecciones a llevarse a cabo en la reunión anual de accionistas en abril de 2017.

"Para asegurar un crecimiento a largo plazo, la gestión de The Coca-Cola Company requiere de una  planificación cuidada y de un proceso de sucesión ordenado”, afirmó Kent, quien además señaló: “Como CEO trabajé junto a nuestro Comité de Desarrollo de Gestión y la Junta Directiva en discusiones sobre el desarrollo de talentos y el proceso de sucesión. Estamos convencidos de que James Quincey está preparado para asumir estas nuevas responsabilidades y es, sin lugar a dudas, la elección acertada para liderar a nuestra Compañía y Sistema hacia el futuro.”

“Una de las prioridades de nuestra Junta es el desarrollo de la nueva generación de líderes, y James es el perfecto exponente de nuestra estructura de desarrollo de talentos en acción”, dijo Kent. Y agregó: “Habiendo trabajado codo a codo con James durante los últimos 10 años de sus 20 años de carrera en la Compañía, sé que su amplio conocimiento de la industria, su experiencia con nuestras marcas, nuestros valores y Sistema, sumado a un entendimiento perspicaz de la evolución del gusto de los consumidores, lo convierten en el candidato ideal para liderar nuestra Compañía y Sistema de embotellado de manera efectiva”. James posee la visión estratégica y el liderazgo inspirador para dar paso a la próxima fase de crecimiento de nuestra gran Compañía.

“Haber sido el Presidente de la Junta y CEO de esta gran Compañía durante los últimos ocho años ha sido un privilegio único y maravilloso”, señaló Kent. “Esta transición –agregó– sucede en un momento muy importante de la evolución de Coca-Cola; el pasaje hacia el reenfoque del modelo principal de negocios, capaz de desarrollar marcas globales fuertes, incrementar el valor del cliente de manera sostenible y el liderazgo de un sistema de franquicias dedicado y sólido, ya está en marcha. Durante su presidencia y como Jefe de operaciones, James demostró una clara comprensión de la dinámica de nuestro negocio y de lo que se necesita para ganar en el mercado.”

Sam Nunn, Principal Director independiente de la Junta Directiva de The Coca-Cola Company señaló: “En nombre del Directorio, quiero agradecer a Muhtar por su destacado liderazgo y dedicación como presidente de la Junta y CEO de The Coca-Cola Company. Muhtar ha sido un verdadero visionario que lideró a la Compañía a lo largo de un crecimiento sostenido y sentó las bases para las grandes oportunidades que se vislumbran. Sistemáticamente, Muhtar siempre puso la década siguiente por delante del siguiente trimestre, y deja sólidos cimientos para su sucesor y nuestros accionistas. Entre sus grandes logros, Muhtar desarrolló un equipo de líderes de primera línea, y somos afortunados por poder contar con un líder con las capacidades de James para ocupar el cargo de CEO”.

Nunn expresó la confianza de la Junta en el nombramiento de Quincey. “James es un líder consagrado que le apasiona el desarrollo de talentos, los equipos sólidos y una cultura ganadora dondequiera que haya estado. Es la perfecta combinación de talento, habilidad, y experiencia, y estamos convencidos que no existe nadie tan capaz para liderar The Coca-Cola Company”, dijo.

Warren Buffett, Presidente y CEO de Berkshire Hathaway Inc. señaló: “Como Presidente y CEO, Muhtar ha sido un excelente administrador del negocio de Coca-Cola durante los últimos ocho años y le estoy agradecido por haber puesto en su liderazgo la visión, la estrategia correctas y un detallado proyecto de sucesión, garantía de éxito a largo plazo. Conozco a James y me gusta y considero que con esta elección la Compañía ha hecho una inversión inteligente en su futuro”.

“Es un gran honor y lección de humildad ser elegido para liderar esta gran empresa hacia el futuro,” dijo Quincey. “Muhtar ha sido un catalizador del cambio en The Coca-Cola Company; lideró la transformación de nuestro sistema global de embotellado, amplió nuestro portfolio de productos e hizo de la sustentabilidad un imperativo empresarial. Es mi compromiso continuar esta sólida alianza con Muhtar, con nuestro talentoso equipo administrativo y de asociados, y nuestros valiosos socios embotelladores para seguir con este impulso y aprovechar las grandes oportunidades que se vislumbran”, agregó.

