El sol abrasante calienta la arena pero el boca a boca ya surtió efecto: a los primeros turistas se suman enseguida otros, y otros más. Sombrillas, reposeras, juegos y Coca-Cola Zero bien helada. La combinación perfecta para disfrutar al máximo de las vacaciones en la playa. Todavía incrédulos, los recién llegados preguntan el precio de la botella y no pueden disimular la sonrisa al escuchar la respuesta: “Nada”. ¿Y el alquiler de sombrillas? “Gratis también”, se vuelve a oír. 

La innovadora propuesta de Montevideo Refrescos, embotelladora de Coca-Cola en Uruguay, formó parte de la campaña “Sentí el Verano, Sentí el Sabor” y buscó acercar la marca a aquellas personas que frecuentan las playas más visitadas de Rocha, Maldonado y Canelones,  ofreciéndoles sombra, comodidad, esparcimiento y una refrescante Coca-Cola Zero.

La acción de verano, pionera en el país, comenzó el 11 de enero y en quince días distribuyó más de 68.000 botellas de Coca-Cola Zero de 250 ml. en las 11 playas elegidas para la instalación de los Coca-Cola Point.

El viernes 20 de enero la iniciativa recaló en la playa La Balconada, ciudad balnearia de La Paloma, en el departamento de Rocha. Con una sonrisa para cada turista, en el Coca-Cola Point se entregó Coca-Cola Zero, se repartió juegos de playa y se señaló la ubicación de las sombrillas disponibles.  

La argentina Romina Vallejos, oriunda de la provincia de Chaco, fue una de las turistas que aprovechó para tomar sol en una de las reposeras mientras disfrutaba de una bebida. “Muy buena esta idea de Coca-Cola de ofrecer este tipo de atención a  los turistas. Todas las otras marcas deberían imitarla para consentir en el verano a aquellos que consumen el producto durante todo el año, celebró.

Los chilenos Tomás y Beltrán Montt se enteraron de la iniciativa gracias a un guardavidas, y no dejaron pasar la oportunidad. “Muy buena onda todo, muy bonito, más que nada que sea gratis y súper cómodo. Creo que el hecho de que me traten bien y me den una sombrilla y el refresco me acerca a la marca de otra forma”, afirmó Tomás.

Un objetivo clave de la propuesta fue dejar la playa impecable al final de cada jornada. Promotoras y organizadores destacaron el respeto de los veraneantes por el medio ambiente: se descartaron los residuos en los cestos habilitados para tal fin. De todas formas, en previsión de algún olvidadizo, el sector de playa utilizado fue rastrillado por los organizadores luego de cada jornada.

Turistas contentos y todo el sabor de Coca-Cola: ¡la mejor manera de Sentir el Verano!