Quincey, de 51 años de edad, fue nombrado Presidente y COO de The Coca-Cola Company en agosto de 2015. A principios de este año, estableció una nueva estructura internacional de operaciones y equipo de liderazgo para hacer de la Compañía una empresa más efectiva y eficiente a nivel local, ayudando a las unidades operativas a agilizar sus procesos y ser más rápidas. A lo largo de su carrera en Coca-Cola, Quincey demostró liderazgo y capacidad para abordar los cambios de los consumidores, ampliar la oferta de productos, ofrecer envases más pequeños y, más recientemente, impulsar la reformulación sistemática del portfolio para reducir el azúcar agregado con más de 200 iniciativas en marcha.

Previamente, Quincey fue Presidente del Grupo Europa de The Coca-Cola Company. Bajo su liderazgo, lograron ser el grupo de operaciones más rentable de la Compañía gracias a la estratégica expansión del portfolio de marcas y mejoras en la ejecución en todo el territorio.

Entre 2008 y 2012, Quincey fue Presidente de la unidad de negocio del noroeste de Europa y los países nórdicos (NWEN, por su sigla en inglés). Bajo su liderazgo, entre sus muchos logros se encuentra la adquisición de Innocent Juice en 2009, que actualmente se vende en más de 14 países y está pronta a convertirse una de las marcas de mil millones de dólares de la Compañía.

De 2005 a 2008, Quincey fue Presidente de la División México. Durante su mandato en este país, aumentó la participación de mercado de la marca Coca-Cola y amplió el portfolio de marcas de la Compañía con el relanzamiento de Coca-Cola Zero y la adquisición de Jugos del Valle, una de las 20 marcas que generan más de mil millones de dólares en ingresos anuales a la Compañía y que ya se vende en 16 países.

Quincey se sumó a la empresa en Atlanta en 1996 como Director de Estrategia de Aprendizaje para el Grupo de América Latina, y luego en una serie de funciones operativas de mayor responsabilidad en América Latina, lo que lo llevó a su nombramiento como Presidente de la División Sur de América Latina en 2003. Durante su período en el sur de América Latina, Quincey cumplió un rol clave en el exitoso desarrollo y ejecución de la estrategia de marca, envase, precio y canal, el cual ha sido replicado de diversas maneras en todo el Sistema global de The Coca-Cola Company.

Antes de sumarse a Coca-Cola, Quincey fue Partner en estrategia asesorando a The Kalchas Group, empresa derivada de Bain & Company y McKinsey. Quincey, bilingüe en inglés y español, recibió su licenciatura en Ingeniería Electrónica de la Universidad de Liverpool.

“Somos afortunados de que Muhtar continúe como presidente de la Junta Directiva y de que James haya aceptado dirigir el negocio como Presidente y CEO", señaló Nunn. “Esto garantizará la continuidad del éxito que la colaboración entre ambos ha traído a la Compañía en los últimos 16 meses", agregó.

 

Declaraciones prospectivas

 

El presente comunicado de prensa puede contener declaraciones, supuestos o proyecciones que constituyen "declaraciones prospectivas" según los términos de las leyes federales sobre valores de Estados Unidos. Generalmente, los términos "considerar", "esperar", "prever", "estimar", "anticipar", "proyectar", "hará" y expresiones similares sirven para identificar las declaraciones prospectivas, que no suelen ser de carácter histórico. Las declaraciones prospectivas dependen de cierto tipo de riesgos e incertidumbre por los cuales los resultados reales podrían diferir sustancialmente de la experiencia histórica de The Coca-Cola Company y de nuestras expectativas o proyecciones actuales. Estos riesgos incluyen, a título meramente ilustrativo: las preocupaciones relativas a la obesidad; la escasez y mala calidad del agua, la evolución de las preferencias de los consumidores; el aumento de la competencia y las capacidades en el mercado; las preocupaciones acerca de la seguridad y la calidad de los productos; las consecuencias negativas en la salud a causa de ciertos ingredientes tales como edulcorantes no nutritivos, sustancias derivadas de la biotecnología, y otras sustancias presentes en nuestras bebidas o en los materiales de los envases; la incapacidad de ser exitosos en nuestras actividades de innovación; una mayor demanda de productos alimenticios y una disminución de la productividad agrícola; la consolidación del canal minorista o la pérdida de clientes fundamentales en el sector minorista o de servicios alimenticios, la incapacidad para ampliar las operaciones en los mercados emergentes y en desarrollo, las fluctuaciones del tipo de cambio; los aumentos de las tasas de interés; la incapacidad para mantener buenas relaciones con nuestros socios embotelladores, el deterioro de la situación financiera de nuestros socios embotelladores; aumentos en las tasas impositivas, cambios en las leyes fiscales o la resolución desfavorable de los asuntos fiscales; el aumento de los impuestos indirectos o la aprobación de nuevos impuestos en Estados Unidos o en otros mercados importantes; aumentos de costos, la interrupción del suministro o la escasez de energía o combustibles, aumento de los costos, interrupción del suministro o escasez de ingredientes, u otras materias primas o materiales de envasado; cambios en las leyes y reglamentos relativos a los envases para bebidas y técnicas de envasado; la aprobación de otros requisitos significativos en cuanto al etiquetado o la publicación de advertencias o restricciones en la comercialización y venta de nuestros productos, la incapacidad para proteger nuestros sistemas de información contra la interrupción del servicio, la apropiación indebida de datos o violaciones de seguridad, condiciones económicas generales desfavorables en Estados Unidos, condiciones económicas y políticas desfavorables en los mercados internacionales; litigios o procedimientos legales, la imposibilidad de proteger adecuadamente, o disputas en torno a nuestras marcas, fórmulas, y otros derechos de propiedad intelectual; condiciones meteorológicas adversas; cambio climático; daños a nuestra imagen de marca y perjuicios a la reputación corporativa como consecuencia de la publicidad negativa, la seguridad o la calidad del producto, los derechos humanos y laborales, la obesidad u otros problemas, los cambios o el incumplimiento de las leyes y reglamentos aplicables a nuestros productos o a nuestras operaciones de negocios, cambios en las normas contables, la incapacidad para cumplir con nuestros objetivos generales a largo plazo; el deterioro de las condiciones de los mercados internacionales de crédito; el incumplimiento de sus obligaciones para con nosotros por parte de las instituciones financiaras de la contraparte; la incapacidad de implementar oportunamente las acciones previamente anunciadas para impulsar el crecimiento, o de alcanzar los beneficios económicos anticipados por estas acciones; la incapacidad para capitalizar una parte significativa de los beneficios anticipados de nuestra relación estratégica con Monster Beverage Corporation; la incapacidad para renovar convenios colectivos en condiciones satisfactorias, o la organización de huelgas, paros o disturbios laborales contra nosotros o nuestros socios embotelladores; futuros cargos por deterioro, responsabilidades por la supresión de planes de varias patronales en el futuro; ; la incapacidad para integrar y gestionar con éxito las operaciones de embotellado que posee o controla nuestra Compañía; la incapacidad para administrar con éxito las actividades de refranquicia; la inhabilidad para gestionar con éxito posibles consecuencias negativas producto de nuestras iniciativas de productividad; la incapacidad de atraer o retener mano de obra altamente calificada; eventos catastróficos mundiales o regionales; y demás riesgos analizados en los documentos presentados por nuestra empresa ante la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC), entre ellos nuestro Informe Anual del Formulario 10-K para el ejercicio cerrado el 31 de diciembre de 2015 y los Informes Trimestrales presentados con posterioridad en el Formulario 10-Q, que se pueden solicitar para consulta a la SEC. Se recomienda al lector no depositar un grado de confianza indebido sobre las declaraciones prospectivas, que se aplican únicamente a la fecha en la que fueron emitidas. La empresa no asume la obligación de actualizar o revisar ninguna de las declaraciones prospectivas.